Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Corrupción y usura en Cooperativa Salcajá, R.L.
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 11 de marzo de 2016

Me refiero al caso del licenciado Isaías Armas Arriaza, socio activo de la cooperativa Salcajá, R.L. –MiCoope-, quien en la actualidad, sostiene un litigio penal, por usura y otros delitos, contra el actual gerente y su asistente, miembros del Consejo y un ex gerente de la citada cooperativa, a quienes el agraviado señala de corruptos y ladrones.

La corrupción es un mal perverso, que se extiende por todas partes y en toda clase de instituciones, públicas o privadas, tal como la cooperativa Salcajá, R.L. -MiCoope-, que el próximo domingo 13, celebra la 50 asamblea general ordinaria anual, sumida en denuncias contra sus directivos y ante el creciente descontento de asociados, por cobros excesivos de intereses moratorios y otros actos poco transparentes.

Desde 2006, el licenciado Armas Arriaza denunció ante el Ministerio Público, a los representantes de la citada cooperativa: GREGORIO RUMUALDO PISABAJ FLORES, ex gerente de la cooperativa, CONCEPCION DALIDA RAMIREZ DE LEON, asistente de gerencia, MARGARITA VICTORIA GODINEZ RUIZ DE LOPEZ, SERGIO ROLANDO HERRERA RIOS, CARLOS DIONISIO OVALLE GRAMAJO, ROBERTO LANDELINO DE LEON ARGUETA, MARIO VINICIO DE LEON SOTO, miembros del Consejo y al actual gerente, VAIRO JACOB DE LEON LOPEZ, todos acusados de ocho delitos: usura, apropiación y retención indebida, lavado de dinero, hurto, hurto agravado, conspiración y estafa mediante información contable.

El caso está siendo conocido en Quetzaltenango, en el Juzgado 3º de Primera Instancia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el ambiente. Durante el largo proceso judicial, el agraviado, ha recusado a dos juzgadores, por percibir que favorecían a los acusados, pese a que ha demostrado que los actos ilegales y la actitud delictiva de los acusados, dañaron su patrimonio personal, al apropiarse indebidamente de bienes muebles, de varios inmuebles y de un millón noventa mil Quetzales, extraídos sin consentimiento de su cuenta bancaria.

Según Armas Arriaza, mediante los cobros abusivos por intereses en mora (usura), la cooperativa ha estafado a más de 26 mil afiliados. Explica que: La tasa de interés moratoria pactada es del 4% anual, pero hay casos documentados que alcanza el 937.06% anual. Sin embargo, en otros casos que obran en el proceso, esa tasa se aproxima al 3,000% anual. Como referencia, se alude a tres casos que al azar la Inspectoría General de Cooperativas INGECOOP, menciona en el informe del 30 marzo 2012, en donde la tasa moratoria cobrada fue del “8% anual”, que aplicado al ejemplo anterior, se convierte en 1,874.12%. En el informe del 19 de marzo de 2015, INGECOP dice: “Que de acuerdo al estado de cuenta del señor ARMAS MEJIA se pagaron Q104.01 de intereses por mora y en las pruebas de dos recibos que se adjuntan suman Q.6.956.30.

Armas Arriza afirma, que por el cobro de esa tasa, más que usurera, los asociados no pueden pagar sus créditos, es la causa fundamental por la que pierden sus casas, terrenos, vehículos. Hasta ahora, son miles los perjudicados y millones de Quetzales lo estafado y lavado. Ese cobro abusivo e ilícito, fue denunciado por Armas Arriaza, durante la asamblea anual de asociados del 28 de marzo de 2008, desde entonces, es de pleno conocimiento de la INGECOOP y otras autoridades, sin embargo, los acusados siguen gozando de impunidad porque según ellos aseguran, tienen un finiquito extendido por la Gobernación departamental. Al respecto, el agraviado considera que si tal extremo fuera cierto, significaría que la Gobernación es cómplice de los acusados.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.