Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Golpe a la dignidad y soberanía de país
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 31 de mayo de 2013

La extradición del ex presidente Alfonso Portillo Cabrera, es el chivo expiatorio que sirve de cortina de humo a la estrategia perversa del desgastado y debilitado Gobierno que preside el General Pérez. El procedimiento utilizado por las fuerzas de seguridad para entregar al ex presidente, fue ilegal, además de opaco, apresurado y abusivo.

Me parece, que ante el generalizado malestar social provocado por la aberrante resolución dividida, ilegal y que excede las funciones de la Corte de Constitucionalidad, en el sentido de anular la condena que por los delitos de genocidio e incumplimiento de deberes de humanidad, sentenció a 80 años de prisión al General Ríos Montt, el General Pérez buscó desviar la atención, sin importar que se violara la ley en todos los sentidos.

Por mucho que la retórica oficial diga que en ambos casos, “se respetó” la ley y que prevalece el Estado de Derecho, es fácil entender que el Estado y el Gobierno violan leyes y normas internacionales.

Por una parte, la decisión de la C.C., estremeció la conciencia ciudadana y produjo repudio de la mayoría de la sociedad guatemalteca.

Por otra, la extradición del ex presidente Portillo, sigue creando rechazo e indignación. Es un acto calificado de servilismo, de entreguista, de sometimiento a los poderosos amos del Norte. Es una revancha política de grupos oligárquicos guatemaltecos, que actúan en colusión con intereses del capital transnacional y de la estrategia geo política del centro imperial.

Conceder la extradición, cuando aún estaban pendientes de resolver recursos judiciales, secuestrarlo del hospital sin respetar su delicado estado de salud, ni el debido proceso, entregarlo a un país que no se comprometió a respetar los derechos humanos del ex presidente, porque no es parte del Sistema Regional de protección de los Derechos Humanos, muestra que el Estado de Guatemala, viola sistemáticamente los derechos humanos del ex presidente Portillo. Más, cuando por sorpresa, el Gobierno dispone trasladar al ex mandatario, del hospital donde estaba recluido hacia el aeropuerto y entregado a autoridades estadounidenses.

Se siguen violando los derechos humanos de la población. Se imponen restricciones a la libertad de información. Durante la entrega del ex presidente Portillo, un alto funcionario del Gobierno estadounidense, cometió agresión física contra un comunicador social. Esos actos ofenden la dignidad nacional.

¿Dónde está el pronunciamiento del Procurador de los Derechos Humanos PDH? ¿Qué dice el Relator de Libertad de Expresión Frank Larrué? Cumplan con su mandato, hagan su trabajo. El PDH debe investigar a fondo, las violaciones cometidas por el Estado en contra del ex presidente Portillo, desde todos los vicios judiciales ocurridos en el proceso del que fue absuelto, hasta el incumplimiento del debido proceso, por la forma en que fue sacado del país y entregado a las autoridades estadounidenses.

La conflictividad social va en aumento, los gobernantes persiguen y reprimen a los luchadores sociales, criminalizan las demandas populares. Seguimos con un Estado débil, el país va a la deriva y para terminar de ajustar el cinturón, los gobernantes violan la ley, no defienden la Soberanía Nacional, asumen una actitud entreguista, sometida y humillante, que para muchos, ofende la dignidad de la Nación.

El país necesita un cambio de rumbo, basado en el rescate de la dignidad nacional y el respeto a los derechos humanos. Llamo a la conciencia y a la dignidad de la ciudadanía del país, a todas las mujeres y hombres libres, para que levantemos la voz, repudiemos las acciones ilegales de los gobernantes y exijamos el respeto a los derechos y libertades fundamentales de los seres humanos.

Por ello, he meditado sobre esa necesidad y aunque parezca una utópica tontería, ejerciendo mis derechos humanos y de ciudadanía, pido la dimisión completa del actual Gobierno que preside el General Pérez. Súmese Ud.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.