Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Alien versus Depredador
Por Gerson Ortiz - Guatemala, 29 de octubre de 2007

"Lamentablemente a la política contemporánea le falta una dimensión ética y estética. Demasiadas cosas sucias y poco elegantes se hacen en su nombre"
Rodrigo Borja, político ecuatoriano.


El título de esta columna no hace alusión en concreto a la película con ese nombre donde se enfrenta un extraterrestre contra una bestia rara que se hace invisible, sino sobre todo al eslogan del filme.

Y es que las campañas de los dos partidos que compiten por la presidencia para la segunda vuelta electoral el próximo 4 de noviembre nos hacen ver un panorama que no está muy lejos de la frase: "gane quien gane, todos perdemos".

Rodrigo Borja, en una de sus definiciones sobre "política", explica que debido a que el individuo no puede eludir la vida en comunidad, la política debe ser la ciencia de la conciliación de intereses contrarios para dar unidad, en medio de la diversidad, al cuerpo social.

La anterior parece ser una definición que los políticos en el país no revisaron. En Guatemala, donde algunos partidos de "izquierda" son en esencia de derecha, la socialdemocracia de Colom (el cual es erróneamente calificado como izquierdista por algunos medios internacionales), que no es sino una derecha menos descarada, y la ultraderecha de Pérez Molina (el cual se autocalifica como de centro derecha), no proponen en forma y fondo diversidad.

Por ejemplo en el caso de la delincuencia: Pérez plantea combatirla con "mano dura", y Colom con "inteligencia". Ambos se refieren a combatir el tema (atacar, reprimir, según el diccionario), pero no hubo una "política de prevención" previa heredada por los gobiernos anteriores, cuyas tendencias ideológicas son similares a las de los actuales aspirantes al Ejecutivo.

Basta revisar algunas páginas de la historia para saber que los gobiernos militares, por un lado, significaron en el país un deterioro social cuyas consecuencias aún pueden percibirse. Los gobiernos de derecha, por el otro, abolieron el Estado dando luz verde al crecimiento del mercado capitalista cuyos favorecidos son la minoría donde se concentra la riqueza.

Entonces, el próximo domingo es un compromiso ciudadano asistir a votar, pero no es una obligación votar por el menos peor. El ejercicio ciudadano estará completo si las y los ciudadanos votan por uno, por otro, en blanco o nulo, por lo que ir y manifestar desacuerdo con ambos candidatos no es pérdida de tiempo.

Improperios como los vertidos en las campañas hacen que la política nuevamente se vea como un campo de batalla donde sólo las aves de rapiña (y no la ciudadanía) pueden participar, y cuyo resultado es predecible como el mismo porque otra vez, gane quien gane, todos perdemos.

Fuente: www.lahora.com.gt - 271007


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.