Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 2 - 2005

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El rescate de lo publico
Por Gustavo Porras Castejón - Guatemala, 27 de julio de 2005
gupocas@hotmail.com

Los poderes fácticos se benefician del debilitamiento estructural de la autoridad. Las autoridades deben ser capaces de adoptar y ejecutar políticas integrales.

Afortunadamente, cada día hay más conciencia en relación con la urgente necesidad de rescatar lo público, lo estatal, lo político. Falta todavía que esta conciencia madure y se extienda, y sobre todo que adquiera el peso suficiente para incidir en la conducción del país. Pero ya se vislumbra un camino frente al desastre que ha representado el empecinamiento en desgastar lo público y lo político en vez de favorecer su transformación y su desarrollo.

Por el lado que se le quiera ver, tenemos insuficiencia de Estado, y las iniciativas particulares no pueden suplir esto. La idea de que la sociedad civil o la iniciativa privada ocuparían los espacios que el Estado cediera se ha visto refutada en la práctica. Lejos de ello, los poderes fácticos, y en particular el crimen organizado, son los grandes beneficiarios del debilitamiento estructural de la autoridad.

Sin embargo, en la base de la sociedad el sentido común se impone. En ejercicios de grupos focales realizados en todo el país, el pensamiento dominante es muy ilustrativo. La mayoría de las personas rechaza a los partidos existentes, pero al mismo tiempo considera que los partidos políticos son indispensables, y que por ello el camino es transformarlos alrededor de tres cuestiones básicas: que representen a la sociedad y no solamente a grupos de interés; que trabajen todo el tiempo y no sólo para las elecciones, y que sean democráticos en la escogencia de sus candidatos, porque de lo contrario, los ciudadanos "votamos pero no elegimos".

Nuestro país tiene ante sí oportunidades muy importantes. Una de ellas, con impactos de corto plazo y grandes posibilidades de expansión, es el turismo. Ahora bien, el turismo no sólo depende de los tesoros culturales y naturales de Guatemala que cada día más se reconocen en el mundo entero sino también, en gran medida, de la eficiencia de la autoridad, no sólo en términos de cuestiones puntuales, sino de capacidad para adoptar y ejecutar políticas integrales. Producto de estas políticas integrales tiene que ser una adecuada imagen exterior y un clima de tranquilidad, convivencia y democracia en el interior.

En una cena recientemente celebrada, Antonio Arenales Forno planteaba un posible escenario para el próximo evento electoral. Que dada la debilidad y la dispersión generalizada de los partidos y la ausencia de candidaturas capaces de aglutinarlos y de aglutinar a los votantes, bien podría ocurrir que a la segunda vuelta pasaran dos candidatos con porcentajes alrededor del veinte. ¿Qué implicaría en las condiciones actuales que fuera elegido en segunda vuelta un Presidente que en la primera sólo obtuvo, digamos, el 23 por ciento de los votos? ¿A quién conviene la fragilidad del poder público?

Fuente: www.sigloxxi.com


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.