Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Mal calificación de país
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 1 de marzo de 2013

Las condiciones de subdesarrollo del país, más la pobreza y marginación de gran parte de la población guatemalteca, aumentan el riesgo de muchas familias y crean problemas severos en el área de la seguridad alimentaria. Según información de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN) para el año 2020, se proyecta un crecimiento de la población que se calcula superará los 20 millones de habitantes. Esta elevada cifra, supone mayores problemas para la gente pobre que en el 2020 según las proyecciones, también habrá aumentado, es decir, lejos de haber disminuido la pobreza, habrá más gente de escasos recursos que tendrá dificultades para conseguir sus alimentos. El análisis en perspectiva de esta información, coloca al país en malas condiciones, quiere decir que en el 2020 habrá más corredores secos, menos producción de alimentos, más muertes de niñas y niños a causa de la desnutrición crónica infantil, en otras palabras, el fantasma del hambre, la desnutrición, el desamparo y la inseguridad alimentaria, de muchos seres humanos, seguirá recorriendo los cuatro puntos cardinales del territorio nacional amenazando a la población.

Espero que para atender esta situación crítica, se continúe implementando el Plan estratégico de Seguridad Alimentaria y Nutricional que tiene entre sus objetivos, identificar estrategias para la comercialización de productos de origen animal, sobretodo en comunidades que están en alto riesgo alimentario y nutricional. No debemos olvidar, que en materia de desarrollo humano, Guatemala ocupa el último lugar entre los países de la región centroamericana.

Pese a las oscuras predicciones y a las escasas previsiones, nada es efectivo sino se aborda el problema de la pobreza de una manera integral que busque no sólo aumentar y diversificar la producción de alimentos, también ampliar las condiciones para crear oportunidades de educación y abrir fuentes de trabajo para la gente. Guatemala es un país rico en recursos humanos, culturales y naturales, por tanto, las estrategias de reducción de la pobreza y la erradicación del hambre, deben apuntar también a eliminar el analfabetismo, mejorar el acceso a los servicios de salud reproductiva, el nivel de los salarios y la seguridad social.

En tales condiciones resulta difícil creer que Guatemala pueda cumplir las Metas del Milenio, adoptadas por 189 Estados de las Naciones Unidas en el 2000 y cuyos objetivos deberán ser alcanzados en el 2015. Vale recordar que los ocho objetivos del Milenio son: 1. Erradicación de la pobreza extrema y el hambre. 2. Acceso universal a la educación. 3. Promover la igualdad de géneros. 4. Reducción de la mortalidad infantil. 5. Mejorar la salud materna. 6. Combatir el VIH/SIDA. 7. Asegurar la sostenibilidad ambiental. 8. Desarrollar asociaciones globales.

En relación a tales objetivos, Guatemala está rezagada y se nota, que el Estado no podrá cumplir con las Metas del Milenio fijadas para el 2015, en especial, las relacionadas con la pobreza, el hambre, educación, mortalidad infantil y la salud materna, pues en esas áreas es donde el país acumula el mayor déficit y la más elevada deuda social. Como siempre, sostengo que los sectores sociales históricamente marginados y excluidos, como los pueblos indígenas, los campesinos, las mujeres, los ladinos pobres, la niñez y los adultos mayores, serán los más afectados y castigados, debido a las precarias condiciones de vida que los caracteriza.

Para salir de los niveles de subdesarrollo, Guatemala necesita un nuevo proyecto de Nación. Ese proyecto pasa por la elaboración de una nueva Constitución Política, la reforma del caduco sistema político y la refundación del Estado, para convertirlo en solidario, incluyente, moderno, respetuoso de la diversidad social.

P.S. CÉSAR HUMBERTO ROMERO GARCÍA, dirigente de la Juventud del Frente Unido de la Revolución, desaparecido hace 43 años.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.