Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El futuro de Nineth
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 17 de mayo de 2005

Se ha desarrollado en el lado izquierdo del cuadrante.

Nineth es sumamente carismática. Desde que la desaparición de su primer esposo, la llevó a implicarse en el movimiento pro derechos humanos hasta el momento en el que anuncia su intención de lanzar un nuevo partido político, ha sabido pulir su imagen pública.

En el momento en que Nineth anuncia la creación del Encuentro por Guatemala, el largo camino recorrido en la política nacional la ha llevado de intransigente dirigente del movimiento de masas a las alturas de actora imprescindible en el juego institucional.

La carrera de Nineth se ha desarrollado en el lado izquierdo del cuadrante ideológico. Cuando se sumó a la Instancia Nacional de Consenso, promovida por el Cacif para darle salida a la crisis provocada por el autogolpe de Jorge Serrano, Nineth se familiarizó con figuras claves del sector privado organizado. Mientras Rigoberta Menchú adoptaba una postura radical, el sector privado organizado aprendía a apreciar la moderación y el sentido político de Nineth.

En su primera participación en la política formal, impulsó el proceso de reconversión del viejo partido revolucionario en la primera versión de la Alianza Nueva Nación, que permitió incorporar cuadros de la URNG al juego político legal y la llevó a ella a obtener su primera diputación.

A partir de ahí, Nineth aprendió a desenvolverse en las turbias aguas del Congreso, sin que el lodo en el que suelen chapalear los ilustres padres y madres de la patria, llegara a mancharle los talones.

Nineth dice que su nuevo partido tendrá una orientación socialdemócrata, lo cual, en un país como Guatemala, es algo que se necesita. Ella tiene la ventaja de no generar anticuerpos en el sector económico, lo cual puede aminorar el ataque que suelen recibir los partidos de centro izquierda. No obstante, un proyecto socialdemócrata en Guatemala tiene que sortear grandes desventajas; en primer lugar, la ausencia de un Estado fuerte. En este país, el poder estatal no sólo carece del monopolio de la violencia legítima sino además no puede aprobar impuestos para financiarse. Luego, está la debilidad de organizaciones sociales sobre las cuales pueda apoyarse un proyecto como éste. El grupo que apoya a Nineth tendrá que incorporar a sindicatos urbanos y organizaciones campesinas, para que el encuentro por Guatemala arranque con buen pie.

El partido en ciernes tiene que afrontar la innegable despolitización de los guatemaltecos. Desde que la DC ganó en 1986, no ha habido agrupación alguna con ideología definida que gane una elección en Guatemala. Cuando los guatemaltecos votan, su motivación, más que apoyar a un candidato o un programa, es expresar su disgusto por quienes gobiernan. Por eso es que, a pesar de vivir en un país con tantas necesidades y pobreza, los electores tienden a decantarse por partidos que únicamente favorecen a las elites.

Si Nineth y compañeros logran comunicar el sentido de la socialdemocracia, es probable que el Encuentro por Guatemala pueda convertirse en una fuerza política estable y de importancia. Ojalá lo logren.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.