Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El parteaguas de la poesía guatemalteca
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 19 de julio de 2005

“La Izquierda Erótica” abrió el camino a nuevas formas expresivas para poetas mujeres.

Cuando Ana María Rodas publicó en 1973 Poemas de la Izquierda Erótica, ninguna otra poeta se había atrevido a reclamar para sí una forma expresiva que hasta ese entonces era coto exclusivo de los hombres.

Pero no solamente eso. En La Izquierda Erótica, Rodas utilizó el lenguaje como un instrumento de liberación personal. En las palabras asignadas para uso de las mujeres, la sociedad había impuesto un conjunto de expectativas y de límites de lo que, en ese tiempo, significaba el género femenino. En la Guatemala de la primera mitad de los 70, se esperaba, so pena de extrañamiento y escarnio, que la mujer fuese sumisa, atenta y complaciente a los deseos del hombre y, sobre todo, insensible a la frustración y sorda a los gritos de su conciencia. “La mujer de su hogar” no debía ser dueña de su cuerpo ni de sus sensaciones. Todo esquema de mandatos sociales lo reflejaban nuestras escritoras en un lenguaje rebosante de almíbar y pleno de metáforas, que más que representar, escondían. El molde conductual y actitudinal en el que las mujeres debían encorsetarse imponía una modalidad expresiva que les negaba el derecho de revelarse su ser interno.

Cuando Rodas empieza a verbalizar sus emociones y a reflexionar acerca de estas, lo hace en un momento en el que el mundo es sacudido por la segunda oleada feminista y en el que Guatemala, vive uno de los más formidables procesos renovadores de su historia artística.

En este contexto es que surge La Izquierda Erótica. El sustrato personal lo da la experiencia de Rodas como mujer: su vida cotidiana, las frustraciones generadas por la relación asimétrica heterosexual tradicional, en la que el hombre tiene prerrogativas y la mujer únicamente obligaciones. Pero aparte de la rebelión que implicó llevar a la esfera pública estos temas que las mujeres de su tiempo preferían sufrir en privado, Rodas ignoró las prohibiciones de utilizar un lenguaje reservado a los hombres.

Vulva, pechos, orgasmo, pene, semen fueron palabras recuperadas por ella para uso de las mujeres. Es a Ana María Rodas y su Izquierda Erótica, a quienes la poesía guatemalteca debe que el lenguaje no sea ya un coto separado por la pared del género. Gracias a Rodas, esta barrera avasallante, reflejo de la dominación patriarcal, ha sido irremediablemente derruida. Y gracias a ella, nuevas generaciones de escritoras pueden tener acceso a formas expresivas y temas que hace 32 años solo los hombres podían abordar sin ser estigmatizados.

Por eso, Poemas de la Izquierda Erótica es el parteaguas de la poesía guatemalteca escrita por mujeres. Me congratulo de la nueva edición de esta obra cimera de la literatura nacional y me sumo a las felicitaciones que recibirá Rodas mañana, cuando su libro sea presentado en el Centro Cultural Luis Cardoza y Aragón de la Embajada de México.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.