Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Disparates
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 29 de marzo de 2005
walterdelcid@lahora.com.gt

NOS ESTAMOS ACOSTUMBRANDO A VIVIR EN UNA crisis constante y permanente que prácticamente no nos damos cuenta de cuán caótica y disparatada está la situación. Entre el 14 de marzo recién pasado y el 22 de abril próximo, se verificará en Ginebra, el 61 período de sesiones de la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas. Como ha sido práctica frecuente en las últimas décadas, nuevamente Estados Unidos de América, hará gala de su mejor capacidad de coerción para provocar que en el seno de la Comisión se produzca una resolución en contra de Cuba.

LOS PAÍSES QUE INTEGRAN ESTE 61 PERÍODO de sesiones son: Estados Unidos, Alemania, Italia, Reino Unido, Países Bajos, Irlanda, Finlandia, Rumania, Rusia, Ucrania, Armenia, Hungría, Argentina, Brasil, México, Paraguay, Ecuador, Costa Rica, Cuba, Guatemala, Perú, República Dominicana, Honduras, Canadá, Australia, China, Japón, Sri Lanka, Malasia, Pakistán, República de Corea, Arabia Saudita, India, Indonesia, Nepal, Bhután, Qatar, Sudáfrica, Swazilandia, Zimbabwe, Burkina Faso, Gabón, Guinea, Sudán, Togo, Kenya, Congo, Egipto, Eritrea, Etiopía, Nigeria, Mauritania. El contemporáneo david, Cuba, se enfrentará al poderoso goliat, Estados Unidos.

EN LOS ÚLTIMOS AÑOS Y MUY A PESAR DEL enorme tráfico de influencias que ejercen con su dominio los "diplomáticos" estadounidenses, la habilidad cubana se ha manifestado y las resoluciones no han tenido la contundencia esperada en contra de la tenaz gente de la isla caribeña. Pero, en medio de todas estas luchas político-diplomáticas entre el poderoso y hegemónico poder de Washington, nos parece justo el calificar este afanoso esfuerzo por descalificar al régimen cubano, como un auténtico disparate. El país que más avergonzado debiera de estar frente a las atrocidades cometidas en contra de los prisioneros por la invasión a suelo iraquí, es tan sólo una muestra de esta conducta que raya en la hipocresía. Y que de entrada les descalifica para hacerse los jueces del mundo. Suficiente tenemos a la fecha con que se hayan constituido en los celosos guardianes del globo.

PERO A ESTA SECUELA DE DESFACHATEZ, SE agrega ahora la podredumbre de una organización otrora llamada a defender por igual los intereses de los países pequeños y de los países poderosos. Recién ayer leíamos un cable de AFP, que Kofi Annan y la ONU han sido envueltos cada vez más en el escándalo sobre el programa petróleo por alimentos para Irak. El más elemental o quizás el fundamental de los derechos humanos, el derecho a la vida, ha sido pisoteado, denigrado, burlado, sojuzgado y conculcado en contra de todo un pueblo, el iraquí, y ahora, vaya si esto no es una disparatada, se pretende enarbolar la condena en contra de un pueblo y un gobierno que han podido sobrevivir a un bloqueo por demás injusto e inhumano, bajo el absurdo pretexto de salvaguardar los derechos humanos.

ES UN DISPARATE DEL PROMOTOR DE TALES enjuiciamientos morales y es un disparate adicional que se discuta precisamente en el seno de la organización que, bajo la sombra del tráfico de influencias, ha comercializado y negado el derecho a la vida.

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.