Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Aplausos para Daniel Hernández
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 12 de julio de 2005

Un merecido homenaje para un guatemalteco enamorado de Guatemala.

Dicen que la Orden de Las Artes y Las Letras en grado de Caballero se la otorgan los franceses “por el conjunto de su obra y su contribución a la difusión de la Cultura en Francia y el Mundo”. Yo más bien pienso que Daniel Hernández se la tiene merecida porque ha hecho de Guatemala el diástole y sístole de su vida y de su arte.tp

Pero, dirán, ¿no es esta una condecoración francesa? En efecto; sin embargo fue una condecoración sueca –el premio Nóbel– la que reconoció también, en su tiempo, la profunda guatemalidad de Miguel Ángel Asturias. Y también fue otro galardón francés, las Palmas Académicas, las que exaltaron la raíces chapinas de Jorge Sarmientos.

Lo que sucede es que en Guatemala somos un tanto lerdos para enterarnos de las cosas maravillosas que nuestros artistas hacen. Por eso es que han sido españoles (como sucedió con Monterroso), mexicanos (como ocurrió con Cardoza) y franceses, lo que deben recordarnos que nuestros talentos ser reconocidos.

Y vaya si Daniel no ha desbordado en razones para que Guatemala le reconozca sus méritos. Por ejemplo, cuando era joven e indocumentado, trabajó arduamente para revelarnos y enseñarnos a apreciar los inmensos tesoros que guardan los patios de la empresa nacional de ferrocarriles Fegua. Gracias a las varias excursiones que organizó al Irtra de Aguacaliente, en convoyes halados por la vieja locomotora 205, una Baldwin 2-8-2, muchos empezamos a tomarles cariño a las máquinas de vapor. Esa nostalgia que nos hizo compartir, nos ha llevado a soñar con que el salón que Fegua dedica a la historia del ferrocarril puede crecer hasta convertirse en ese museo que se merece este medio de transporte.

A Daniel debemos también que se haya generado la preocupación por restaurar el órgano de Catedral. Fue él quien, a finales de los 80, promovió la realización de conciertos que nos permitieron apreciar la portentosa belleza sonora de este olvidado instrumento. Y gracias a él también, una tarde de diciembre, nuestro atribulado Centro Histórico escuchó cómo las campanas de sus iglesias se unieron para ejecutar un concierto que hizo historia.

Como fotógrafo, que es por lo que más se le conoce, Daniel ha expuesto en Estados Unidos, Argentina, Ecuador, Alemania, Holanda, España. Su interés por impedir que los guatemaltecos olvidemos el efecto devastador del conflicto armado lo llevó a crear esa figura impactante del Ángel del Remhi, que hoy se ha transformado en el ícono que identifica las tribulaciones de nuestra memoria histórica reciente.

Me alegra que el Ministerio de Cultura de Francia le otorgue a Daniel la Orden de Las Artes y Las Letras. Francia es, solo después del nuestro, el país al que más aprecio le tiene. Ojalá Guatemala, a la que Hernández tanto quiere y tanto sufre, no tarde mucho en sumarse al homenaje.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.