Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
La renuncia de Benedicto XVI
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 15 de febrero de 2013

En vísperas de la Cuaresma 2013, el anuncio anticipado de que el Papa Benedicto XVI (Joseph Ratzinger) de 85 años, ha decidido renunciar al cargo a partir del 28 de febrero del año en curso, sorprendió y conmovió al mundo católico que no esperaba tan histórica decisión. Según información de la oficina de prensa del Vaticano, la disposición tomada por Benedicto XVI, obedece a razones de salud, debido sobre todo, al “cansancio” que agobia al jefe supremo de la iglesia católica universal. La última vez que un Papa renuncio al trono de Roma, fue hace más de seis siglos, en toda la historia de la iglesia católica solo cuatro Papas han renunciado a sus funciones, Benedicto IX (1 mayo 1045), Gregorio VI (20 diciembre 1046), Celestino V (13 diciembre 1294) y Gregorio XII (4 julio 1415).

Durante la II Guerra Mundial, en su natal Alemania el joven Ratzinger fue miembro de las juventudes hitlerianas. Benedicto XVI ejerció el cargo durante ocho años. La decisión de renunciar, ha impactado no solo a los católicos del planeta, también diversos mandatarios del mundo han expresado su pesar por la repentina salida de Benedicto XVI, lo mismo han dicho jerarcas de otras denominaciones religiosas, líderes religiosos y políticos del mundo entero. Unos sostienen que su decisión es un acto de amor hacia la iglesia, otros la consideran un gesto de mucho valor y transparencia.

Como Pontífice, su paso por el Vaticano fue polémico, estuvo salpicado por escándalos públicos, en particular los provocados por sacerdotes pedófilos y predadores sexuales que se focalizaron en los Estados Unidos, Irlanda y Alemania, este último es el país donde nació Benedicto. Lo más crítico fue que la misma iglesia católica protegió a los abusadores y en vano quiso ocultar el abuso sexual a niños por parte de los clérigos. En 2010 el Papa Benedicto XVI durante una visita a Irlanda, tuvo que pedir perdón a las víctimas y sus familias. Lo mismo tuvo que hacer cuando estuvo de visita en los Estados Unidos.

La próxima elección del sucesor, ocurrirá a partir de la segunda quincena de marzo del presente año. Entre 209 Cardenales que forman el Colegio Cardenalicio, solo 118 tienen derecho a votar por no alcanzar la edad de 80 años, que es la máxima que se permite, el resto no podrá hacerlo, por lo tanto, son los 118 Cardenales habilitados quienes deben elegir al sucesor de Benedicto XVI, lo que según la tradición, se sabrá cuando de la chimenea emerja el humo blanco, señal inequívoca de que la grey católica universal tiene un nuevo Papa.

Durante el pontificado de Benedicto XVI, uno de los temas que despertó mucha polémica, fue el relacionado con el reconocimiento del matrimonio gay y la diversidad sexual, que por cierto, es un desafío que tiene que asumir el nuevo Pontífice. Así mismo, lo relativo a la crisis que afronta la iglesia católica, debido a la reducción de fieles, que sobre todo en Europa, han abandonado la fe católica. En su última homilía como Papa, el pasado miércoles de ceniza, el Pontífice se refirió a las divisiones existentes en el seno de la iglesia y a la “hipocresía” que existe para abordar los asuntos sensitivos que afectan el prestigio y la tradición de la iglesia católica.

Como pocos antecesores, Benedicto XVI se distinguió también por su actividad intelectual y lo polémico de sus particulares puntos de vista históricos, por ejemplo, en uno de los libros publicados, exonera a los judíos de la responsabilidad en la ejecución de Jesucristo.

En el mundo cambiante de hoy, el nuevo pontificado de Roma tiene que asumir nuevos desafíos y fortalecer la debilitada fe católica.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.