Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Londres bajo fuego
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 8 de julio de 2005
walterdelcid@lahora.com.gt

A PESAR DE LAS DISTANCIAS, A PESAR DE LAS CONTRADICCIONES es obligado un alto a las reflexiones sobre temas de interés nacional, para comentar hoy la serie de atentados que sufriera la población londinense, siete al parecer, y en los que por el momento no se puede establecer el número fijo de víctimas, ya que éste va en constante aumento. Esta secuela de atentados le está diciendo al "primer" mundo que sus debates, deliberaciones y toma de decisiones deben considerar el criterio que respecto al devenir del planeta tienen otras personas que por el momento se sienten desplazadas y no tomadas en cuenta.

LAS RELACIONES DE PODER ENTRE LOS ESTADOS están cambiando. El fracaso del foro multilateral que debiera ser la Organización de Naciones Unidas en el sentido de escuchar y compartir criterios, opiniones y toma de decisiones en igualdad de condiciones para los pueblos del mundo es un foco mediante el cual se pretende demostrar que la única opción que queda es la de emprender acciones que provoquen pánico y terror.

EL INCREMENTO DE LA POBLACIÓN MUNDIAL ha estado marcando un conjunto de inequidades a las que debe darse especial atención. En el año 1600 la Tierra había alcanzado los quinientos millones de habitantes. A partir de ese momento se produce la explosión demográfica y la población empieza a duplicarse cada doscientos años. En 1800, se alcanzan los novecientos millones de habitantes. El ritmo se sigue acelerando; en 1900 se alcanzan los mil seiscientos millones; en 1960 había tres mil millones. A mediados de 1999 se superaron los 6,000 millones. Hoy estamos muy próximos a los 7,000 millones.

ASÍ, ÉSTA DESCRIPCIÓN DE LA POBLACIÓN DEL mundo, nos señala que apenas un 15 por ciento hace uso del 87 por ciento de los recursos energéticos del planeta. La pobreza y el hambre no han podido ser detenidas. Y el efecto invernadero, el sobrecalentamiento de la Tierra, lo producen los países más desarrollados, pero las torrenciales lluvias y otras alteraciones climáticas afectan a la población de los países más pobres. Esta inequidad no debe continuar siendo alentada. En tanto estos cuadros de exclusión y marginación se produzcan, habrá "razones" para los atentados terroristas. Eso lo deben entender los más poderosos y eso es parte de lo que deben cambiar:

ESTE ES EL SEGUNDO ATENTADO EN CONTRA de una de las naciones que pertenecen al privilegiado grupo de ser las más poderosas del mundo. Además de emprender acciones bélicas de lucha en contra del terrorismo, las naciones más ricas debieran de enfocar su atención en buscar, buscar honestamente, que las injusticias sociales que tienen más del 60.45 % de la población mundial cesen. Caso contrario, la suerte de atentados encontrarán su campo fértil para continuar captando adeptos, simpatizantes y suicidas colaboradores.

Fuente: www.lahora.com.gt - 070705


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.