Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 14 - 2019

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Ministerio Público: ¿a quién sirve?
Por la redacción del Boletín gAZeta - Guatemala, 2 de junio de 2021


La desesperación del Ministerio Público por hacer caso omiso de casos de alto impacto es tal, que ahora ha girado una orden de captura contra el exfiscal de la Fiscalía Especial contra la Impunidad, Juan Francisco Sandoval. La fiscal general Consuelo Porras dedicó una conferencia de más de 20 minutos para hacer responsable a Sandoval de diversos delitos y razonar la emisión de la orden de captura. Entre otros aspectos, la fiscal señala que Juan Francisco Sandoval divulgó información confidencial.

Como se sabe, el exfiscal Sandoval estaba comenzando a investigar una entrega de dinero que realizaron ciudadanos rusos, el cual se supone que iba en una alfombra y que estaba dirigido al presidente de la República. Además, también investigaba otros delitos como el de las caletas de más de 122 millones de quetzales o el del control de operaciones en la portuaria Santo Tomás de Castilla, entre un largo etcétera. Este fue el factor primordial que provocó la destitución de Sandoval y, luego, que se girara orden de captura.

La señora fiscal, en su disertación, se centró en atacar al exfiscal Sandoval, obviando temas de alto impacto, como los descritos anteriormente. Esto demuestra que quiere, desde lo interno del MP, olvidar dichas investigaciones y dejar impunes a los implicados, razón por la cual ha hecho de Sandoval un chivo expiatorio. Así, muchos temas, como el soborno y el desvío de dinero, especialmente el designado al combate contra el COVID-19, la compra de vacunas, el manejo antojadizo del presupuesto, entre otros, quedarán sin ser investigados.

Sandoval llamó a esto una estrategia de criminalización, dirigida por la fiscal general y diseñada para perseguir a todas las persona que durante muchos años han contribuido al fortalecimiento de la justicia y el combate a la corrupción e impunidad.

En este contexto, la fiscal Consuelo Porras busca evitar el involucramiento del presidente de la República en estructuras de corrupción. Sin embargo, las acusaciones contra Giammattei van haciéndose cada vez más contundentes; por ejemplo, existen testimonios que lo señalan de haber recibido sobornos de empresarios rusos para controlar las operaciones de una empresa portuaria en Santo Tomás de Castilla. Tratando de desviar la atención a estas acusaciones, la fiscal Porras afirmó que las acciones de la FECI violaron los derechos humanos, dando credibilidad a ataques de detractores y cuentas anónimas en redes sociales, cayendo además en flagrante contradicción pues, si Sandoval divulgó información confidencial cuando insinuó el asunto de los rusos, ¿por qué ella y el nuevo jefe de la FECI dicen que al respecto no hay ningún indicio?

Este espectáculo, o show mediático, solo nos demuestra la desesperación del Ministerio Público por querer enterrar estas denuncias y proteger al presidente y sus aliados en la corrupción, para que todo quede impune.

En este caso, el ataque fue dirigido al exfiscal Sandoval, pero no se dude de que cualquier otro ciudadano que luche conta la corrupción e impunidad puede ser blanco de estos ataques si llega a hacer denuncias contundentes. Porque el Ministerio Público ha dejado de ser un ente que representa la justicia para el pueblo y ha pasado a ser un defensor más de la corrupción y la impunidad. La forma grotesca como la fiscal general salió a dar sendas declaraciones, transformándose en la espada revanchista manchada de sangre que defiende al presidente Giammattei de todos los actos de corrupción que ha cometido, lo ha dejado más que claro. Evidenciada como autora de flagrante plagio intelectual, ya no le interesa la opinión pública, ni la de los países amigos, su objetivo es concreto: defender a quienes integran el pacto de corrupción e impunidad.

Estamos viviendo momentos oscuros en la historia de nuestro país. Las fuerzas tenebrosas, como el crimen organizado, el narcotráfico, los facineroso de todo tipo, han tomado los poderes del Estado, cuyas instituciones están al servicio de estos grupos nefastos. La FECI, dirigida por Sandoval, era un bastión que sobrevivía a los embates de estos grupos, pero ahora está en manos de estos mismos actores, volviéndola un instrumento al servicio del Pacto de Corruptos y sus aliados.

La sociedad guatemalteca tiene que estar consciente de esta situación, es momento de conocer nuestra realidad y que sean las y los ciudadanos, así como las diversas organizaciones, quienes pongan un alto a estos desmanes. Guatemala es un país que merece tener funcionaros honestos y probos, y que la democracia prevalezca para el bien de todos los ciudadanos.

 

Fuente: gazeta.gt - 05/09/2021


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.