Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

"Calamidad Pública" ¿a la medida?
Por Walter Guillermo del Cid R. - Guatemala, 8 de octubre de 2005
walterdelcid@lahora.com.gt

CON UNA DOSIS DE PREOCUPACIÓN Y OTRA DE INDIGNACIÓN, traslado por esta vía algunas cuestiones que desnudan la disposición gubernamental de apañar o por lo menos de no intervenir ante el inescrupuloso apetito de ganancias adicionales por parte de algunos delincuentes disfrazados de comerciantes o talvez hasta de "empresarios."

LA MAÑANA DEL MIÉRCOLES, EL PRESIDENTE DE LA República, anuncia que dadas las características y la magnitud de los daños ocasionados por las intensas lluvias, se decretará conforme la Ley Constitucional de Orden Público el Estado de Calamidad Pública". En su exposición enuncia que se tomarán en cuenta las disposiciones que faculta el artículo 15 de dicha ley.

SIN EMBARGO, OCURREN ACCIONES INCONGRUENTES CON el "Estado de Calamidad Pública" decretado. En primer lugar en el artículo 5 del Decreto Gubernativo 1-2005 que fija las disposiciones excepcionales no se establecen los precios máximos o mínimos para los artículos de primera necesidad, ni se promueven el que se eviten las prácticas de acaparamiento.

TRASCENDIÓ QUE UNO DE LOS "ATRASOS" PARA QUE DICHA norma llegase al Congreso de la República, el propio miércoles al final de la tarde, obedeció a "la dificultad para que los ministros firmaran dicho decreto". Varios de ellos se oponían, de acuerdo al borrador inicial, a que se regulasen los precios de los productos de primera necesidad. Una vez lo quitaron, incorporaron su firma al documento.

HOY, HASTA EN UN MATUTINO CONDESCENDIENTE CON EL EQUIPO de gobierno, se da la noticia del voraz atropello que los victimarios de los damnificados han propinado al elevar hasta en más de un 400 por ciento el precio de diversos artículos como agua pura, huevos, leche, tomates, gas propano y las gasolinas.

EL CONGRESO PRETENDIÓ SUBSANAR LA OMISIÓN DEL Ejecutivo al insertar el cambio mediante el cual en el artículo 2 "Se faculta al Presidente de la República, para tomar las medidas señaladas en el Decreto Gubernativo que por este medio se ratifica, así como establecer precios máximos o mínimos para los artículos de primera necesidad y evitar el acaparamiento." Lamentablemente no señalaron las condiciones mediante las cuales se habrán de fijar los precios aludidos.

PERO MÁS AÚN, EL DECRETO NÚMERO 70-2005, MEDIANTE el cual el Congreso aprueba el decreto gubernativo, no fue remitido "a tiempo" para que saliese publicado de inmediato. ¿Por qué no se habrá diligenciado este decreto? ¿Falló el propio Congreso cuyo Presidente es un obvio benefactor del "empresariado" o sería en la propia Secretaría General de la Presidencia?

AYER EN EL DIARIO DE CENTROAMÉRICA NO APARECIÓ publicado el referido decreto. En consecuencia, quienes han lucrado con el hambre y la necesidad de los damnificados en las jurisdicciones municipales afectadas, continuarán teniendo hoy, mañana y probablemente el lunes, para seguir haciéndose de ganancias. Y el gobierno, bien gracias. El Presidente se fatigó y hoy no pudo ser el conductor en la coordinación nacional que se requiere, como en otras ocasiones, el "bateador emergente" fue el vicepresidente. Qué líder más de al pelo el que tenemos.

Fuente: www.lahora.com.gt - 021005


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.