Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 9 - 2013

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
La invasión armada de 1954
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 21 de junio de 2013

"…convertir a nuestro país de una nación dependiente y de economía semicolonial en un país económicamente independiente; convertir a Guatemala de país atrasado y de economía predominantemente feudal, en un país moderno y capitalista…"

Jacobo Arbenz GuzmánPresidente Constitucional de la República 1951-1954.

El 17 de junio de 1954, fuerzas mercenarias armadas junto con un puñado de militares guatemaltecos traidores y entreguistas, encabezados por el Coronel Carlos Castillo Armas, invadieron Guatemala desde Honduras, para derrocar al gobierno revolucionario y constitucional del Coronel Jacobo Arbenz Guzmán.

A los ojos del Gobierno estadounidense de Eisenhower, el Presidente JACOBO ÁRBENZ y su régimen eran comunistas. La invasión a Guatemala fue planificada, financiada y dirigida por la agencia central de inteligencia CIA del Gobierno de los Estados Unidos de América, contó con el respaldo del Presidente de Honduras Manuel Gálvez y del dictador de Nicaragua Anastasio Somoza.

El derrocamiento del gobierno de ÁRBENZ, tuvo nefastas consecuencias de carácter político, económico y social en la sociedad guatemalteca. También provocó grandes movilizaciones de repudio en todo lo largo y ancho de América Latina, haciendo latente la solidaridad antiimperialista. Fue la primera vez que en América Latina el expansionismo imperialista, utilizó el recurso de la fuerza para intervenir en los asuntos internos de un Estado soberano y derrocar a un gobierno constitucional. En 1947 los gringos habían hecho lo mismo en Grecia, para derrotar una sublevación revolucionaria y también en 1953 en Irán, para derrocar al gobierno nacionalista de Mossadegh.

El debate político y académico sobre los sucesos de junio de 1954 en Guatemala no está agotado, sobretodo, porque algunos documentos desclasificados del Departamento de Estado estadounidense y de la CIA, confirman con claridad la participación de ese gobierno en la operación PBSuccess y también la de oficiales militares guatemaltecos traidores al interés nacional, comparsas y marionetas de la CIA.

La historia contada de uno y otro lado, documenta la trama tejida alrededor de la conspiración contra el gobierno de ÁRBENZ e identifica a los principales actores endógenos y exógenos, que participaron en aquella intervención armada y que, tal como anota la socióloga estadounidense Susanne Jonas, los hechos han sido narrados y vueltos a narrar ad nauseam.

Lo que queda claro a la luz de la historia escrita, es que el gobierno de ÁRBENZ no era ni comunista ni aliado del Kremlin, -antigua URSS- más bien se definió como un estadista nacionalista, basado en el modelo capitalista que pretendía construir un Estado moderno, según se desprende de sus propias palabras expresadas en el discurso de toma de posesión el 15 marzo 1951. Queda claro también, que la conducta antiimperialista de su gobierno, la defensa de los intereses nacionales, el celo por la Soberanía nacional y el impulso de los programas económicos, políticos, culturales y sociales, facilitaron la enemistad del gobierno estadounidense y de los organismos financieros internacionales.

Lo ocurrido en Guatemala en 1954 es una práctica que los estadounidenses continúan ejerciendo en el mundo, primero con el pretexto del expansionismo comunista, después por el narcotráfico, por el terrorismo o la supuesta existencia de armas de destrucción masiva, mañana por cualquier otra “causa” supuesta que amenace los intereses imperialistas.

La política abusiva e injerencista del imperialismo estadounidense continúa exhibiéndose por todo el mundo, ignorando a los organismos internacionales, dando la espalda al multilateralismo, cometiendo abusos graves a los derechos humanos, la dignidad de las personas, el derecho internacional, la soberanía y la libre determinación de los pueblos.

Durante este año, se conmemora el centenario del nacimiento del Presidente ÁRBENZ con la idea de rescatar su legado y de transmitir a las nuevas generaciones, las páginas de historia sangrienta y de sacrificio. No hay duda que la invasión de 1954, cambió la historia del país y polarizó a la sociedad.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.