Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El mercado, ese coloso imperfecto
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 2 de octubre de 2005
walterdelcid@lahora.com.gt

BUSCANDO ENTRE MIS VIEJOS PAPELES, QUE POR CIERTO TENGO montón, como decimos en buen chapín, me encontré accidentalmente con un par de documentos, uno relacionado con una entrevista efectuada a Noam Chomsky, en mayo de 1995, hace más de diez años, y el otro, un breve estudio de Humberto Escobedo, profesional de la Universidad Autónoma de México. Ambos documentos, sin estar relacionados entre sí, me ofrecieron unos aspectos que me llamaron la atención.

EN LA ENTREVISTA A CHOMSKY, QUIEN LE INTERROGA LE pregunta sobre la hegemonía capitalista, en cuanto a la imposición del mercado como tendencia mundial que habrá de regir los destinos de las relaciones internacionales. La respuesta es la siguiente: "Lo que se llama 'capitalismo' es básicamente un sistema de mercantilismo corporativo, con inmensas y en gran parte inauditas tiranías privadas ejerciendo un vasto control sobre la economía, los sistemas políticos, y la vida social y cultural, operando en cerrada cooperación con estados poderosos que intervienen masivamente en la economía doméstica y en la sociedad internacional."

POR SU PARTE LA INVESTIGACIÓN DE ESCOBEDO, INICIA con una descripción del origen de la "alienación", como instrumento ideológico que sustrae al ser humano de su naturaleza eminentemente comunitaria. Señala que en ese proceso la configuración de la organización social, en lo jurídico y en lo particular, el sistema educativo adquiere una connotación vital en la promoción de mecanismos tendientes a provocar seres altamente individualistas.

VOLVIENDO A LA ENTREVISTA DE CHOMSKY, ÉSTE AGREGA que lo que se está produciendo es en realidad, una vasta campaña propagandística en la que uno de los elementos más característicos se refiere al ocultamiento de las gestiones que están detrás de la promoción de la "libre empresa" y la consolidación de una "economía pura, competitiva y sin subsidios". Fundamenta sus argumentos recordando cómo durante la administración de Ronald Reagan, se gestionaron los subsidios más grandes y cuantiosos en aquella nación, para el afianzamiento de un conjunto de empresas "privadas", cuyo origen de su "firmeza" en el mercado, lo constituyó los fuertes aportes de fondos públicos.

CONTINÚA DESCRIBIENDO EL TRABAJO DE ESCOBEDO, CÓMO los medios de información se constituyen en complementos indispensables para la consolidación de las campañas que "masivamente" contribuyen a alienar a las personas y así garantizar la hegemonía de un mercado que secuestra los fundamentos de la organización de la sociedad a través del Estado. Y aquí, de nuevo, el esquema propagandístico o servil, produce individuos y sociedades que se satisfacen con el fuerte arraigo en sí mismos de un conformismo acentuado.

ATERRIZANDO EN LO LOCAL: ¿CUÁNTAS DE NUESTRAS FLAMANTES exitosas "empresas privadas" no tienen su origen en el goce, uso y disfrute de exoneraciones, exenciones o prebendas que recibieron, percibieron o reciben por parte del Estado? Cuando ha convenido, se ha colocado dentro del ámbito del poder de decisión a "agentes" al servicio del poder económico. Hoy nos gobiernan bajo el patrocinio o la sombra del empresariado local. Piden, demandan, reiteran, que toda mejora en cuanto a consideraciones salariales han de hacerse sobre la base de "competitividad y productividad".

BIEN POR ELLOS, PERO ¿CUÁN DISPUESTOS Y CON QUÉ tanta capacidad interna, propia, de sí mismos contarán para enfrentar el reto de aquellos empresarios que lograron consolidarse dentro del "mercado" con anterioridad y cuyo potencial, les hace grandes adversarios con los que han de 'competir'? ¿A quién le echarán la culpa entonces? "Es que nuestra mano de obra NO ESTÁ CAPACITADA" dirán. "Es que la desnutrición de nuestros trabajadores, los hace poco 'competitivos' y rápido se cansan".

¿Y EL ABANDONO EN CUANTO A LA INVERSIÓN EN EDUCACIÓN, en garantías alimentarias y en la superación de nuestros altos índices de desnutrición son fenómenos propios de una época en exclusiva, de una década en particular? Como vemos, ese coloso imperfecto que es el mercado, provoca contradicciones entre lo que esperamos hoy y que dejamos de hacer ayer.

Fuente: www.lahora.com.gt - 021005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.