Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Inquietante informe sobre Derechos Humanos
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 8 de julio de 2016

(…), “ha sido de especial preocupación para la CIDH la falta de cumplimiento del Estado con las recomendaciones de la CIDH y con las sentencias de la Corte Interamericana. Específicamente respecto a la Corte Interamericana, aunque Guatemala aceptó la jurisdicción de la misma y con ello se comprometió a cumplir con las decisiones emitidas por este órgano durante 2014, aún en casos decididos hace muchos años, en varios de los cuales había aceptado su responsabilidad, el Estado de Guatemala niega la obligatoriedad de los compromisos que libremente asumió. Como consecuencia de dicha postura, el Estado contribuye a la impunidad operante en los casos de violaciones masivas a los derechos humanos.”

CIDH. Informe 2015.

El informe sobre derechos humanos en Guatemala, publicado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos CIDH, 2015, “Diversidad, desigualdad y exclusión”, es literalmente inquietante porque describe con precisión la grave situación de violación a los derechos humanos, que históricamente golpea a grupos sociales vulnerables: Mujeres, niñas, niños y adolescentes; personas LGBT; personas con discapacidades; defensores de derechos humanos y poblaciones indígenas. Periodistas, migrantes, refugiados, desplazados internos, victimas de trata de personas y personas privadas de libertad.

La CIDH sostiene que en Guatemala hay discriminación estructural, se refiere a la desigualdad, exclusión social y condiciones de pobreza. Ausencia de políticas públicas integrales en materia de pueblos indígenas, asegura que persiste la violencia e inseguridad, mediante desapariciones, linchamientos, desalojos forzosos. En cuanto a la administración de Justicia, alude a la independencia Judicial, operadores de Justicia, dificultades en el acceso efectivo a la misma, derecho de defensa, uso y abuso de recursos jurídicos y rol de las instituciones del Estado. Menciona la persistente impunidad, el juicio por genocidio y otros crímenes de lesa humanidad, así como, la actitud del Estado negando que hubiera genocidio. Cuestiona las Leyes de amnistía y la posición negativa que el Estado mantiene frente a las decisiones del Sistema Interamericano.

Dicho informe sobre la situación de derechos humanos, fue entregado al Gobernante Jimmy Morales, durante un acto público en el Palacio Nacional de la Cultura el 14 de marzo del 2016.

Claro, nada de lo que afirma la CIDH es casual, ni novedoso, ni mucho menos injerencia o violación de la soberanía, como algunos dicen. La desastrosa imagen del país ante la comunidad internacional, revelada en el informe aludido, desenmascara la falta de voluntad política del Estado, que por incapaz o por resistencia deliberada, se niega a atender las recomendaciones que la CIDH, varias veces, ha hecho al Gobierno guatemalteco, pero tanto los Gobernantes anteriores como el actual, las reciben con indiferencia, desinterés y desprecio.

Mientras, el Gobernante saltimbanqui repitiendo lo dicho por otros antecesores, habla de “olvidar el pasado” y en abierta violación a los Acuerdos de Paz, el presupuesto militar sigue creciendo, según medios de prensa, en los últimos cinco años, las asignaciones para los militares aumentaron 37.1%, menoscabando recursos que podrían ser destinados a mejorar las precarias condiciones de amplios sectores sociales que no tienen acceso a salud, educación, vivienda, agua potable, ni vida digna.

Entonces, frente a tan abrumadora realidad, de persistir la negativa del Estado ante las recomendaciones del Sistema Interamericano, es previsible que el país siga sometido al escrutinio internacional y señalado de violador de derechos humanos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.