Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La situación precaria de los jubilados
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 11 de julio de 2007

En medio del desconcertante ruido de los partidos políticos y de las carreras de última hora de sus dirigentes para inscribir a los candidatos a los diferentes cargos de elección popular, importantes temas de gran trascendencia social han quedado relegados a un segundo plano.

Uno de esos asuntos es la precaria situación que están afrontando los jubilados del Estado ante lo difícil que está la vida, pues cada día suben y suben los precios, principalmente de los alimentos.

El pasado lunes, un noticiero de la televisión local dio a conocer la información sobre que el poder de compra de la moneda cada vez se va reduciendo en forma significativa. Según esos datos, en la actualidad el valor de un quetzal es de 63 del 100 % del año dos mil. En otras palabras, en siete años el poder adquisitivo de la moneda cayó una tercera parte.

En el caso de los jubilados, el problema se convierte en un callejón sin salida, pues se trata de personas de la tercera edad que dejaron los mejores años de su vida trabajando para las distintas instituciones y dependencias del Estado. Ahora que han llegado a la vejez, afrontan diversas limitaciones. Muchos de ellos ya no pueden movilizarse por su propio esfuerzo pues afrontan problemas de salud.

Desdichadamente, el gobierno del presidente Óscar Berger se olvidó de los jubilados y hay quienes aseguran que algunos altos funcionarios hasta menosprecian verbalmente a los jubilados. Tan sólo ayer en Radio Cadena Sonora, un oyente denunció que en fecha reciente, el vicepresidente Eduardo Stein habría dicho en forma peyorativa que los jubilados son "unos mantenidos".

Cuesta creer que uno de los pocos buenos funcionarios del actual régimen como es el doctor Stein se hubiera referido a dichas personas en forma tan ofensiva. En todo caso, el propio Vicepresidente debería dar una explicación al respecto, pues él es un empleado público cuyo sueldo es pagado con los aportes de todos los ciudadanos incluyendo los de los jubilados.

Pero volviendo al tema central, es un verdadero atropello a los derechos humanos que el régimen de la Gana no se haya preocupado en mejorar las pensiones de los jubilados, aunque fuera en mínima parte, por lo menos para compensar el déficit provocado por el fenómeno inflacionario y la consiguiente pérdida del valor de la moneda.

De acuerdo con disposiciones legales, el Estado debe revisar periódicamente las cuantías asignadas a las jubilaciones, pensiones y montepíos, con mayor razón cuando se producen mejoras en los sueldos de los empleados públicos. Esas mejoras se han hecho en forma solapada. El presidente Berger debería tener presente que un pueblo con hambre es un pueblo sin paz.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.