Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 18 - 2021

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Contravía
Desprecio por la vida, un perverso legado
Por Factor Méndez Doninelli - Guatemala, 12 de febrero de 2021

En memoria de las niñas y mujeres a quienes salvaje e impunemente, autores enfermos y malignos les arrebataron la vida en estas primeras semanas transcurridas del 2021. En Guatemala la violencia es tan cotidiana, que la misma sociedad ni siquiera se conmueve, parece haberse acostumbrado, pese a los hechos indignantes y repugnantes como el secuestro, abuso sexual y asesinato de niñas.

 

La sociedad guatemalteca se caracteriza por ser multiétnica, pluricultural, diversa, patriarcal, machista, con fuertes rasgos de misoginia, racista, discriminatoria y sobretodo, hundida en una cultura de violencia que alcanza su máxima expresión en el desprecio por la vida de las personas sin distinguir sexo, edad, etnia, posición económica o nivel educativo, da igual para quienes como autores intelectuales ordenan a sicarios convertidos en autores materiales eliminar a las víctimas. Esa cultura de violencia golpea selectivamente a diferentes sectores sociales vulnerables y llega a extremos de arrebatar la vida de niñas, adolescentes y mujeres la mayoría de las veces acompañada de abuso sexual y con total impunidad, esta tiene una génesis, un origen, un principio que explica la conducta enferma, despiadada y perversa de quienes cometen este tipo de salvajadas.

La cultura de violencia que prevalece en Guatemala tiene causas históricas estructurales, el racismo, patriarcado, discriminación, desigualdades, pobreza, despojo de territorios, genocidio, sistemáticas violaciones a derechos humanos (DDHH), imposiciones de las élites, sometimiento a intereses de países centrales y pertenencia al bloque de países periféricos dependientes. Además de las causas estructurales anotadas, también hay causas coyunturales que prolongan la cultura de violencia e imponen conductas abusivas, irrespetuosas, cobardes, infames y desquiciadas como la de sicarios que obedecen al crimen organizado nacional y transnacional de narcotráfico, extorsiones, trata de personas, tráfico de armas, de órganos humanos, trata con fines de explotación sexual.

También son causas las conductas autoritarias, dictatoriales, abusos de autoridad y vulneración constante de DDHH cometidas por el Estado y sus agentes, situación que también es histórica pero que alcanzó mayor intensidad durante el conflicto armado interno que sacudió a la población guatemalteca durante treinta seis años (1960-1996). En ese período las dictaduras militares implantaron la Doctrina de la Seguridad Nacional (DSN), mediante políticas contrainsurgentes y de control social, con violencia, abuso de fuerza y total desprecio por la vida de niñas, niños, adolescentes, mujeres, hombres y ancianos, los militares cometieron crímenes de lesa humanidad, entre estos, detenciones ilegales y arbitrarias, torturas, tratos crueles e inhumanos, desapariciones forzadas o involuntarias, ejecuciones extrajudiciales, masacres y genocidio. Todavía se siguen descubriendo cementerios clandestinos con fosas comunes, la mayoría encontrados en destacamentos militares donde fueron enterradas las víctimas de esta infamia. Durante esa época fue común el aparecimiento de cadáveres con claras señales de crueles torturas, que incluían cuerpos desmembrados y en el caso de mujeres con brutales señales de abuso sexual. Todo eso y más lo hicieron los militares y sus esbirros, son ellos y su malvado ejemplo, los verdaderos responsables de implantar una cultura de violencia que domina en la sociedad.

El desprecio por la vida que observamos en esta época, es un perverso legado que dejaron las dictaduras militares guatemaltecas impuestas el siglo pasado. Estamos ante un nuevo desafío, volcar nuestros esfuerzos para erradicar la cultura de violencia y fomentar cultura de paz, respeto a las diferencias y seguridad a los grupos vulnerables.

 

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.
Estado socialista en el mundo, es una forma de hacer homenaje a todas las mujeres, sin excepción, que a lo largo del desarrollo de la Humanidad, acompañando a los hombres, se han distinguido por su empeño y coraje impulsando luchas sociales que como en la Revolución rusa de 1917, lograron cambiar las condiciones estructurales de la sociedad.

La celebración mundial del Día Internacional de la Mujer, es un reconocimiento al esfuerzo, aportes y logros que a través de las luchas sociales las mujeres han empujado en todas las épocas y países. Saludo a las esforzadas mujeres guatemaltecas.