Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Yo que Nineth me preocupaba
Por Gustavo Berganza - Guatemala, 5 de junio de 2007

Menchú sabotea su viabilidad electoral.

Me incluyo entre quienes pensábamos que la participación de Rigoberta Menchú como candidata presidencial de Encuentro por Guatemala tenía un gran valor simbólico y representaba un hito en nuestra historia electoral y una esperanza de cambio. Sin embargo, luego de leer la entrevista que le hicieron el pasado domingo en este diario y hacer un recorrido por la serie de declaraciones que ella ha dado públicamente desde el momento en que se anunció su condición de presidenciable, pienso que no muestra estar capacitada para la delicada tarea que implica asumir la conducción del país.

Ustedes dirán que tampoco óscar Berger tenía las calidades para gobernar al país. Es cierto y por esa razón, luego del paso de la Gana por la Presidencia, se acentúa la necesidad de elegir a alguien que conozca las necesidades del país y cuente, además, con el plan operativo para afrontarlas y el equipo necesario para implementarlo. La impresión de la señora Menchú que deja la entrevista realizada por Juan Luis Font y Claudia Méndez Arriaza es la de una persona que carece de la visión macro para identificar esas necesidades. Es cierto que la exclusión que sufren las mujeres se constituye en un serio obstáculo para el desarrollo, pero la señora Menchú la aborda como una circunstancia muy específica, casi desligada del contexto global en que se produce. Esta visión es más propia de alguien que trabaja en una organización no gubernamental especializada en el tema y no la de una aspirante a dirigir los destinos de Guatemala.

Por otra parte, me llama la atención que a 96 días de las elecciones, Encuentro por Guatemala (EG) carezca de un documento con las líneas generales que fundamentan las candidaturas de la señora Menchú y de Fernando Montenegro. Aparte de los nombres que se han incorporado a sus listados de candidatos a diputados, de la trayectoria de Nineth Montenegro y de las evidentes dificultades que tienen para financiar su campaña, no se nos explica qué distingue a este partido de otra organización que se autodefine de centro-izquierda como lo es la Unión Nacional de la Esperanza (UNE). A diferencia de otros partidos, cuyos candidatos carecen de la proyección de Rigoberta Menchú, Fernando Montenegro y Nineth Montenegro, Encuentro por Guatemala se ha constituido en breve tiempo como una alternativa real de poder, lo cual nos lleva a electores y analistas a exigirle más de lo que se espera de otros candidatos cuyo desempeño se avizora como marginal en las próximas elecciones.

Si la señora Menchú desea ser considerada como una candidata seria tiene que hacer un esfuerzo muy serio para trascender el ámbito limitado de los temas sectoriales y debe articular una propuesta global, factible y creíble, que aborde no solo sus preocupaciones y proyectos favoritos, sino los que la mayoría de guatemaltecos consideran más acuciantes. De momento, la violencia, la inseguridad, el desempleo y el alto costo de la vida parecen estar fuera de la óptica de Menchú y compañeros. A ver si todavía logra construir un discurso más coherente e integral: de otra manera, su candidatura será apenas un incidente, una anécdota que no tuvo influencia alguna para variar el curso de la política guatemalteca.

Fuente: www.elperiodico.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.