Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
La herencia cultural de la violencia
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 18 de enero de 2013

En anteriores y reiteradas ocasiones, me he referido al tema de la violencia que sigue agobiando a la población guatemalteca. Se trata de una violencia organizada, estructural, irracional, deshumanizada y salvaje que no es novedosa ni aislada. Durante siglos, este fenómeno, ha sido monopolio del Estado y sus agentes, del Ejército y las fuerzas de seguridad, de los grupos dominantes y los poderes fácticos, aplicada con el propósito de someter a la sociedad para imponer el miedo, el terror, la paralización del reclamo, la negación de justicia y la cultura del silencio.

Primero, la violencia estructural impuesta por los europeos invasores que despojó, sometió y dominó a los pueblos originarios a sangre y fuego, reprimieron, torturaron y quemaron vivos a quienes ofrecieron legítima resistencia, recuerden que los Reyes Kichés, murieron en la hoguera a manos de los españoles.

Después, vino la violencia impuesta por el sistema colonial, caracterizada por la discriminación, el racismo, la exclusión de los indígenas dominados, sometidos y esclavizados, recuerden la encomienda, la repartición de pueblos de “indios”, el sistema feudal de la época y la brutalidad ejercida para imponer idioma, religión y la cultura occidental.

Luego, la violencia ejercida por los sucesivos gobiernos y dictaduras de conservadores y liberales que se disputaban el control del poder político, para asegurarse la hegemonía y defensa de los intereses de la clase dominante, de la oligarquía criolla cafetalera y de la naciente burguesía nacional, que imitando a sus antecesores, han detentado el poder en base a la intolerancia, el terror y la represión en contra de la población.

Más tarde, se impuso la violencia anti comunista, guiada por la Doctrina de la Seguridad Nacional y la defensa de los intereses imperialistas y oligárquicos. Recuerden la invasión mercenaria en 1954, promovida, dirigida, financiada y estimulada por el Gobierno estadounidense y su Agencia Central de Inteligencia, la CIA por su acrónimo en inglés, que en forma despiadada persiguió y reprimió con brutalidad sangrienta a mujeres y hombres revolucionarios de la época.

Seguidamente, recuerden el origen del conflicto armado interno y la inauguración e instalación de las dictaduras militares contrainsurgentes, distinguidas por el sello brutal, intolerante, represivo, sanguinario y violencia sistemática de los Derechos Humanos. Recuerden las masacres selectivas e indiscriminadas, el genocidio, la tortura, la desaparición forzada e involuntaria, las ejecuciones extrajudiciales y sumarias, el absoluto desprecio por la vida humana y el comportamiento salvaje e inhumano de las fuerzas de seguridad del Estado.

La intolerancia de éstas, enseñaron el uso despiadado de la fuerza, el abuso de autoridad y el absoluto irrespeto por la vida humana. Recuerden a ROGELIA CRUZ MARTÍNEZ, NORA PAÍZ, EUGENIA BARRIOS MARROQUÍN, SILVIA AZURDIA y muchas otras mujeres indígenas y ladinas, quienes fueron torturadas, abusadas y sus cuerpos encontrados mutilados y desmembrados por esbirros de la dictadura militar, estos crímenes todavía hoy, siguen impunes.

Relaciono estas historias de terror, muerte y represión para recordar que la violencia social que vivimos en el país, no es un asunto de hoy ni de la historia reciente, más bien, es una herencia acumulada a través de toda la construcción histórica, para imponernos la cultura de violencia, de intolerancia, con el propósito de sembrar el terror, el silencio y la paralización social.

Los crímenes brutales en contra de mujeres y niñas, vengan de donde vengan, nos conmueven e indignan por la impotencia, la indefensión ante la violencia criminal y la ineficacia de los Gobernantes para controlar actos tan horrendos e inhumanos. Este sábado a las 10:30, frente a Palacio Nacional me sumo a repudiar la violencia.

P.S. EDGAR PALMA LAU, Presidente Asociación El Derecho y de AEU, ejecutado por esbirros de la dictadura militar contrainsurgente el 20 enero 1982.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.