Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Actuación excesiva de una jueza
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 19 de abril de 2013

El juicio por genocidio contra los generales José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez, que se lleva a cabo en el Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, presidido por la jueza Jazmín Barrios, ha sido anulado por orden de la jueza Primero A de Mayor Riesgo, Carol Patricia Flores, quien a mi criterio, con bastante ligereza, actuó de manera ilegal y se excedió en sus funciones, porque mal interpretó la resolución de la Corte de Constitucionalidad de fecha tres de abril del año en curso, que para nada menciona que debe anularse todo lo que hasta ahora se ha actuado en el mencionado juicio, encausado contra altos mandos militares guatemaltecos.

La suspensión temporal de este juicio por genocidio, calificado por muchos de inédito, paradigmático e histórico, ordenada por resolución judicial, cayó como un balde de agua helada, sorprendió a todos, a propios y extraños, pero sobre todo, le causa a muchos desesperanza, frustración, pesimismo y desconfianza en el sistema de justicia, como también alivia a algunos, quienes están espantados por los juicios que se impulsan en contra de los violadores de derechos humanos.

La anulación del juicio despierta rabia, indignación e invita a la resistencia, a repudiar esas actuaciones judiciales, a denunciar las maniobras para obstaculizar la justicia y a condenar con energía la prevalente impunidad. Aunque todo mundo sabe que el sistema de administración de justicia está permeado por la corrupción, dominado por los intereses del crimen organizado, por los poderes fácticos, por la oligarquía criolla neoliberal, por testaferros de empresas nacionales y transnacionales, por tanto, muchos funcionarios judiciales de todo nivel, bailan al son que les toquen.

El juicio por genocidio, despertó interés social, político, mediático y jurídico, tanto a nivel nacional como internacional, me consta que por las redes sociales y por la internet, los interesados y curiosos seguían las incidencias del debate, podían escuchar la declaración de testigos, de peritos y de expertos ofrecidos como medio de prueba tanto por la defensa como por la acusación. El mundo pudo escuchar los desgarradores testimonios de los abusos y violaciones en contra de niñas y mujeres Ixiles, narrando los horrores de las masacres, torturas y ejecuciones extrajudiciales, cometidas por soldados del ejército nacional. Eso y más están dichos, ha sido visto y escuchado por millones de personas que en diferentes países siguen el juicio.

La fluidez de la comunicación globalizada, hizo que muchos extranjeros, en especial juristas de varias nacionalidades, vinieran al país para seguir de cerca y escuchar en vivo en la Sala de Vistas de la Corte Suprema de Justicia el desarrollo del juicio por genocidio. Hoy, la noticia sobre la anulación del proceso está dando la vuelta al mundo, ha sorprendido, es la reacción provocada entre los miembros de una misión del Gremio Nacional de Abogados de los Estados Unidos de América NLG por su acrónimo en inglés, quienes esta semana llegaron a Guatemala con el objetivo de asistir a las audiencias del juicio por genocidio. En un comunicado los miembros del NLG sostienen:

“Las voces de las y los sobrevivientes de este oscuro periodo en la historia Guatemalteca penetran la conciencia de todos los monitores internacionales al oír de primera mano las historias de supervivencia del pueblo Ixil y los demás sobrevivientes. Es imperativo que este proceso alcance su final para asegurar que crímenes de esta naturaleza no queden impunes y se imparta justicia para así poder continuar adelante mitigando la violencia y criminalidad. Una sociedad necesita poder confiar en su sistema judicial, la justicia requiere ser independiente e imparcial para crear un ambiente de seguridad y una sociedad fortalecida.”

Los ojos y oídos del mundo están puestos en Guatemala.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.