Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Trabajadores denuncian a empresa Chiquibul S.A.
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 25 de julio de 2016

En Guatemala, grandes empresarios y elites oligarcas acostumbran evadir impuestos y también, muchos a eludir la obligación de pagar a sus trabajadores el salario mínimo y las prestaciones laborales, tal como mandan el Código de Trabajo y las Leyes tutelares de los derechos del trabajador. Ambas prácticas perversas de elites y empresarios son históricas, comunes y recurrentes, lo han hecho desde siempre, sus enormes fortunas acumuladas han sido posibles, precisamente por evadir impuestos, por el despojo forzado y violento de tierras y por explotar la fuerza de trabajo.

Según denuncia de trabajadores, la empresa palmera Chiquibul S.A., con oficinas en Cobán, Alta Verapaz, que posee otras fincas palmeras en ese departamento y en la micro región de Tierra Blanca, Sayaxché, Petén, incumple el pago del salario mínimo, actualmente pagan Q.65.00 por jornada de trabajo, siendo que el mínimo aprobado según Decreto 303-2015, asciende a Q.81.87 diarios, equivalente a Q.2, 497.04 mensual más bono incentivo de Q.250.00 que totalizan Q.2, 747.04 al mes. Los trabajadores agraviados, tampoco reciben bono 14, bono incentivo mensual, aguinaldo ni vacaciones. Como represalia al reclamo de los trabajadores, la empresa ha iniciado despidos injustificados.
 
El 28 de marzo 2016, trabajadores de la zona 3, ubicada en las comunidades Tezulutlán I y II, en Sayaxché, Petén, denunciaron ante la Ministra de Trabajo y Previsión Social, Aura Leticia Teleguario Sincal, las violaciones antes indicadas, a la fecha no han recibido respuesta de dicha denuncia. Sostienen que, algunas inspecciones de campo realizadas por la Inspección General de Trabajo,  han impuesto 25 prevenciones a dicha empresa, pero no ha pasado nada. Según los trabajadores, lo dudoso del caso es que los informes de los inspectores de Trabajo, indican que la empresa cumple con las leyes laborales, situación que rechazan rotundamente.
 
El 8 y 9 de julio, trabajadores de la zona 2 de Chiquibul, S.A., realizaron manifestaciones pacificas, reclamando respeto a sus derechos humanos y laborales, violentados por dicha empresa. El 9 de julio, se reunieron con representantes de la empresa en Chisec, Alta Verapaz; en esa ocasión, participaron integrantes de COCODES de la micro región de Tierra Blanca y delegados de trabajadores, el acuerdo fue que la empresa Chiquibul, S.A., respondería por escrito las demandas de los trabajadores y que el 14 de julio, en una nueva reunión, la empresa entregaría lo prometido.  En la fecha acordada, la empresa incumplió el compromiso, lo que provocó la indignación de los trabajadores.
 
En días pasados, los trabajadores iniciaron manifestaciones pacificas en Sayaxché, reclaman a la empresa Chiquibul, S.A., al Gobierno de Guatemala, a la Ministra de Trabajo, al Comisionado Presidencial del Diálogo y al Procurador de Derechos Humanos, que se abra un diálogo serio para buscar solución a las demandas laborales. Los trabajadores, se han comunicado con la Vice Presidencia de la República y las instituciones mencionadas, reiterando sus denuncias y buscando solución a las demandas, sin embargo, no perciben avances ni voluntad de la empresa emplazada, que viola los derechos adquiridos y las obligaciones laborales que ordenan las Leyes. El Ministerio de Trabajo, tampoco actúa para defender esos derechos.

La impunidad de las elites y grandes empresarios, debe ser combatida. Los derechos del trabajador, deben ser respetados. Los trabajadores no están solos, el Consejo de desplazados de Guatemala CONDEG, acompaña su lucha legítima por la defensa de derechos.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.