Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La chumpa de campaña del presidente Berger
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 13 de octubre de 2005

El diario LA HORA en su editorial del pasado viernes 7 de octubre, criticó a los funcionarios, incluyendo al Presidente de la República, Óscar Berger, por el intento de aprovechar políticamente la tragedia del huracán Stan con sus "llamativas" chumpas de los colores del partido oficial la GANA.

Es evidente que el gobernante, la Primera Dama de la Nación, el Secretario Ejecutivo de la Presidencia y otros altos representantes del gobierno se aprovecharon de las oportunidades de la calamidad para fotografías en las que mostraban los colores partidarios.

Las lujosas chumpas de color rojo que el Presidente y sus colaboradores más cercanos estuvieron exhibiendo en los primeros momentos de la emergencia durante las giras para inspeccionar los daños causados por el impacto de la tormenta durante su paso devastador por el territorio nacional, dieron origen a muchos comentarios de reproche entre la ciudadanía.

No es posible, dijeron muchas personas, que mientras el pueblo entero se volcaba a favor de una hermosa cruzada humanitaria para ayudar a los damnificados, el Presidente y los más altos funcionarios del Estado sólo hayan pensado en los beneficios políticos que el desastre nacional pudiera generar al dar la impresión que era el partido oficial el que estaba acudiendo en auxilio de las víctimas.

Es muy probable que el Primer Empresario de la Nación y su esposa no hayan medido inicialmente los efectos totalmente contraproducentes que se derivarían de su actitud propagandística, al ponerse chumpas con el color del partido oficial en medio de los dolorosos momentos en que miles de guatemaltecos lloraban la pérdida de sus seres queridos, quienes quedaron soterrados bajo toneladas de lodo por los aludes que cayeron como resultado de las torrenciales lluvias y las inundaciones por el desbordamiento de los ríos.

En este caso, la maniobra de aprovechar políticamente la tragedia, se convirtió en un tiro por la culata, con un resultado totalmente contrario, pues la presencia de los funcionarios en los lugares de las inundaciones y deslaves no necesariamente ha estado acompañada de soluciones.

Los medios radiales de información han reportado que son muchos los lugares a donde la ayuda no ha llegado y en otros no ha habido una eficiente repartición de los donativos. También abundan las denuncias sobre que en algunos casos, se ha estado dando prioridad en la distribución a los afiliados del partido oficial.

Por otra parte, un gran porcentaje de los donativos es producto de la recaudación en los diferentes centros de acopio a donde los guatemaltecos y extranjeros han llevado sus aportes consistentes en agua envasada, víveres y ropa, pero que están siendo entregados en nombre del gobierno y no en nombre del pueblo.

El mismo Presidente del Congreso de la República, el oficialista Jorge Méndez Herbruger, en otra impresionante acción demagógica entregó cuatro millones de quetzales del presupuesto de ese organismo a cuatro entidades de socorro, afirmando que se trataba de un "donativo". Los fondos que maneja el Congreso provienen de los impuestos que pagamos los contribuyentes, o sea que proceden del pueblo. Es ilógico entonces que se les diera el carácter de donativo. En todo caso, son fondos del pueblo con destino al mismo pueblo.

Durante una entrevista que Radio Cadena Sonora hizo a la esposa del Presidente, doña Wendy de Berger, la tarde del pasado lunes, muchas de las llamadas telefónicas de los oyentes desde las regiones del desastre, fueron para informarle que la ayuda no ha llegado a los lugares en que la tormenta golpeó con más furia y en donde los habitantes carecen de abrigo y alimentos.

Es notorio que el Estado no ha tenido la necesaria capacidad de respuesta ante la crisis y ello es consecuencia de la acción de desmantelamiento de las instituciones públicas como parte de las impopulares políticas de privatización.

Hay una urgencia muy grande de estimular la solidaridad de la población ante estos momentos de dura prueba para nuestros hermanos de la costa sur, del sur oriente y del sur occidente, pero también es oportuno formular un llamado al Presidente Óscar Berger y a sus más estrechos colaboradores a efecto que guarden sus banderas políticas para otro momento.

La chumpa de color rojo del Presidente Berger le hizo mucho daño a sus posibles buenas intenciones para ayudar a las víctimas de la tormenta Stan. No basta con que se haya despojado de esa prenda, sino que corrija en todo sentido el oportunismo político que su mal ejemplo alentó en las filas de los miembros del partido de gobierno en todo el país.

El propio Vicepresidente de la República, Doctor Eduardo Stein, dijo en una entrevista el pasado domingo en el Noticiero Notisiete que es una "ignominia" y una "salvajada" nutrir las agendas políticas con la desgracia del pueblo.

La prioridad número uno ahora debe ser la localización y rescate de los miles de desaparecidos durante las inundaciones y al mismo tiempo agilizar el traslado y distribución de los víveres en forma transparente a los damnificados.

Todos los guatemaltecos debemos luchar por la unidad de la Nación aportando nuestros mejores esfuerzos destinados a lograr la reconstrucción nacional dentro del marco de un gran movimiento de generosidad y cooperación humana.

Dichosamente nuestro país no está solo, pues de inmediato ha comenzado a fluir la ayuda internacional, destacando la presencia de 235 médicos especialistas cubanos que fueron entrenados para desastres, así como un avión hércules que envió el Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cargado con cobijas, ropa y comida, además de expertos en situaciones de emergencia.

Asimismo destaca la colaboración de México y Estados Unidos que han aportado más de diez aeronaves para colaborar en las tareas de rescate y el envío de ayuda a los damnificados. El gobierno de Taiwan anunció la entrega de un donativo de más de 500 mil dólares, mientras los países europeos también se han sumado a esta generosa cruzada de solidaridad.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.