Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El indígena en busca de su destino
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 13 de abril de 2005

En muchos países de América, existe una estructura social jerarquizada y netamente polarizada en cuyo seno se entrecruzan, al mismo tiempo que se contraponen, intereses e ideologías que reclaman para sí una legitimidad erigida sobre una diferenciación étnica que, a la postre, está en la base de todas las demás desigualdades: la contraposición indio-ladino, profundamente sentida y resentida en la totalidad de la conciencia social.

El reciente juicio por discriminación racial que la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, promovió en contra de quienes le lanzaron ofensas por su condición de indígena durante una vista pública en la Corte de Constitucionalidad, se ha convertido en un hecho histórico de gran trascendencia no sólo jurídica sino también política y social.

Pero hay que tener claro que las sentencias emitidas por el respectivo tribunal, tienen el denominador común que tratan de quedar bien con todas las partes y existe el convencimiento que debajo de la mesa hubo presiones políticas para que las condenas fueran benignas en contra de los acusados, todos ellos miembros o simpatizantes del partido Frente Republicano Guatemalteco, FRG, cuyo líder es el General Efraín Ríos Montt.

Este proceso judicial nos ha hecho recordar que en el caso de Guatemala, la diferenciación ética está escrita en la base de la misma sociedad, desde la época del colonialismo español hasta la actualidad, es decir, más de cinco siglos que llegan al presente.

Los protagonistas de toda esa larga historia: el ladino y el indígena, que según algunos destacados estudiosos del indigenismo y de la colonización española, son dos hermanos enemigos, víctimas a la vez de la explotación hacia adentro y la colonización o la dependencia hacia afuera.

Uno de los más acuciosos investigadores del tema, el Doctor en Sociología Carlos Guzmán Böckler, recuerda en su libro titulado "Donde enmudecen las conciencias", que los colonizadores aherrojaron a la población nativa, obligándola a realizar tareas de suyo infamantes, en medio de un clima de completa carencia material y espiritual.

Este intento de bestialización masiva de innumerables grupos humanos, dice el autor, culminó desde el punto de vista ideológico en la definición del "indio", ya no como el habitante de un lugar, sino como la síntesis de todas las injurias que dicho habitante había sufrido como consecuencia de la agresión colonial, o sea, un ser sometido, desposeído de bienes y de derechos.

En la actualidad, es frecuente en Guatemala, por no decir común, la utilización del término "indio" en un sentido despectivo ú ofensivo. Además, hay una serie de generalizaciones y estereotipos, tales como que el "indio" es triste, que no canta, que es borracho, enigmático, insensible, etc.

Guzmán Böckler, señala que hacer cualquier tipo de alusión al "ladino" es impensable; se trata de un tema tabú. El ladino no se define así mismo en forma positiva, sino de una manera negativa. Se define por exclusión. Nunca dice lo que es o lo que cree ser. Al afirmarse como ladino busca distanciarse de un ser colectivo que desprecia, pero al cual reconoce tácitamente una singularidad, una identidad colectiva. Ese personaje colectivo, desde luego, es el "indio".

Luego de más de cinco siglos de la conquista española, el tema de la subordinación o de la marginación de los sectores indígenas, es uno de los problemas cruciales en gran parte de América y, particularmente en Guatemala, en donde más del cincuenta por ciento de la población está formada por las comunidades aborígenes. Es decir, el problema se ha perpetuado hasta nuestros días, sin más modificaciones, que las que impone la sucesión de las épocas y sin perder muchas de sus características esenciales. La marginación indígena de hoy, pareciera que no es más que la prolongación de la de ayer.

El problema preocupa a grupos religiosos, académicos, científicos, investigadores sociales, políticos, etc.

Es probable que una de las instituciones que mayor preocupación ha tenido con respecto a este problema, es la Iglesia Católica. Varias semanas antes de su asesinato, nosotros tuvimos el privilegio de entrevistar a Monseñor Juan Gerardi Conedera, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Guatemala y ex Secretario General de la Conferencia Episcopal, quien consideraba que la marginación del indígena no es cosa nueva.

El alto prelado dijo textualmente: "Es un problema que venimos arrastrando durante más de 500 años. Explicó que esta marginación "es uno de los pecados más grandes que se ha cometido contra el indígena y que además ha frenado en buena parte el desarrollo económico, social y político del país". Monseñor Gerardi conocía profundamente el problema, puesto que durante muchos años de su ministerio, trabajó en zonas indígenas.

Agregó que cuando vinieron los españoles, consideraron al indígena como un ser inferior; no hubo mestizaje completo, sino más bien se implantó el régimen colonial. Y entonces, pasó a ser mano de obra barata, al servicio de los españoles. Tenemos que así fue como se establecieron la encomienda y otras instituciones, en las que el indígena se convirtió desde entonces en parte de una infraestructura económica colonialista, que favorecía el máximo rendimiento con el menor costo.

Dentro de todo este contexto, ahora hay una nueva conciencia de raza, como lo demuestra el proceso judicial de Rigoberta Menchú en contra de sus agresores. Se trata de un retorno, de una búsqueda de identidad basada en raíces culturales y esto ocurre después de más de 500 años del descubrimiento de América y después de ciento ochenta y tres años de vida independiente. La nueva conciencia de raza, puede contribuir a que el indígena vaya en busca de su destino.

Fuente: Diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.