Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El fracaso de la estrategia de las privatizaciones
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 9 de febrero de 2005

La pobreza se ha extendido, el crecimiento económico está estancado y la panacea con la que se pintaban las privatizaciones fracasó, son entre otras algunas de las principales premisas que sirvieron de introducción a una entrevista que el destacado economista guatemalteco Juan Alberto Fuentes Knight, concedió hace algunos meses a los reporteros de un diario local.

El prestigiado profesional, hijo del dirigente social demócrata Alberto Fuentes Mohr asesinado el 25 de enero de 1979, ha sido en los últimos años el Coordinador del Informe Nacional de Desarrollo Humano del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por lo que tiene suficiente autoridad académica para analizar la coyuntura del país en el marco de la pobreza y la gobernabilidad.

Una de sus afirmaciones más interesantes fue que en Washington D.C., la capital de Estados Unidos, existe el consenso que la reforma estatal y la apertura económica por medio de las privatizaciones, ha sido una estrategia de desarrollo que fracasó. Ahora hay más desigualdad.

El drama de nuestra realidad social es que el 57 por ciento vive en la pobreza, pues no tiene suficientes ingresos para cubrir la canasta básica de bienes y servicios como salud y vivienda. Por otra parte, el 21 por ciento de la población guatemalteca se encuentra sumido en la pobreza extrema con menos de un dólar diario, lo que significa que no tiene ni siquiera para alimentarse. En el área rural, el 72 por ciento de la gente es pobre y el 31 por ciento, extremadamente pobre.

Precisamente la semana pasada el relator Especial por el Derecho a la Alimentación de las Naciones Unidas, señor Jean Ziegler, al terminar una visita a Guatemala, se mostró alarmado por los altos niveles de hambre que existen en nuestro país. Una de sus conclusiones más contundentes es que en Guatemala la alimentación es mala. El 48.7 por ciento de los menores de 5 años padece desnutrición crónica. Además, 7 de cada 10 niños indígenas tienen una baja talla para su edad. En el caso de los niños ladinos, la proporción es cuatro de cada diez menores.

Además de advertir que el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos traerá más hambre, el representante de la Naciones Unidas identificó las más notarias debilidades que inciden sobre el fenómeno del hambre, entre ellas las dificultades para el acceso a la tierra, salarios insuficientes, escasez de agua, bajos ingresos fiscales y la discriminación racial.

El funcionario internacional comentó que es difícil entender cómo un país que tiene buenos índices macroeconómicos afronta una seguridad alimentaria tan deficiente pues Guatemala tiene el capital, los recursos humanos y una sociedad civil muy activa. Dijo que es un caso extraño.

Es muy probable que el delegado del organismo mundial haya hecho esfuerzos en su lenguaje diplomático para no herir a ningún sector y por eso no señaló el origen de las purulencias sociales que prevalecen en Guatemala.

El contraste es que existen muchos estudios de organizaciones nacionales e internacionales, entre ellas las Naciones Unidas, que enfatizan en el hecho que el diez por ciento de la población controla el 50 por ciento de la riqueza del país. Por eso no es una casualidad que la brecha entre ricos y pobres aumente constantemente.

La política de las privatizaciones inaugurada en Guatemala durante el gobierno del demócrata cristiano Vinicio Cerezo con la venta de la Empresa Nacional de Aviación AVIATECA a un consorcio de capitalistas centroamericanos y que continuó en forma salvaje en el régimen del ultra conservador Álvaro Arzú, ha fracasado, pues en vez de alentar el desarrollo humano ha provocado mayor desigualdad social, agudizando el escenario de la pobreza, que a su vez pone en riesgo la gobernabilidad convirtiéndose en una amenaza para la democracia del sistema capitalista.

La "piñatización" de los bienes del Estado, especialmente la Empresa de Telecomunicaciones, GUATEL, fue promovida durante el primer gobierno del PAN que encabezó el señor Arzú mediante el gancho que la medida contribuiría al progreso del país.

A más de cuatro años del despojo de esa empresa que era patrimonio del pueblo, no es difícil comprobar que el único progreso visible ha sido para pequeños grupos de ricos locales y extranjeros en contubernio con algunos políticos inescrupulosos y oportunistas.
Un hecho irrefutable es que en Costa Rica, en donde las telecomunicaciones son un monopolio estatal, la tarifa básica de los teléfonos celulares está entre 77 y 328 por ciento más baja que el resto de empresas privadas de Guatemala y de los otros países de Centro América y además el servicio es muy eficiente. El minuto adicional es entre 21 y 302 por ciento menor que en toda el área centroamericana.

En relación con España, la tarifa básica es de 55.2 por ciento menor y el minuto adicional 42 por ciento más bajo.

La explicación de esas abismales diferencias es muy simple: El objetivo de la empresa estatal que en Costa Rica tiene a su cargo el servicio de telecomunicaciones, no es el lucro, sino dar un servicio al menor costo y en condiciones que permitan a todos los ciudadanos tener acceso al servicio.

Un estudio reciente del Banco Mundial sobre el clima de negocios en Centro América, revela que Guatemala se ha quedado atrás en materia de servicios básicos, entre ellos la telefonía. Los investigadores de esa institución internacional puntualizan que en el caso de Guatemala la tardanza en la instalación de una línea telefónica, es una de las deficiencias más notorias. A ello hay que agregar que el servicio es muy caro y que los usuarios constantemente se quejan de que en los recibos mensuales con frecuencia les cobran llamadas que nunca han hecho.

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.