Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Guatemala, un Estado en peligro
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 9 de septiembre de 2005

La presión demográfica sigue siendo amenazante.

Aquí el problema no es la amenaza de una insurgencia, como sucedió en los 80. Como bien ha dicho el Fund for Peace (FfP), Guatemala afronta problemas en diversas áreas que bien pueden ponerlo entre la lista de estados fracasados. De los indicadores que esa entidad utiliza para estimar cuán en peligro se encuentra un Estado, Guatemala muestra graves problemas en lo referente a presiones demográficas, desigualdades en el desarrollo económico, deslegitimación del Estado, violaciones generalizadas a los derechos humanos y fraccionamiento en las elites. En una escala que va de 0 a 10, en donde 10 representa el punto máximo que puede alcanzar cada problema, Guatemala puntea peligrosamente por encima del 8.7 en cada una de estas variables.

La presión demográfica continúa siendo amenazante para el país. De acuerdo con el Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE), durante el quinquenio 2000-2005, el número de nacimientos por año aumentó en un 7.6 por ciento. Lo cual no sería tan grave, si el desempeño económico fuera bueno y la estructura de distribución del ingreso no estuviera dolorosamente sesgada a favor de los que más tienen.

En este aspecto Guatemala obtuvo una puntuación de 9 (El Salvador, 8 y Honduras 5). El aspecto de la desigualdad sigue siendo grave. Ya lo dijo Karen Slowing durante la presentación del Informe de Desarrollo Humano 2005: en Guatemala el 10 por ciento de la población más rica concentra el 48.3 por ciento del ingreso nacional, en tanto que el 10 por ciento más pobre apenas recibe el 0.9 por ciento. En Costa Rica, el país con el que masoquistamente nos gusta compararnos, el 10 por ciento más pobre tiene acceso al 1.4 por ciento del ingreso en tanto el 10 por ciento más rico acumula el 26.1. La puntuación que nos presenta el FfP es 9, igual a la de Honduras y El Salvador. En el tema de la deslegitimación del Estado, vemos que la corrupción sigue siendo un problema que aumenta. La población no tiene confianza en sus fuerzas de seguridad: la Policía delinque y el Estado contrata bienes y servicios sin hacer este proceso más transparente. En este rubro, Guatemala tiene una puntuación de 9.5 (El Salvador, 9 y Honduras, 9.9).

Los derechos humanos siguen siendo violados. Abundan los allanamientos en sedes de organizaciones de la sociedad civil, ataques a defensores y persisten las ejecuciones. En este tema la puntuación fue de 8.7. (El Salvador, 8 y Honduras 7.2). El último tema que le da problemas al Estado es la emergencia de elites enfrentadas. En el caso guatemalteco, basta ver las páginas de opinión de los diarios para tener una idea de los abismos que hay entre varios de los sectores de la sociedad. Nuestras elites están polarizadas, sin que hagan el esfuerzo por alcanzar acuerdos que rebasen sus intereses de grupo. En este rubro la puntuación que recibimos fue de 9.1. Aquí El Salvador tiene un nivel de polarización más alto, 9.7.

Al sumar la puntuación de los 12 indicadores se ve que está en la categoría de Estados en peligro. Esperemos que este gobierno pueda hacer algo para alejarnos del colapso.

Tomado de www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.