Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Un país que se construye en la violencia
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 15 de marzo de 2007

El 29 de diciembre de 1996, los representantes del gobierno de Guatemala y de las organizaciones guerrilleras de tendencia izquierdista firmaron los Acuerdos de Paz poniendo fin a treinta y seis años de conflicto armado interno, cuyas raíces históricas fueron la estructura y la naturaleza excluyente, antagónica y conflictiva de las relaciones económicas, culturales y sociales en Guatemala.

La independencia de España proclamada a espaldas del pueblo cuyos protagonistas se distinguían por su tendencia conservadora, no alteró el marco de dominación brutal de los habitantes autóctonos despectivamente llamados indios.

Fue así como se sentaron las bases de un Estado autoritario y excluyente de las mayorías, racista en la teoría y en la práctica que desde entonces sirve para proteger los intereses de los herederos de aquellos sectores reducidos, pero con gran poder quienes en la actualidad controlan el más alto porcentaje de la riqueza nacional. Según datos de las Naciones Unidas, el 10 por ciento de la población tiene en su poder el 50 por ciento del ingreso del país.

El desarrollo de la historia guatemalteca, evidencia que la violencia de hoy no es sino la prolongación de la violencia de ayer surgida en el contexto de la conquista española en 1524 y el consiguiente proceso de la colonización. Erróneamente se piensa que la violencia de la actualidad es consecuencia de la etapa pos conflicto. Aunque varios factores pudieran tener cierta incidencia al respecto, como el hecho que algunos de los protagonistas de la guerra quedaron sin empleo tras la reducción del tamaño de las fuerzas armadas y la desmovilización de los grupos insurgentes, la parte esencial de la violencia tiene sus orígenes en la época colonial.

Recordemos que la conquista fue un choque violento de dos grupos humanos que tenían una forma distinta de ver el mundo. Los invasores peninsulares se imponen militarmente sobre los vencidos y luego se inicia todo un proceso de despojo de su identidad, de sus tierras y hasta de sus mujeres. Los indígenas quedaron sometidos a un proceso de explotación bestial, además de ser ubicados en los últimos peldaños de la estructura social.

El denominador común es que desde la época de la colonia, la violencia ha sido dirigida fundamentalmente desde el Estado en contra de los excluidos, fundamentalmente los pueblos indígenas, ahora identificados como pueblos mayas.

Los últimos acontecimientos políticos producidos en Guatemala como el asesinato de tres parlamentarios salvadoreños y la posterior ejecución extrajudicial dentro de la cárcel de los cuatro agentes de policía acusados de ese hecho, ha puesto al descubierto la purulencia de las esferas oficiales con denuncias de que en las estructuras del Estado podrían estar operando escuadrones de la muerte. Precisamente se atribuye a un comando de este tipo la autoría de la eliminación de los agentes policíacos en el interior de la prisión de El Boquerón. Estas denuncias no harían sino confirmar la hipótesis de que la violencia ha sido estimulada desde las mismas entrañas del Estado. Durante el período del conflicto armado interno, este fenómeno tenía una explicación de carácter político. En la actualidad persiste la violencia, pero ahora sus causas son de tipo social, aunque también hay muchos casos relacionados con el narcotráfico, el hecho concreto es que Guatemala es un país que se construye en la violencia y que por lo mismo está en una peligrosa encrucijada con una creciente crisis de gobernabilidad.

Fuente: www.lahora.com.gt - 070307


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.