Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Sin novedad en el frente
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 30 de marzo de 2007

El sector privado conserva el control de Gobernación.

Luego del pataleo que el CACIF y la Cámara de Industria hicieran para sostener en su cargo al anterior ministro, ha retornado la tranquilidad a los cenáculos del sector privado. No es para menos, porque ante la amenaza que representaba para el sector privado organizado la pérdida de esa cartera, el presidente Óscar Berger ha decidido mantener ese importante Ministerio en manos de gente de la entera confianza de “los muchachos”.

El nombramiento de Adela Camacho de Torrebiarte al frente de la cartera de Gobernación ha tenido así la triple virtud de salvarle la cara a este Gobierno ante la opinión pública, resolver una crisis política consiguiendo un voluntario para asumir un puesto que nadie quiere, y a la vez con ello reafirmar las conexiones orgánicas del régimen con los grandes grupos económicos. Porque para nadie es un secreto que la señora Camacho de Torrebiarte forma parte de una de las familias más influyentes de este país, propietaria, entre otras empresas, de Calzado Cobán, la mayor productora y exportadora de calzado de Guatemala. Su esposo, Luis Pedro, quien es también un connotado psiquiatra, ha sido presidente de la Gremial de Productores de Cardamomo, en tanto que sus dos cuñados, Juan Miguel y Carlos Emilio fueron, al igual que Carlos Vielmann, presidentes de la Cámara de Industria. Juan Miguel es además presidente del Banco Industrial, el mayor grupo financiero de Guatemala. José Carmelo, el otro cuñado, actual presidente de Calzado Cobán, ha tenido una activa participación como dirigente empresarial, en estos días forma parte del directorio de Fundesa, la fundación del sector privado, que in ilo tempore fracasó en su intento de reconvertir a ese Frankenstein llamado Gran Alianza Nacional (Gana) en un partido funcional, a imagen y semejanza de la Arena salvadoreña.

La señora Torrebiarte de Camacho no será la primera de la familia que ejerza un cargo público: Carlos Emilio Torrebiarte es el presidente, desde 2004, de la junta directiva del IGSS y el esposo de la nueva ministra, Luis Pedro, participó recientemente, como delegado del Ministerio de Gobernación, en la Conferencia Anual del Hidrógeno 2007, realizada en San Antonio Texas.

Con la señora Camacho de Torrebiarte, el Gobierno evita ofender a sus socios en el sector privado a la vez que logra aplacar a quienes han señalado su miserable desempeño en el manejo del Ministerio de Gobernación y de la Policía. Dadas las vinculaciones de la nueva Ministra, es poco probable que desmantele las estructuras paralelas dentro de la Policía, y que tan útiles han sido para resolverle sus problemas al sector privado. No obstante, es digna de encomio su buena disposición y valentía al ofrecerse para asumir una cartera tan conflictiva y tan desprestigiada. Ojalá tenga éxito en impedir el colapso que se avizoraba en la seguridad pública.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.