Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El TLC, un tratado cargado de cadenas
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 9 de marzo de 2005

Ante los retos que impone la globalización económica y la inminente ratificación en Guatemala del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, diferentes sectores han expuesto importantes reflexiones sobre los beneficios o perjuicios de cara a ese instrumento comercial y su incidencia para el futuro del país.

Hay que partir de la premisa que es absolutamente imposible un tratado de libre comercio con la nación más poderosa del mundo que no signifique el pez grande comiéndose al más pequeño.

El ex presidente de Costa Rica, don Rodrigo Carazo Odio dijo hace dos años que nunca ha visto a un rico proponerle un negocio positivo al pobre. Agregó que "Nos proponen un negocio en el cual ellos se llevan la mejor tajada. La contraparte tiene los dados cargados y las cartas marcadas. Ellos quieren ponernos a hacer lo que a nosotros no nos conviene, con el cuento de que así nos va mejor."

La digna postura del ex mandatario costarricense contrasta en forma contundente con la actitud de sumisión a los intereses extranjeros del actual gobierno ultraderechista de Guatemala que encabeza el empresario Óscar Berger y de los sectores económicos más poderosos del país que están cogobernando con él.

Esa propensión al vasallaje implica que el régimen de la GANA que hoy desdichadamente dirige los destinos del país, va a tener el dudoso mérito de haber puesto su grano de arena para someter a un continente de más de 400 millones de habitantes para que se convierta en un vehículo de bienestar de unos pocos, aproximadamente 200 mil seres humanos.

Esas pocas personas seguirán absorbiendo como un aspirador, todos los beneficios de las riquezas que se producen en este inmenso pedazo del mundo que es nuestra Latinoamérica antes saqueada por los colonialistas europeos y ahora por quienes desde el norte se autoproclaman los defensores de la libertad, la igualdad y la democracia. Hay que tener claridad en el sentido que el TLC es un tratado cargado de cadenas. Con la ratificación, Centro América está a un paso de convertirse en territorio de expansión natural de ese tratado que ya vincula a Canadá, Estados Unidos y México.

Lo más vergonzoso es que el marco jurídico del TLC subordinará las legislaciones nacionales de cada uno de los países centroamericanos al acuerdo supranacional con los Estados Unidos, para estimular y garantizar los intereses de las empresas transnacionales que operan y operarán en la región, la inmensa mayoría estadounidenses.

En las últimas semanas ha llamado la atención la valiente postura de los sectores populares en contra de la ratificación del TLC, por considerarlo nocivo para los núcleos más desposeídos del país. Entre esos grupos figuran los maestros, los campesinos, representantes de organizaciones de derechos humanos y las centrales sindicales, especialmente la Unidad de Acción Sindical y Popular, UASP, la Central General de Trabajadores, CGTG, y la Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala, UNSITRAGUA.


Esta última agrupación sindical ha puntualizado que en materia laboral el TLC contraviene los artículos 101, 102, 103, 104, 105 y 106 de la Constitución Política de Guatemala. Dice que al aceptar las limitaciones establecidas por el TLC en lo referente a la agricultura, se está violentando tanto la libertad de industria, comercio y trabajo como la protección hacia las cooperativas agrícolas reguladas en la Carta Magna.

UNSITRAGUA sostiene que en cuanto a nuestros recursos culturales, naturales, el ambiente y a la sociedad, igualmente estarán violentando por lo menos quince artículos de la Constitución. Subraya que el TLC afecta la soberanía del Estado y limita la autonomía de las municipalidades.

También sobresale la actitud ejemplar de la Conferencia Episcopal de Guatemala que abogó por un TLC humano. Los Obispos Católicos expresaron su preocupación por las consecuencias del Tratado de Libre Comercio sobre los pequeños productores de granos y los habitantes más pobres y marginados. A través de un comunicado, la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal pidió que se midan las consecuencias de la ratificación del TLC.

Es oportuno hacer referencia al juicioso análisis que el columnista de LA HORA, don Ricardo Rosales Román, hizo sobre las inconstitucionalidades en el proceso de ratificación del TLC en el Congreso de la República. Dice que es curioso que el tratado no haya sido remitido a la Comisión de Legislación y Puntos constitucionales cuando se conoció el proyecto de iniciativa de ley enviado por el Organismo Ejecutivo al Congreso de la República.

En ese punto también coincide uno de los profesionales del Derecho de mayor prestigio en el país como es el licenciado Óscar Barrios Castillo, ex Presidente del Congreso de la República, ex Presidente de la Corte Suprema de Justicia y Profesor de Derecho de muchas generaciones de abogados.

Específicamente dijo que la aprobación o ratificación del Tratado de Libre Comercio podría ser impugnada, si no tiene el dictamen favorable de la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales.
En sentido amplio coincidimos con el punto de vista de don Ricardo Rosales sobre que nada de extraño tiene que en un asunto contrario a los intereses del país (el TLC), sea aprobado por la mayoría pro oficialista que actualmente conforma la nueva aplanadora del Congreso con los diputados de la GANA, Frente Republicano Guatemalteco, FRG, y los del partido de Álvaro Arzú.

Otro de los sectores que opinó sobre el TLC es la Asociación de Jubilados del Crédito Hipotecario Nacional, que incluso envió un extenso memorándum al Congreso de la República. En nuestra columna de la próxima semana, daremos a conocer los aspectos más relevantes de ese documento cuyo enfoque es de particular importancia especialmente en lo relacionado a la función que esa entidad podría cumplir como banco del Estado a favor del desarrollo del país.

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.