Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El cambio climático les da la razón a los ecohistéricos
Por Eduardo Villatoro - Guatemala, 15 de diciembre de 2007

Como ya no causaba ningún impacto social calificarlos de comunistas, ni de maoístas o trotskystas, y el término populista dicho peyorativamente tampoco levantaba costras en la herida, los neoliberales decidieron clasificarlos como ecohistéricos, dando a entender que entre los guatemaltecos y sus organizaciones que se dedican a defender el medio ambiente prevalecía la histeria colectiva, porque no se vislumbraba ningún peligro para el ecosistema nacional.

Con las noticias que nos llegan del extranjero y los artículos de columnistas que hemos abordado el grave fenómeno relativo al cambio climático, se está intentado concienciar a los guatemaltecos acerca de lo que les espera a las futuras generaciones, si el Estado, las empresas con responsabilidad social y las personas en general, desde adultos de la tercera edad hasta pequeños niños de párvulos, no contribuimos a evitar que el calentamiento de la tierra nos conduzca a la catástrofe mundial.

Por supuesto que queda uno que otro columnista que se resiste a aceptar la realidad, pero no tanto por convicción personal, sino porque defiende intereses de la plutocracia que sigue pensando como hace 50 años, sin tomar en consideración que el cambio climático también perjudicará a los privilegiados, aunque no con el mismo impacto que afectará a los sectores más vulnerables.

Me llamó la atención al respecto, un despacho de la agencia internacional de noticias IPS, firmado por la periodista Inés Benítez, en cuyo inicio de su mensaje noticioso advierte que en Guatemala "el país de la eterna primavera" por su clima benigno y temperatura constante, la canícula se ha intensificado durante los recientes años y han aumentado las lluvias torrenciales a consecuencia del cambio climático.

Tal aseveración la expuso el investigador Edwin Castellanos, director del Centro de Estudios Ambientales de la Universidad del Valle de Guatemala, quien reveló que en nuestro país el 50% de las emisiones de dióxido de carbono, el principal gas contaminante, obedece a la deforestación por el cambio del uso de la tierra, que significa la pérdida anual de 73 mil hectáreas de bosques, 44 % a la quema de combustibles para generar electricidad y el transporte, y el 6 % a la industria.

En 1999, el 92% de la energía eléctrica es generada por presas hidroeléctricas, mientras que en 2005 sólo el 40% de la electricidad procedía de esa fuente más limpia, y de ahí que el investigador recomienda favorecer el desarrollo energético basado en opciones renovables, sobre todo si tomamos en consideración que somos parte del problema del calentamiento global y, básicamente, seremos víctimas de sus efectos, tal como la mayor variabilidad de la temperatura que aumenta las amenazas de inundaciones, deslaves y sequías, determinando el agravamiento de problemas de salud y daños en las infraestructuras del país.

Lo que los ecohistéricos intentaron advertir vanamente hace más de una década se está convirtiendo en pavorosa realidad. Por ejemplo, la tormenta Stan afectó al 31% de la población y el 6% de la infraestructura de salud y registró impactos en la economía del país, y de ahí que Castellanos advierte acerca de la necesidad de educar a los guatemaltecos sobre cómo podemos ser perjudicados por el cambio climático, correspondiéndole al Estado aplicar políticas precisas que se traduzcan en acciones concretas.

Ese pesimista panorama es compartido por Beat Rohr, representante permanente del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en Guatemala, al indicar que el daño de los gases de efecto invernadero crece cada día sin que se proceda a realizar acciones que lo enfrenten.

Como inveteradamente ocurre, los guatemaltecos más pobres son los que padecen directamente los efectos del cambio climático, especialmente el 80% de los habitantes del área rural, y de esa cuenta, según el más reciente informe del PNUD, Guatemala ocupa el último lugar en América Latina en el Índice de Desarrollo Humano.

Durante el reciente invierno, las precitaciones causaron en el país 71 muertos, 29 mil damnificados y 205 viviendas arrasadas. Todos, de los más pobres.

(El poderoso terrateniente Romualdo Ignorón le pregunta airadamente a su contador: -¡¿Quién es ese Total que recibe más dinero que yo mensualmente?!).

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.