Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Desnutrición infantil y el desdén de los candidatos
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 19 de octubre de 2007

Menos mal que en esta oportunidad el presidente Berger no aseveró que los niños del área rural que carecen de alimentos se encuentran panzudos debido a que comen demasiado, y no por estar cundidos de lombrices a causa del alto grado de desnutrición que padecen, como cuando, hace pocos días, aseguró que todos los guatemaltecos estamos progresando, pudiéndose comprobar mediante los automóviles que se importan, los restaurantes atiborrados de gente y miles de personas que viajan al exterior.

Mientras que la directora de la Secretaría de Seguridad Alimenticia, Delfina Mux, señaló que las estadísticas oficiales indican que más de un millón de niños padecen algún grado de desnutrición crónica (La Hora, 16-X-07), el mandatario se ufanó al asegurar que su gobierno realiza esfuerzos en el combate a ese fenómeno propio de los países en los que se antepone el bienestar de una minoría privilegiada, a costas de las mayoritarias clases ayunas no sólo de comida sino, también, de educación, de salarios justos y de otros males característicos de la exclusión y la explotación.

El mismo gobernante admitió que, la desnutrición crónica entre la población infantil rural e indígena constituye el rezago histórico de 500 años que se ha prolongado mediante la aplicación de políticas neoliberales que han fracasado en América Latina.

Estas declaraciones se formularon en el marco del Día Mundial de la Alimentación celebrado especialmente por el Fondo de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, mejor conocida por FAO, cuyo director regional para América Latina, el brasileño José Graziano, puntualizó: "No puede haber cohesión social con hambre. Las sociedades que conviven con el hambre no logran pactos sociales. El hambre debería ser la primera prioridad política y primera urgencia temporal en el camino hacia una mayor cohesión social (precisamente) y equidad en América Latina", según un despacho de la agencia EFE firmado por Matilde Wolter y fechado en Santiago de Chile.

La enorme desigualdad en el acceso a los recursos naturales determina que más de 52 millones de latinoamericanos no tengan garantizado el derecho a la alimentación, en tanto que 852 millones de niños en el mundo afrontan dificultades para alimentarse adecuadamente, de los cuales el 95% vive en los eufemísticamente denominados países en desarrollo, como Guatemala.

Sin embargo, no todo está perdido en América Latina porque de acuerdo con lo declarado por el funcionario del FAO, los gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Perú han asumido compromisos con su agenda social, en tanto que en Brasil, Argentina y Chile se impulsan programas exitosos en la reducción de la pobreza, porque los presidentes de esas naciones han comprendido que combatir al hambre no sólo constituye un importante elemento de sus políticas sociales, sino que implica valioso ingrediente de desarrollo económico.

Para nada menciona a Guatemala, a no ser porque forma parte de los países más atrasados en todas las materias sociales, y no se vislumbra en el oscuro panorama político una luz de esperanza, toda vez que los dos candidatos presidenciales finalistas están más preocupados en descalificarse recíprocamente, que en plantear programas encaminados a combatir el hambre, la desnutrición, el analfabetismo, la discriminación racial y de género.

En la misma edición de La Hora del martes 16, como una bofetada a los niños hambrientos y a los débiles esfuerzos del gobierno en combatir la desnutrición infantil, se informa que la UNE y el Partido Patriota han gastado o invertido (?) hasta la fecha Q131.4 millones y Q143.6 millones, respectivamente, en sus campañas de proselitismo electoral, de modo que los presidenciables Álvaro Colom y Otto Pérez Molina están muy entusiasmados en dilapidar a manos llenas el dinero de dudoso origen de sus financistas, pero no en planificar y divulgar lo que podrían realizar para satisfacer las más apremiantes necesidades de las clases menos afortunadas.

(Romualdo Anvriento comenta que ciertos candidatos presidenciales latinoamericanos son a la sociedad como al hombre los ácaros, arácnidos microscópicos que tienen garras y boca, y viven a expensas y hasta en las pestañas de la mayoría de los seres humanos).

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.