Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El peligro de un estallido social
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 14 de septiembre de 2005

En fecha reciente, la Central General de Trabajadores de Guatemala, CGTG, que dirige el experimentado luchador social don José Pinzón, emitió un pronunciamiento con el título de: "Bomba social, a punto de explotar". El documento explica que el actual gobierno está conduciendo a Guatemala hacia un estallido social.

La central obrera critica agriamente los constantes viajes del presidente Óscar Berger al extranjero, a la vez que señala que el equipo de gobierno en operación avestruz, sin atender los más serios problemas sociales que golpean a las mayorías, organiza "gabinetes móviles" inaugurando demagógicamente algunas obras, pero en abierta campaña política con vistas a las próximas elecciones.

A continuación, la CGTG expone que los problemas contundentes que golpean a los más pobres, incluyendo a la clase media son: desempleo y aumento de la economía informal; alto costo de la vida; salarios miserables y el no pago de los salarios mínimos; incremento descarado para la cúpula gobernante; incremento sin control del precio de los combustibles: gasolinas, diésel, gas propano, etc.; el problema de la tenencia de la tierra sin resolver y la profundización de la marginación, pobreza, miseria, hambre y exclusión.

El pronunciamiento de los sindicalistas también aborda los principales problemas de inseguridad ciudadana que existen en el país como la limpieza social, con el clásico tiro de gracia; asaltos en la vía pública y en las camionetas del servicio de transporte público; asesinatos, especialmente de mujeres; inoperancia y supuesta complicidad de las autoridades al servicio del orden público, así como de aquellas encargadas de la venta y extensión de licencias para portación de armas.

La CGTG hace referencia a que con la discusión e intento de emisión de algunas leyes, se está echando más leña al fuego. Entre esas leyes figuran la de concesiones, que no es más que la privatización encubierta de los servicios públicos; la Ley de Armas, Municiones y control del DECAM, y la Ley de Aguas que ha originado un profundo descontento, especialmente en las comunidades indígenas del occidente del territorio nacional.

Los sindicalistas sugieren algunas alternativas para hacer frente a la crisis tal como la convocatoria a una cruzada nacional por el rescate y renovación de la democracia. Asimismo, atender el llamado del movimiento indígena, campesino, sindical y popular a movilizarse en el país próximamente.

Al gobierno le plantea la impostergable necesidad de atender y rescatar el arte de conducir al país resolviendo los problemas de fondo, en función de los intereses de las mayorías. Le exigen eliminar los privilegios para las minorías.

Otra de las propuestas es suprimir los impuestos a los combustibles para evitar el aumento al pasaje urbano y extraurbano que puede ser la mecha para iniciar el estallido social.

La Central General de Trabajadores de Guatemala, también pide al Ejército Nacional mantenerse al margen de los intereses de políticos trasnochados.

En general coincidimos con la mayoría de planteamientos de los dirigentes de la CGTG, pero no estamos de acuerdo con el punto de rescate y renovación de la democracia, porque la misma nunca llegó a ser democracia.

Para rescatarla o renovarla tendría que haber sido primero democracia. Se ha hecho hincapié en las elecciones en las que "ganó" el millonario empresario Álvaro Arzú, el licenciado Alfonso Portillo y en las que resultó triunfador el finquero y actual presidente Óscar Berger.

Se supone que en los tres casos hubo un juego democrático, pero no fue así. Simplemente lo que ha habido es una democracia electorera. Si por democracia se entiende la representación de la mayoría, tanto el gobierno de Arzú, como el de Alfonso Portillo y ahora el del señor Berger, han sido la mayoría de una absoluta minoría.

Al menos, la mitad de los ciudadanos guatemaltecos teóricamente obligados a inscribirse como electores en el Registro de Ciudadanos no lo hicieron. Es decir, de entrada descartamos el 50 %. Luego del otro 50% que queda, al menos para Arzú se presentó el 19 %. Y de ese porcentaje hay que partirlo para los votos de los que ganaron y perdieron.

En el caso de Portillo, quizá lo más interesante fue la primera votación que resultó magra con una aplastante victoria del ausentismo. En la segunda vuelta muchos fueron a votar a favor de Portillo para castigar al primer gobierno de los ricos de la época reciente que encabezó Álvaro Arzú por haber propiciado el más escandaloso saqueo de los bienes del pueblo con el subterfugio de la privatización.

Con la campaña de Óscar Berger ocurrió algo semejante, ya que "ganó" las elecciones con una mayoría de la minoría. En las tres últimas elecciones presidenciales, el gran ganador fue el abstencionismo: el de inscribirse como elector y el de no concurrir a las urnas estando inscrito.

Hay que tener claridad que tal como lo señaló ayer la Unidad de Acción Sindical y Popular, UASP, en un campo pagado dirigido al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, Guatemala es un país que está siendo gobernado por un grupo de oligarcas a quienes no les importa los niveles de miseria en los que se debate la mayor parte de la población, mientras ellos incrementan y amasan descaradamente sus fortunas a costillas de una clase media cada vez más reducida y una clase obrera y campesina hambrienta.

Hace algunos días, en una columna de prensa, el ex comandante guerrillero Ricardo Rosales Román, escribió que la situación económica y social, política e institucional tiende a agravarse alarmantemente y todo apunta en dirección a que si no se endereza el rumbo, lo más probable es que más temprano que tarde estemos ante un estallido social incontrolable.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.