Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
La hora de la justicia
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 2 de septiembre de 2016

Bien se puede decir, que Guatemala es un país de sorpresas y de virajes inesperados. Aquí ocurre lo que hasta hace pocos años era impensable. Por primera vez en la historia judicial, vemos con satisfacción resultados en la lucha contra la impunidad, la corrupción y por el fortalecimiento de la administración de Justicia. Los ciudadanos percibimos avances importantes a partir de la actuación de Fiscales, Magistrados y Jueces, quienes en mayoría, cumplen bien su trabajo, aplican la Ley apegados a Derecho, son transparentes y resuelven con independencia e imparcialidad.

El resultado efectivo de las investigaciones, la recolección profesional de evidencias acumulando medios científicos de prueba e identificando testigos, permite construir casos sólidos, sustentados con pruebas irrefutables, así son todos los que hasta este momento se desarrollan en Juzgados de Alto Impacto, que conocen juicios contra el ex Presidente y la ex Vicepresidente, ex Ministros, Jueces, Magistrados, ex Alcaldes, ex militares, diputados, empresarios, políticos y ex funcionarios públicos, sin excepción, todos están cayendo como moscas en miel por su participación en actos de corrupción.

Hasta ahora, la acción profesional del Ministerio Público MP y la Policía Nacional Civil PNC ha sido eficiente, pero cuando se ordenan allanamientos, no todo es satisfactorio, como el caso de plazas fantasma en el Congreso Nacional; el Juzgado respectivo ordenó capturas, una contra el ex Presidente del Congreso Nacional, Luis Armando Rabbé Tejeda, quien por filtración de información, fue advertido de su inminente captura, entonces decidió huir del país y se supone se encuentra en Nicaragua protegido por autoridades de esa República centroamericana.

En este asunto, es evidente que hubo fuga de información, ¿De dónde?, ¿Quién es responsable? Hay que averiguarlo. En relación a esto, recientemente, la Magistrado Silvia García, Vocal IX de la Corte Suprema de Justicia, expresó en un medio radial, que la fuga de información era una posibilidad. Lo cierto es que ahora Rabbé es un delincuente prófugo, gracias a que alguien le informó a tiempo para que pudiera abandonar el país y refugiarse en otro, alegando persecución política. ¡Vaya cinismo!

Por el mismo caso, a solicitud del Ministerio Público, el Juzgado Décimo Penal decretó arraigo contra otros cinco diputados. Lo insólito está sucediendo en Guatemala.

También ex altos mandos militares están sujetos a proceso, sindicados de crímenes de lesa humanidad cometidos durante el conflicto armado interno.

Y la cuenta sigue aumentando, esta semana estalló otro escándalo de corrupción, esta vez en el Registro General de la Propiedad, donde los investigadores encontraron evidencias de presuntas anomalías en la contratación de personal. Por este señalamiento, el Juez pesquisidor ordenó la captura y prisión preventiva de Anabella de León, ex Registradora, señalada de autorizar la existencia de plazas fantasma y otros ilícitos. Por la misma acusación, fueron capturadas otras personas, cercanas colaboradoras de la Licenciada de León.

Todo esto que estamos presenciando, vuelvo y repito, es insólito. Primera vez en la historia judicial, que conforme el debido proceso, se captura, detiene en prisión preventiva y se juzga en los Órganos Jurisdiccionales a altos dignatarios y militares de un país, por asuntos que tienen que ver con corrupción e impunidad. La Justicia está llevando ante la Ley a los ladrones, que robaron millones de Quetzales de fondos públicos y a los violadores de Derechos Humanos. La Justicia está sumando.

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.