Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sin expectativas de cambio para el pueblo
Por Félix Loarca Guzmán - Guatemala, 1 de noviembre de 2007

La actual campaña electoral ha llegado a su última etapa, sin expectativas por un futuro mejor para el pueblo de Guatemala agobiado por la pobreza y la inseguridad en general.

Los ciudadanos observan con desencanto las últimas actividades de proselitismo de los dos candidatos presidenciales finalistas, con las cuales los partidos políticos tratan de cortejar como a una novia, a los votantes indecisos o a aquellos que no sienten entusiasmo por acudir a las urnas al comprobar la escasa o nula diferencia entre las opciones contendientes, que al final de cuentas son expresiones de la derecha política y económica, que ha dominado el escenario de poder desde 1954 cuando se produjo el derrocamiento del presidente nacionalista, Jacobo Arbenz Guzmán.

Es indiscutible que con la campaña de exterminio político que bajo la influencia de la Guerra Fría y la Doctrina de la Seguridad Nacional se llevó a cabo en las décadas de 1960 a 1980, Guatemala se quedó sin intelectuales y sin líderes. Fue un verdadero descabezamiento de la oposición democrática, el cual se manifiesta en la actualidad en la ausencia de verdaderos dirigentes políticos y sociales, así como en la existencia de una sociedad temerosa y sumisa sin ninguna posibilidad a mediano plazo de organizarse para promover cambios profundos en la estructura social, económica y política.

El trasfondo de los asesinatos perpetrados en Guatemala en esos años, entre ellos el de Manuel Colom Argueta, considerado el máximo líder de la oposición, se inscribe en el mecanismo de represión que se impulsaba no sólo para eliminar a los dirigentes sociales y políticos, sino para introducir el terror social y la aceptación silenciosa del orden establecido.

Desde esa época, el sistema sólo ha facilitado la proliferación de partidos de derecha o de centro derecha y la sucesión de gobernantes de corte conservador al servicio de los intereses de la clase dominante. Hoy en día, los partidos políticos no sólo carecen de cuadros de alto nivel para la dirección del Estado y la función de gobierno, sino que se han reducido a la figura de meras caricaturas electorales que además aparecen entre las instituciones de menor credibilidad entre la opinión pública.

El presente proceso electoral no sólo ha sido insípido, sino además se ha caracterizado por la falta de propuestas de fondo para buscar la transformación del país. Los dos candidatos no han logrado entusiasmar a los electores con proyectos sólidos, pues al final lo que buscan es garantizar la continuidad del sistema controlado por grupos minoritarios, pero con gran poder, que son los que toman las decisiones de lo que se hace y lo que no se hace en el país.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.