Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Pavorosas evidencias
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 26 de mayo de 2005
walterdelcid@lahora.com.gt

EL MOVIMIENTO NACIONAL POR LOS DERECHOS HUMANOS y otras organizaciones de la sociedad civil de Guatemala, al denunciar los ataques, atentados, amenazas, intimidaciones, controles, allanamientos y persecuciones de la que son objeto las organizaciones, dirigentes sociales, defensores de derechos humanos, operadores de justicia e integrantes de la Procuraduría de Derechos Humanos, hacen una descripción de las pavorosas evidencias que desnudan la cruda realidad al poner de manifiesto la ausencia del Estado de Guatemala.

MIGUEL ÁNGEL ALBIZURES POR SU PARTE, expone hoy otro elemento que yo califico de impactante, al denunciar que al momento no existe en el país institución alguna a la cual se pueda acudir y apelar o solicitar la mínima intervención de las autoridades gubernamentales para el cumplimiento de las funciones para las que han sido electos unos y designados la mayoría de los empleados públicos.

SOY INTEGRANTE DE UNA ORGANIZACIÓN DE LA sociedad civil que se encarga de promover mecanismos de diálogo y concertación para propiciar buenas prácticas de gobernabilidad democrática en el ámbito de los gobiernos locales. Así, nuestra organización ha desarrollado trabajos en municipios localizados al oriente del país y en las áreas fronterizas entre Guatemala y Honduras principalmente.

ESTA SEMANA, LA SEDE DE NUESTRA ORGANIZACIÓN fue víctima de un acto de allanamiento y pillaje o robo. Sustrajeron de la misma las computadoras, equipo de oficina y material impreso de la labor que se ha venido desarrollando desde junio del 2000 cuando iniciamos operaciones. Los compañeros a cargo de la dirección ejecutiva de "Participa", nombre de nuestra organización, acudieron a la Policía Nacional Civil y al Ministerio Público, tan solo unos minutos después de detectado el atentado.

LA SORPRESA FUE MAYÚSCULA CUANDO UN empleado público de una de estas instituciones indicó que tales denuncias debían de hacerse en horas de oficina. Ahora hemos de decirles a los señores ladrones o detentadores del poder, que nos hagan el favor de cometer sus ilegalidades en horas de oficina, para que las entidades del Estado y sus empleados a su vez nos hagan el favor de hacer su trabajo.

SI LOS PERSONAJES PÚBLICOS QUE MILITAN en las organizaciones de la sociedad civil, han de apelar al más alto nivel de la administración pública, acudiendo directamente a la Vicepresidencia de la República, para que a su vez, los funcionarios de gobierno, "se puedan comprometer a cumplir" sus obligaciones, estamos poco menos que desamparados.

LO PEOR ES QUE EL HABITANTE COMÚN se encuentra en una situación de total vulnerabilidad y estado de indefensión. Nuestro Estado (y quienes le conducen -nuestros gobernantes-) simplemente NO FUNCIONA. No sirve. Es pavorosamente inexistente. Así se ha puesto en evidencia con los últimos acontecimientos.

EL MODO DE OPERAR DE ESTOS DELINCUENTES "desconocidos" conlleva un conjunto de prácticas que, en cualquier entidad de seguridad pública, conducida con capacidad y al margen de poderes fácticos, es relativamente fácil detectarles. Pero aquí ocurre que tal identificación no se produce o no se tiene la "capacidad" de identificarles. Como dice Albizures, "aliviados estamos".

Fuente: www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.