Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Bersheísmos
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 14 de junio de 2005

Muy pocos olvidarán la manera tan pintoresca como se expresa.

He aquí una selección de algunas frases que el presidente Óscar Berger ha dicho en público o en declaraciones a la prensa:

“Quisiéramos entregarle al pasajero un boleto, que lo use directamente y luego pagarlo nosotros”, el 16 de marzo de 2004, durante una de las crisis recurrentes del transporte urbano capitalino.

“El último examen de sangre que me hicieron estuvo tan bueno. Creo que tengo sangre azul”, el 15 de abril de 2004, al comentar su estado de salud.

“Era un trámite que venía del gobierno anterior, somos ajenos a ello”. Al explicar la razón por la cual su gobierno transfirió, el 4 de mayo de 2004, a cinco meses de haber tomado posesión, en pleno momento de crisis presupuestaria y de cabildeos para aprobar un paquete tributario, Q100 millones al Instituto de Previsión Militar (IPM).

“Tendríamos que almorzar en la zona 18… de repente”. El 15 de junio de 2004, al preguntársele sobre la posibilidad de que se reuniese con el ex presidente Alfonso Portillo.

“Habría que investigar de dónde provino el balazo, porque los agentes no llevaban armas”. El 13 de enero del corriente año, al comentar las circunstancias en las que fue muerto en Los Encuentros uno de los campesinos que trataba de impedir el paso de la maquinaria destinada a la excavación minera en San Marcos.

“No sé si la Iglesia no se pronunció porque era un gobierno de evangélicos”. El 17 de enero de este año, al comparar la crítica que la Iglesia Católica hace a su gobierno con la que esta institución hizo al régimen de Alfonso Portillo.

“Fueron irresponsables, salvajes, y eso tiene que ser penado por la ley. No hay nada de qué hablar”, el 16 de enero de este año, luego de que el gobierno despidió a los controladores aéreos que habían paralizado el el tránsito aéreo en La Aurora.

“Como no quiere el asfalto, miremos cómo nos lo repartimos”, durante la reunión del gabinete móvil, el 27 de mayo pasado, con los alcaldes del departamento de Guatemala, cuando comentó la negativa de Álvaro Arzú de aceptar el ofrecimiento que el gobierno le había hecho para contribuir a asfaltar 5 kilómetros de vías públicas.

“Logramos revertir la decadencia en la que se había encarrilado el país”, el 11 de enero de este año, durante una reunión con periodistas, para exponer los logros de su primer año de gobierno.

“Ese señor sí llega, pero sólo a dormir”, el 27 de abril de este año, en referencia al diputado Mario Bolaños, quien interpeló en esos días al ministro de Salud Pública.

“¡Todavía estoy entero, vos!”, comentario hecho a Miguel Fernández, comisionado presidencial para la Competitividad, durante el juego de sóftbol que sostuvo contra viejas estrellas del béisbol nacional, el 18 de mayo pasado.

“Me siento como Ricky Martin”, el domingo pasado, durante la Marcha contra el hambre, al explicar su emoción porque los guatemaltecos le pidan su autógrafo.

Es muy probable que debido a las circunstancias tan difíciles en las que le tocó asumir la presidencia, Óscar Berger no sea recordado tanto por sus logros… Pero de lo que sí podemos estar seguros es que muy pocos olvidarán la manera tan pintoresca como se expresa.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.