Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

ENADE, un encuentro nacional de la burguesía
Por FAROS - Guatemala, 25 de octubre de 2007

Claveles rojos para no olvidar, Claveles rojos por la memoria. ¡Claveles rojos para demandar!

 

El tres de octubre se celebró en un hotel de la capital guatemalteca el Encuentro Nacional de Empresarios 2007 (ENADE), coordinado por la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa). Al evento asistieron alrededor de 1,800 hombres de negocios, políticos, funcionarios recién electos y salientes, representantes de los tres organismos del Estado y los candidatos presidenciales Colom y Pérez Molina.

Como conferencistas invitados estuvieron el economista chileno Felipe Larraín, el ex presidente socialdemócrata de España Felipe González y el ex diplomático estadounidense Manuel Rocha.

El presidente del Comité de Asociaciones Comerciales, Industriales y Financieras de Guatemala (CACIF, que agrupa a la burguesía guatemalteca), Carlos Zúñiga, habló en nombre de los capitalistas presentes y elogió la política económica del gobierno de Berger, señalando que logró un crecimiento de casi el 5% del PIB. El llamado para los candidatos presidenciales fue a mantener esta política que tanto beneficio ha traído a sus negocios. Entre los temas importantes que están pendientes para la burguesía, dijo Zúñiga, están la aprobación de la Ley de Servicio Civil, que no es otra cosa que la flexibilización laboral y pérdida de beneficios sociales para los empleados públicos, y la revisión del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, que desde hace tiempo está en la lista de entidades que a los capitalistas les gustaría que fueran privatizadas.

Otra política que interesa a los capitalistas nacionales que continúe en el próximo gobierno es la construcción de hidroeléctricas para la producción de energía, a pesar de que numerosas comunidades indígenas y campesinas se han opuesto a ellas por los efectos nocivos al medio ambiente y perjuicio a sus áreas de cultivo.

El representante del imperialismo gringo, Manuel Rocha, hizo énfasis en continuar la apertura comercial con Estados Unidos a través del TLC y el consenso de políticas conjuntas convenientes, lógicamente, a los intereses de los USA.

En resumen, en la reunión los representantes de la clase dominante guatemalteca evidenciaron su satisfacción con las políticas del gobierno saliente por las ganancias que trajo para sus negocios y pidieron para el próximo gobierno profundizar estos lineamientos neoliberales. Obviamente ellos pasaron por alto el hecho de que el crecimiento del PIB y de sus negocios no significa absolutamente nada para los millones de guatemaltecos que viven en la pobreza y la extrema pobreza (alrededor del 51% de la población). No representa ninguna mejora para las decenas de miles de trabajadores que no ven otra opción que migrar a los Estados Unidos para tratar de llevar al sustento a sus familias, porque el crecimiento de 5% del PIB no basta para encontrar un empleo digno en el país.

La intervención de los candidatos presidenciales Colom y Pérez Molina mostró que en materia económica sus planes no tienen mayor diferencia. Ambos enfatizaron que se esforzarán por atraer la inversión extranjera y reforzarán las exportaciones y el turismo, al igual que apoyarán la aplicación del Tratado de Libre Comercio. Pérez Molina quedó como un demagogo al ofrecer, sin decir cómo lo va a lograr, un crecimiento económico del 6 al 9%, inversión extranjera hasta por $ 1 mil millones anuales, duplicar las exportaciones a $12 mil millones y recibir 2 millones de turistas por año. Para dar seguridad a la inversión imperialista Molina ofrece pisotear las libertades individuales de los guatemaltecos, imponiendo estados de excepción para combatir el narcotráfico y la delincuencia.

Colom habló también de seguridad, pero mencionando la pobreza, la discriminación y la necesidad de invertir en desarrollo humano. Pero para él este desarrollo se conseguirá dentro del orden capitalista, sin tocar los intereses de la oligarquía, la burguesía y el imperialismo. O como dijo el chileno Larraín, “ésta debe ser una labor conjunta, entre sector privado y gobierno, sin que haya imposiciones confiscatorias por parte del Estado hacia los capitales que generan empleos en el país” (diario Prensa Libre 4/10/07). Para dejar claro de qué lado está, Colom dijo en su discurso que el empresariado ha sido el motor que ha impedido que Guatemala sea un Estado fallido (diario El Periódico 4/10/07).

El ENADE ha puesto de relieve los planes y estrategias de la gran burguesía guatemalteca. Los revolucionarios debemos también planear nuestra estrategia de lucha para enfrentar el próximo período.

Fuente: El Socialista Centroamericano No. 69 - octubre, 2007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.