Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 4 - 2007

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

¿Disyuntivas prematuras?
Por Gustavo Porras - Guatemala, 6 de diciembre de 2007

El nuevo Presidente tendrá que decidir cuáles son las alianzas que desea cultivar.

El período de Álvaro Colom como presidente electo comenzó navegando en aguas tranquilas, pero muy pronto éstas se crisparon. Hasta la Cumbre Iberoamericana todo fue viento a favor para el nuevo mandatario, pero los cambios al Presupuesto y luego, lo de la indemnización, comenzaron a sacudir su barca.

El ambiente con el cual fue recibida la victoria de Colom sugería la posibilidad de construir un consenso amplio, tanto en lo político como en lo social. Si esto era así y se trataba de un objetivo deseable, lo prudente era enfatizar en la continuidad y no en las rupturas.

El nuevo gobierno no cuenta con mayoría en el Congreso, pero la puede formar si logra un acuerdo con la Gana: el camino para esto iba de la mano con la continuidad, que no excluye mejoras. Sobra decir que un acuerdo estable con la Gana tiene su proyección en el medio empresarial, con el cual hay que contar, guste o no.

Esa construcción de gobernabilidad, además de sus ventajas inherentes (concentrar los esfuerzos en vez de dispersarlos), tendría que ser la base para enfrentar el más serio de los desafíos que el nuevo gobierno tendrá por delante, como lo es el de la seguridad. Es evidente que por ese costado le vendrá la mayor embestida (quizá la proliferación de secuestros en el Altiplano sea ya expresión de ello), y por eso conviene estar dispuesto con todo a favor, sin mayores contradicciones internas; sin desgastes que se pueden evitar.

Lo del presupuesto ha sido una mala señal. En mi opinión, lo más preocupante no está en los cambios por sí mismos, sino en la falta de tacto político y de visión que éstos reflejan. El recorte a Pronade, sea cual fuere su intención, envía el mensaje de una concesión a Joviel Acevedo, que es un personaje que polariza.

El incremento de 178 millones al presupuesto que manejará doña Sandra es una torpeza, aun asumiendo que esos recursos serán bien empleados. Lo de las ONG no sólo parece anómalo sino huele a pago de favores. ¿Había necesidad de hacer todo eso? ¿Esos cambios compensaban el desgaste y la pérdida de oportunidades en un momento tan sensible?

Desde afuera parece un error. Uno de los elementos de mayor incertidumbre con relación a Álvaro Colom es su capacidad de conducción. Al menos yo jamás he oído que se cuestione su honradez, laboriosidad o buenas intenciones, pero sí su capacidad de controlar a quienes formalmente están bajo su mando, y lo comentado —incluido lo de la indemnización— arroja una nueva sombra de duda. En mala hora decidió permanecer fuera del país: es humanamente comprensible, pero tal como Napoleón le dijo a Josefina: “La política no tiene corazón, sólo tiene cabeza”.

El nuevo Presidente tendrá que decidir muy de fondo cuáles son las alianzas que necesita cultivar y cómo, porque no se pueden todas ni de cualquier manera. Ojalá sean puros infundios los rumores acerca de que la mayoría en torno al presupuesto se logró colocando estratégicamente fondos que luego pueden ser asignados discrecionalmente a los diputados, estilo Pacur.

Ojalá él o los Delfines se convenzan de que no tienen futuro si su partido fracasa, de manera que mejor no pasarse de listos. Ojalá que el nuevo Presidente, después de tanto luchar por ese sitial, no pierda lo mucho por lo poco ni después de tanto nadar se ahogue en la orilla; no sólo por él, sino porque es lo que nos conviene a los guatemaltecos.

Fuente: www.sigloxxi.com - 051207


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.