Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El Estado y los partidos políticos de izquierda: Una visión autocrítica del Partido Unidad Revolucionaria Nacional
Guatemalteca URNG-MAIZ(*)
Por Gregorio Chay(**) - México, 12 de abril de 2016

INTRODUCCIÓN

El presente trabajo, es una crítica a mi propia organización, y una descripción a grandes rasgos, del esfuerzo que la dirección del partido realiza por su reorientación y reorganización, para recuperar su naturaleza como instrumento de la revolución y de los intereses del pueblo de Guatemala, en el año del vigésimo aniversario de la firma de los acuerdos de paz y del 34 aniversario de la conformación de la URNG guerrillera e histórica.

De aquella URNG guerrillera, que en los años 80 había generalizado la guerra de guerrillas en todo el país y había puesto en jaque a los gobiernos de turno, a la URNG actual hay mucha diferencia.

En la actualidad, somos una fuerza política marginal de las grandes decisiones del país, Y no porque hayamos decidido ser así o porque hayamos descansado de luchar sino que, por acción de nuestros enemigos de clase y de nuestros propios errores e insuficiencias, hemos perdido sensiblemente nuestra capacidad de disputarle a la oligarquía el poder y la voluntad de nuestro Pueblo.

Valga este esfuerzo para el bien del Pueblo de Guatemala, a quien nos debemos, y para reflexión de los diferentes movimientos emancipadores de los nuestros Pueblos, reunidos hoy en México gracias a nuestra hermana organización Partido de los Trabajadores de México, a quien agradecemos profundamente haber posibilitado este Encuentro fortalecedor de nuestras luchas.

TRES EVIDENCIAS PRINCIPALES QUE ILUSTRAN NUESTRA ACTUAL REALIDAD:

Resultados electorales. Del 12% obtenido en nuestra primera participación en 1999, caímos estrepitosamente en el año 2003 a un 2.3% y a una mínima representación en el Congreso de la República, situación que se ha prolongado hasta la fecha, con solo un leve crecimiento. En las elecciones 2015, participamos por aparte: Convergencia con 3 diputaciones logradas; URNG en coalición con el Movimiento Político WINAQ, con 2 Diputaciones al Congreso y 1 diputación al PARLACEN logrados; y, el Partido MNR, que será cancelado por no haber alcanzado el mínimo resultado que la ley establece.

Fragmentación de la izquierda. Dos partidos políticos provenientes de la URNG histórica participamos en las elecciones de 1999, tres en el 2003; cinco en el 2007; y las mismas cinco en el 2011, solamente dos de ellas en coalición. Y encima, con profundo distanciamiento de las principales expresiones sociales organizadas, incluidas las que han sido históricamente convergentes con el proceso revolucionario. La URNG histórica, está diseminada en todas estas expresiones de izquierda y, sin lugar a dudas, en todas las luchas que el pueblo de Guatemala libra en la actualidad.

Insostenibilidad de gobiernos municipales. De 1999 a la fecha, URNG ha ganado más de una veintena de gobiernos municipales, pero no ha podido sostener por más de dos periodos ni uno solo de los mismos. Los tres gobiernos municipales de URNG ganados en el 2011, se logran por primera vez.

CAUSALES

Lamentablemente, no hemos podido determinar con claridad las causas de nuestra realidad. Sin embargo, además de la acción de nuestro enemigo de clase, no es difícil identificar por lo menos, dos principales causas internas:

Desmovilización ideológica y política. Desde la Comandancia General de URNG hasta el último combatiente, asumimos en su momento que la firma de los Acuerdos de Paz y su consecuente desmovilización militar era un paso necesario y obligado, dada la prolongación indefinida de la guerra sin un posible ganador y una exitosa negociación de 9 años, que concluyó con un conjunto de compromisos de las partes por democratizar el país y suprimir las causas sociales y políticas que originaron el conflicto armado interno. Asumimos también, que este trascendental paso no modificaba un centímetro nuestra razón de ser, de instrumento de la revolución guatemalteca, que debíamos darle continuidad en otras condiciones.

Estos Acuerdos, sólo obligaban a URNG a desmovilizar sus fuerzas armadas, compromiso que cumplimos a cabalidad, y nada nos obligaba a desmovilizarnos ideológica y políticamente. Sin embargo, viéndonos en retrospectiva, veinte años después de nuestra inserción en las leyes y condiciones del sistema imperantes, también resultamos asumiendo como propias, ideas, concepciones y prácticas propias del capitalismo y sus instrumentos, en franco deterioro de las propias como expresión revolucionaria.

Así, al adquirir la calidad de partido político legal, dentro de las leyes del sistema, resultamos desmovilizando nuestra estructura de base que nos vinculaba directamente con el Pueblo durante la guerra, y la sustituimos totalmente por la que establece la ley electoral y de partidos políticos del país que son en la práctica, mecanismos e instrumentos para la repartición y disputa de espacios de dirección en el Partido y puestos de elección popular. Insensiblemente, la razón de ser de nuestro partido, se centró casi exclusivamente a la lucha por los espacios del poder estatal, con su consecuente distanciamiento de las demandas y reivindicaciones del Pueblo y sus distintas expresiones. Muy poco tiempo después de nuestra inscripción como partido político, empezó nuestra fragmentación en muchos partidos políticos más. Insensiblemente también, fuimos asumiendo una visión paternalista de la revolución. Es decir, que es el Partido el que le va a hacer la revolución al Pueblo a partir de su acceso al poder y, consecuentemente, a dirigir nuestros esfuerzos casi exclusivamente a la conquista del voto para los diferentes eventos eleccionarios. En la actualidad, las grandes mayorías nos ven como un partido político más, con el agravante de competir en total desventaja, frente a las enormes maquinarias electorales de derecha. Desde esta concepción de hecho, disminuyó nuestra acción por organizar y acompañar a los sectores sociales en sus propias luchas, y por articular las diferentes fuerzas convergentes por los cambios democráticos y revolucionarios que el país necesita.

Estrategia incompleta por la implementación de los Acuerdos de Paz y por la continuidad de nuestro proyecto revolucionario. La implementación de los Acuerdos de Paz, como un conjunto articulado de medidas para la democratización del país y de superación de las causas que originaron el conflicto armado interno se convirtió desde su suscripción, en nuestro objetivo estratégico alrededor del cual movilizamos todas nuestras energías. Sin embargo, a la estrategia de desgaste y desviación de su espíritu y contenido por parte de las fuerzas de la derecha, como movimiento revolucionario no tuvimos la capacidad de articular las fuerzas para imponernos. Por el contrario, después de perder en mayo de 1999 el referéndum por las reformas constitucionales, sobrevino el envalentonamiento de las fuerzas contrarias a los Acuerdos de Paz y la fragmentación de las fuerzas políticas y sociales de izquierda, de la cual no nos hemos podido reponer.

En la actualidad, las expresiones de la izquierda política y social, aunque coincidimos en las principales líneas de transformación revolucionaria que el país necesita, no logramos unificar nuestras fuerzas hacia una dirección común. Nuestras identidades y proyectos políticos particulares se siguen imponiendo a la necesidad de un proyecto político común.

LA REORIENTACIÓN Y REORGANIZACIÓN DE URNG

Tras la identificación de nuestros principales problemas, hemos definido y empezado a implementar tres líneas principales de acción en función de la recuperación de la naturaleza de URNG como un instrumento de la revolución en el mediano plazo, y el encaramiento exitoso del nuevo evento electoral 2019 a través de una fuerza unificada de toda la izquierda política e izquierda social:

Luchar con el Pueblo. Aunque URNG nunca ha dejado de hacerlo, es también realidad de que ya no es su prioridad y por ello, luchar con el pueblo, por sus demandas sentidas de educación, salud, desarrollo y cualquier otra reivindicación propia de la población y sus diferentes expresiones, nos permitirá fortalecernos ideológicamente, y poder contribuir a su organización y a la elevación de sus niveles de lucha, necesarias para la construcción del poder popular.

Reorganizar nuestra estructura partidaria de base. Las filiales municipales establecidas por la ley electoral y de partidos políticos no son suficientes para desarrollar las tareas necesarias de un partido revolucionario. Por ello, la reorganización por funciones de nuestra base, nos permitirá recuperar nuestro enraizamiento en el Pueblo.

Articular Fuerzas de cambio. Es obligado asumir que el partido político URNG es sólo un componente más de las diferentes y variadas expresiones sociales y políticas revolucionarias y progresistas en el país, y que hay nuevas fuerzas, especialmente comunitarias y sectoriales que son convergentes con un proyecto de cambio estructural en el país. Por ello, URNG, dada su trayectoria y su responsabilidad históricas, debe jugar un papel importante en esta gran tarea de todos por la articulación de fuerzas desde los niveles locales hasta el nivel nacional, para poder detener el avance de la agenda neoliberal en marcha, fortalecer las luchas sociales por sus propias demandas, y posibilitar el acceso a los puestos de decisión estatal, de las y los mejores y más consecuentes representantes del Pueblo de Guatemala.

Se nos impone relegar a segundo plano nuestras motivaciones personales y partidarias que legítimamente nos mueven a la participación política, por el supremo interés de articular fuerzas por la revolución guatemalteca.

En la álgida coyuntura nacional actual y en el protagónico papel que en ella juega el Congreso de la República, nuestros Diputados de los Partidos de Izquierda: Convergencia, URNG y Winaq, han realizado acciones conjuntas exitosas, que se complementan con básicos acuerdos de acción conjunta de los secretarios generales de dichos Partidos. Este inicio, augura una perspectiva esperanzadora de unidad de la izquierda, a la que URNG dedicará sus mejores esfuerzos por el bien del Pueblo de Guatemala y el proceso emancipador de los Pueblos de Nuestra América.

 

* Ponencia presentada en el XX Seminario Internacional del Partido del Trabajo, PT de México: “Los Partidos Políticos y una nueva sociedad”. Del 10 al 12 de marzo de 2016.

** Secretario General de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, URNG-MAIZ

 


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.