Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Parteaguas en la democracia
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 9 de noviembre de 2007

En el resto del país dominó el voto popular, campesino, indígena, clase media, pobres quienes optaron por votar en contra del proyecto militar oligárquico neoliberal.

La elección de un nuevo presidente civil en Guatemala, el sexto desde la vigencia de la actual Constitución política de la República , es un importante paso en la construcción de nuestra incipiente democracia. El presidente elegido Alvaro Colom abre una nueva oportunidad para avanzar en los acuerdos de paz (hasta ahora relegados y casi olvidados) e intentar relanzar un proyecto de nueva nación. Colom ha dicho que llegó el tiempo para los necesitados, oprimidos, marginados y olvidados de siempre. Prometió impulsar proyectos sociales en el campo y la ciudad para disminuir los altos índices de extrema pobreza y pobreza existentes en el país. En su programa de gobierno, la persona, el ser humano es el centro de atención.

Del nuevo gobierno democrático civil se espera que mejore la grave situación en materia de abusos y violaciones a los derechos humanos, que promueva y vigile la aplicación de una justicia pronta y cumplida, que combata la impunidad y sanee las estructuras del Estado permeadas por la corrupción, narcotráfico y crimen organizado. Que respete y consolide el Estado de Derecho

La sabiduría popular de la ciudadanía guatemalteca supo hacer la mejor escogencia, derrotó a la alianza oligárquico militar, rechazó el retorno del militarismo al poder político, se pronunció en contra del proyecto neoliberal y de la vuelta al pasado. El nuevo gobernante (2008-2012) tiene grandes desafíos que enfrentar y resolver, a la Nación se le abren nuevas oportunidades para consolidar la democracia e iniciar las transformaciones impostergables que vuelvan menos injusta y desigual la actual distribución de la riqueza.

La historia reciente de 36 años de conflicto armado interno que provocó un enorme coste social y desgarró el tejido social guatemalteco, dejó heridas profundas e indelebles con la consiguiente polarización social latente. El resultado de las elecciones del 4 de noviembre deja una clara lectura, 20 de los 22 departamentos de la República votaron a favor de un presidente civil, con ello también derrotaron el conservadurismo que prevalece en el principal centro urbano, la ciudad capital que otrora ha decidido las elecciones presidenciales en tanto concentra mayor cantidad de personas. En el resto del país dominó el voto popular, campesino, indígena, clase media, pobres quienes optaron por votar en contra del proyecto militar oligárquico neoliberal.

Nos alegramos por la madurez y sabiduría ciudadanas que dio el resultado de la contienda electoral que todos conocemos. La elección de un nuevo gobernante civil puede ser un parteaguas en la democracia que se construye en Guatemala.

Guatemala 5 de noviembre 2007

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.