Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El circo de las elecciones
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 24 de mayo de 2007

En el desarrollo histórico de Guatemala la aspiración democrática ha sido recogida de una u otra forma. El proceso político ofrece rasgos de un sistema cuyo objetivo es dirimir las contradicciones dentro de un contexto electoral, con una aparente proliferación ideológica.

Aunque el esquema establece legalmente instituciones, procedimientos y salvaguardas democrático-liberales, en la práctica son manipuladas y violadas por los grupos dominantes a través de la imposición de un régimen basado en el dinero y en la anuencia de los centros reales de poder, que ha convertido a los grupos empresariales con mayor capital, en el componente fundamental del modelo político.

Las cuantiosas inversiones millonarias para hacer funcionar la maquinaria de los partidos y la apabullante propaganda electoral, son una demostración que los protagonistas son quienes cuentan con abundantes recursos financieros. Por ello mismo, la democracia se ha convertido en lo que algunos analistas denominan Democracia de fachada o Democracia electorera.

El principal mecanismo para legitimar el proceso es la vía del voto, haciendo creer a los ingenuos ciudadanos que las elecciones tienen el poder mágico para cambiar la dramática situación de pobreza, desempleo, falta de salud, falta de educación y los altos niveles de delincuencia que actualmente agobian al pueblo de Guatemala.

El brillante intelectual guatemalteco Alfredo Guerra Borges, escribió hace algunos años con sus ideas esclarecedoras sobre la realidad nacional que en la Roma Imperial se garantizaba la paz social dando al pueblo "pan y circo". Los tiempos modernos han sustituido el coliseo romano con las urnas para que el pueblo sublimice su insatisfacción en el circo de las elecciones. Una y otra vez la esperanza ingenua. Una y otra vez la amarga frustración.

No nos engañemos. En Guatemala sólo se vive una comedia de democracia. Ninguno de los partidos con posibilidades de alcanzar "el triunfo" en las próximas elecciones de septiembre, tiene la menor intención de modificar las relaciones de la estructura productiva del país, ni de cambiar la postura de sumisión ante el imperio del norte que es el que da las principales directrices políticas y económicas.

Gane quien gane, no importa que sea el de la mano dura, el de la esperanza, o el de los préstamos a la palabra, las cosas se mantendrán igual. La minoría de siempre, la que antes gobernaba atrás de los militares, continuará concentrando en sus manos el mayor porcentaje de la riqueza del país, mientras la mayoría seguirá muriendo de hambre o víctima de los asaltos en las calles y en las camionetas.

Fuente: www.lahora.com.gt - 230507


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.