Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Emigrar a Islandia
Por Gabriel Aguilera Peralta - Guatemala, 15 de diciembre de 2007

Es afortunado que exista Haití, eso nos salva...

Si estás pensando en emigrar para escapar de la violencia del país, te recomiendo Islandia. Cierto, la mayor parte del año es frío y oscuro, pero tiene hermosos paisajes de volcanes activos y fiordos azules y es la nación número uno en el mundo en calidad de vida, según Naciones Unidas. El último informe sobre el desarrollo humano del PNUD le da esa ubicación y desciende a Guatemala al penúltimo lugar de Latinoamérica. Es afortunado que exista Haití, eso nos salva de llegar al último lugar.

Toma nota de que, aunque tenemos buenos indicadores macroeconómicos, ello no mejora la calidad de vida. O sea, solamente crecimiento económico no es igual a desarrollo. Estamos mal en los indicadores mundiales, debido a la pobreza pero fundamentalmente por la inequidad en el ingreso.

Existen países africanos más pobres que Guatemala, pero en los cuales el ingreso se reparte mejor.

En el índice de PNUD, Noruega, que era el número uno el año pasado, retiene un honroso segundo puesto. Suecia figura también entre los diez primeros. En general los escandinavos se ubican siempre en los primeros lugares del índice de Naciones Unidas, que se construye sumando la expectativa de vida, con el acceso a la educación y el ingreso, expresado por el PIB per cápita.

No es casualidad que los escandinavos gocen de la mejor calidad de vida desde hace décadas. Se debe a la persistencia de regímenes políticos progresistas, esencialmente socialdemócratas. Sucede que la social democracia, aunque es un paradigma del siglo XIX, se ha manifestado como el modelo que combina en mejor forma la economía de mercado, la libertad individual con un Estado fuerte, regulador y que provee el bienestar de los ciudadanos, en especial en salud, educación, seguridad, y que lo logra, desde luego, con cargas tributarias sustantivas, que son pagadas de buen grado por ciudadanos que confían en su Estado. Es tan tranquila la vida en Noruega que, durante un verano en que yo estaba en Oslo, los titulares de primera plana eran que un automóvil había arrollado a un ciervo. Compara con nosotros.

Viene la reflexión a que estamos por inaugurar un Gobierno que se define como socialdemócrata.

Merecen apoyo los propósitos del presidente Álvaro Colom de atender prioritariamente la agenda social, esperamos que esas políticas y programas tengan éxito e inicien, aunque sea lentamente, la transformación de Guatemala para que nuestros hijos puedan vivir en un entorno de mejor calidad de vida.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.