Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Hipócritas
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 30 de agosto de 2004
walterdelcid@lahora.com.gt

TIENEN UNA UNIVERSIDAD PARA SÍ. De hecho uno de sus principales ideólogos es un extranjero, de origen cubano muy preparado, filósofo por lo tanto hábil constructor de frases que suenen apropiadas, como correctas afirmaciones de la más llana de las verdades. La hipocresía, según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, es un vicio que consiste en la alteración de una virtud o de una cualidad o sentimiento. Por su parte vicio es descrito como la imperfección que hace a una persona o cosa impropia para el fin a que se destina.

LOS HIPÓCRITAS PERFECCIONAN SU VICIOSO proceder mediante el empleo de expresiones que no tienen ningún empacho en repetir cual cacareo en cuanto medio de comunicación tengan oportunidad. Ellos aprenden, ellos repiten que la única forma en la que una sociedad puede salir adelante es mediante la libertad individual, el respeto a la propiedad privada y la vigencia del Estado de Derecho. Por supuesto que cuando hablan, mencionan estas tres virtudes, lo están haciendo desde su propia perspectiva, desde su propia distorsión. ¿Qué libertad individual puede haber si las grandes mayorías están condenadas a ser simples dependientes de las migajas que tira el sistema? ¿Qué libertad individual (para su realización como persona y como individuo) tiene un campesino al que día a día se le regatea el salario mínimo? ¿Qué libertad individual puede ejercer quien no posee un empleo, a quien se le coarta su posibilidad de contar con un salario digno y justo?

A PERO HIPÓCRITAMENTE ELLOS, LOS QUE HAN viciado este imperfecto sistema que llamamos democracia guatemalteca, se jactan de ser los defensores de la libertad individual. Su libertad. Su propia libertad y no otra. No hacen suya la frase del mejicano Benito Juárez de "el respeto al derecho ajeno es la paz". Para ellos, su respeto a SU derecho es la paz, todo lo demás, el derecho de los demás, de los sin tierra, de los sin empleo y aún de los con empleo, dependen de las concesiones que ellos les hagan para que tengan algún grado de valor. Ellos determinan el nivel de importancia del ejercicio de la libertad individual de quienes no pertenecen a su selecto grupúsculo de poseedores de capital, de dueños de voluntades, de ejercitadores de la alteración del futuro de quienes nada poseen.

DENTRO DE SUS VARIADAS HIPOCRESÍAS también está lo relativo a la vigencia del Estado de Derecho, el cual en su más elemental forma de aplicarlo se traduce en simple y llanamente en la universal aplicación de la ley a todos por igual y de conformidad con el debido proceso. Todos sabemos que aquí la justicia se aplica de manera arbitraria, que la falta de certidumbre jurídica la originan precisamente los caprichos de quienes tienen el capital para alterar o modificar la formulación de la ley en cuanto a la observancia general. Para ellos el Estado sirve, tiene algún grado de utilidad en cuanto obtengan de su régimen jurídico algún tipo de beneficio, principalmente económico. Quienes no poseen riqueza para alterar una resolución, un veredicto, siguen siendo las mayorías. En consecuencia quienes adulteran la aplicación de la justicia continúan siendo los hipócritas.

SU MÁXIMA HIPOCRESÍA, SU MÁS SUTIL alteración a la verdad se refiere a la propiedad privada que intencionalmente he dejado de último. El énfasis en la defensa de esta virtud democrática nada tiene de vicio o hipocresía si en efecto este fuera un país de poseedores de propiedades. Algunos datos. Déficit de vivienda propia: un millón de familias. De las familias urbanas. Tierras fértiles y altamente productivas en extensiones mayores a cincuenta hectáreas, igual al 68%, poseídas por el 4.3 % de la población.

¿ De qué propiedad privada estamos hablando? Hasta un artículo se mandaron a redactar en tiempos de la constituyente. Y está bien. Está bien. Si este fuera un país de poseedores de propiedades. Resulta que este es un país con libertades restringidas, libertades coartadas. Este es un país con una justicia no sólo ciega sino también ramera, pues con gran facilidad se vende. Y es un país en el que no se ha podido hacer predominar otro precepto constitucional en cuanto al principio de que el interés social prevalece sobre el individual.

ESTE ESTADO ES IMPERFECTO EN RAZÓN de la manera en la que ha sido forjado por quienes han podido y tenido los recursos para comprar voluntades, para distorsionar las virtudes de las que debiera de estar inmerso. Ellos han sido los hipócritas. Que hipócritamente suscribieron, para su conveniencia, una "independencia" a espaldas del pueblo. A escondidas. Por este origen espurio nuestra historia ha sido tan maliciosamente interpretada. Tan hipócritamente sustentada y por consiguiente erróneamente conducida.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.