Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

En un día como hoy, hace 25 años
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 19 de julio de 2004
walterdelcid@lahora.com.gt

ANTES DE ENTRAR al tema de hoy, deseo expresar mis disculpas pues el viernes último no pude darle continuidad a la serie de artículos que con respecto a la Agenda Estratégica de Seguridad he venido desarrollando, inconvenientes de salud me imposibilitaron concretar la entrega para dicho día. Renuevo mis disculpas y gracias por su comprensión.

EN UN DÍA como hoy, hace 25 años triunfaba la Revolución Sandinista en Nicaragua. Con dicha victoria concluía uno de los regímenes más bestiales del continente. Llegó a su fin la dinastía Somoza. En un día como hoy, la geografía de Nicaragua se puso de moda en el mundo entero. La tierra de Rubén Darío, sería objeto de festejos por todo el mundo democrático. Los héroes de la Revolución iniciaban su más grande época de gloria, respeto y admiración. Hace 25 años teníamos más juventud; hoy, casi llegamos a la edad del festejo del pintor, escritor, comentarista, columnista, diputado y maestro Marco Augusto Quiroa.

SI COMO HAN expresado los sobrevivientes del denominado "Movimiento de Liberación Nacional", que la historia les ha dado la razón, es oportuno que traigamos a la mesa en "que pudo haberles dado la historia la razón". Veamos tan solo un ejemplo. Hoy, nuestro país posee el Índice de Desarrollo Humano (IDH) más bajo de Centro América. Y uno de los últimos de América Latina. Vaya manera de vanagloriarse con que la "historia les ha dado la razón". Esa es la victoria que les hace enorgullecerse. Que hoy haya más desigualdades, que hoy se padezcan más miserias, que haya más pobres y en condición de empobrecimiento a más y más guatemaltecos, ese es UNO de los resultados de la "victoria" de los antidemocráticos.

HOY HACE 25 años triunfaba la Revolución Sandinista y nos daba a todos, pero a los jóvenes centroamericanos en particular, una fuerte dosis de idealismo, al pensar en aquellos días que un mundo con mayor justicia se podía construir. La opción de las armas ofrecía su mejor ejemplo de cómo alcanzar una victoria en la consecución de la justicia social. Era 1979 y de pronto aquí todo se oscureció. Aquí se agudizaron las condiciones represivas y se acentuó el terror y el miedo para gobernar y acallar a como diera lugar cualquier expresión democrática de lucha o de simple manifestación.

RECORDAMOS CON PARTICULAR agrado en nuestra memoria, las hazañas victoriosas de quienes en nombre de su pueblo asumían el control gubernamental de una Nicaragua ya libre del yugo dictatorial. Florecieron las letras y las expresiones libertarias. Se impulsó la educación y se ampliaron la cobertura en salud y nutrición. Pero también se cometieron errores. La tentación autoritaria parece ser es propia de la naturaleza humana. Y los héroes de hoy, como Edén Pastora, serían años más tarde, los luchadores en una cruenta jornada que tan sólo se recuerda como los "contras", para referirse al movimiento armado de los contrarrevolucionarios, para luego con ayuda norteamericana, constituirse en los "recontras", auténticos mercenarios provenientes de toda Latinoamérica y cuya misión era derrocar al Sandinismo a como diera lugar.

LOS ERRORES FUERON el pretexto para impulsar grandes esfuerzos para derrocar al régimen Sandinista. De hecho, las grandes inversiones norteamericanas para impedir que el fenómeno se repitiera en El Salvador por ejemplo, los llevó a dotar de CIEN millones de dólares, al día por casi un año, para bloquear a como fuera al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional y que hiciera lo propio en el territorio vecino.

HACE 25 AÑOS una época llegaba a su fin y se iniciaba otra. Esta última fue truncada no en forma violenta, lo fue por la vía del voto. La dirigencia Sandinista no entendió su papel histórico de fomentar la formación de nuevos cuadros dirigenciales y se encasilló en el ostracismo propio de quienes se niegan a ver más allá de sus personales intereses. Así diez años más tarde, la Revolución Sandinista era tan solo parte de la historia de nuestra vecina nación.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.