Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Amílcar Méndez clama justicia por el asesinato de su único hijo
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 20 de octubre de 2007

Durante varios lustros el activista de los derechos humanos Amílcar Méndez estuvo trabajando arduamente por el esclarecimiento de la muerte violenta o el desaparecimiento forzado de decenas de guatemaltecos, especialmente indígenas y campesinos, víctimas de la represión de gobiernos militares y autoritarios, que podría resultar redundante, pero no siempre lo es.

Ahora se afana en lograr que se haga justicia en el caso de su único hijo varón, quien, siendo un adolescente, acompañó a su padre, a sus hermanas y su madre, cuando huyeron del país en febrero de 1993, víctimas de la persecución desatada en su contra por parte del gobierno del presidente Jorge Serrano Elías, después que sujetos no identificados lanzaron una bomba en su residencia.

José Emanuel, a quien parientes y amigos suyos llamaban Pepe, estudiaba en el colegio Don Bosco y se identificaba con la lucha humanitaria de su padre, que encabezaba la organización civil Runujel Junam (que en idioma k'iche' significa "Todos iguales" ), especialmente en el trabajo de educación popular en derechos humanos para las comunidades mayas.

Al retornar del exilio y después de firmados los Acuerdos de Paz, la familia de Amílcar se integró a la vida aparentemente normal, y Pepe, quien ya había contraído matrimonio, prestaba sus servicios en la dirección general de Aeronáutica Civil; pero paralelamente hacía trabajo de voluntariado en actividades humanitarias, y de esa cuenta, en 2005 colaboró con un equipo de la BBC de Londres en la grabación de un documental acerca de las muertes violentas de mujeres en Guatemala.

También formó parte de la delegación que, encabezada por Katheleen Kennedy y Blanca Jiager, observó las elecciones de 2003, y en abril recién pasado de este año viajó en un helicóptero a San Andrés Sajcabajá (departamento de El Quiché) pueblo natal de su padre, con el propósito de mediar en un conflicto entre vecinos y evitar el linchamiento de tres jóvenes, habiendo logrado rescatar con vida a dos de ellos y al periodista Eddy Toledo, herido en la trifulca.

Sin embargo, el viernes 17 de agosto, cuando retornaba de sus labores, fue ultimado de varios disparos en el interior del vehículo en que se transportaba, sin causas aparentes. Un día antes, el jueves 16, según la versión de Méndez Urízar, a requerimiento del doctor Rafael Espada, candidato vicepresidencial de la UNE, denunció la ola de criminalidad en el escenario político ante representantes de varias instituciones que hacen labor de observancia de los derechos humanos, tales como el Centro Carter y el Centro de Derechos Humanos Robert Kennedy, solicitando su intervención, para garantizar la seguridad física del vicepresidenciable uneísta.

En marzo del año anterior, Amílcar presentó una denuncia contra el Estado de Guatemala por la violación del derecho humano a la vida, puesto que conjuntamente con Pepe realizaban un monitoreo en los medios impresos y televisivos de los hechos violentos con víctimas mortales, a partir del 15 de enero de 2004, habiendo reportado alrededor de 15 mil asesinatos u homicidios durante ese período.

Según opinión de su padre, Pepe pudo haber sido asesinado como consecuencia de su propio activismo, así como el de Amílcar, con el fin de acallar sus voces y de intimidar a otros activistas de los derechos humanos que plantean denuncias frecuentemente en el ámbito nacional y a escala internacional.

Existe preocupación entre la familia de Pepe y en los círculos de las organizaciones sociales que velan por el respeto a los derechos esenciales del hombre, que el asesinato del hijo de Amílcar quede en la impunidad, como ha ocurrido con miles de guatemaltecos/as que perdieron l vida violentamente durante la guerra civil y después de firmados los Acuerdos de Paz, y por eso han acudido a la comunidad internacional, para que el crimen se esclarezca y se castigue a los responsables.

El embajador norteamericano, James M. Dirham, ha ofrecido la asistencia del FBI en las investigaciones, pero el gobierno de Guatemala aún no la ha aceptado, según lamenta Méndez Urízar.

(Respecto a la violencia criminal en Guatemala, Romualdo duda de la certeza de una cita de Hesíodo: Desde el instante en que el hombre comete un crimen entra el castigo en su corazón).

Fuente: www.lahora.com.gt - 191007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.