Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

El paro y las organizaciones civiles y campesinas
Por Hugo Madrigal - 12 de junio de 2004

" Las manifestaciones del día martes fueron muy tibias"

Pese a que los representantes de las organizaciones civiles y campesinas que convocaron a la manifestación del paro en todo el país este martes recién pasado para reclamar sus justas peticiones, dicen que están satisfechos, la verdad es que el tan llamado paro nacional fue muy tibio.

Lo peor de este llamado a la población es de que se unieran para reclamar sus derechos pero cada día se va haciendo más débil; y, máxime con un presidente como el actual que dice que está presto al diálogo, el cual esperamos que los ya conocidos "diálogos" -que sólo es eso y se queda en el tapete- no se vayan alargar hasta el fin del periodo presidencial y sigamos siendo los mismos engañados como siempre.

En un Fiat de hace algunos meses hicimos ver que las organizaciones campesinas y el pueblo maya se están "durmiendo" en cuanto a sus reclamaciones, ya no existe aquélla CNOC o CONIC que hacían valer sus derechos con justas reclamaciones.

Lo mismo las organizaciones mayas que hace un año aún mantenían vigente su postura contra el racismo y la exclusión, de repente como si se hubieran hecho para atrás y olvidar algunas conquistas tan importantes como las que se han obtenido. Nos preguntamos ¿qué es lo que esta pasando? ¿O es que también están convencidos de los famosos "diálogos" que aún siguen en la estantería como adorno?

Con todo el respeto que me merecen los dirigentes de sindicatos y agrupaciones campesinas, este paro al que convocaron fue ridículo y esto lo podemos observar en la población que al hacer referencia al mismo dicen que no "tuvieron huevos…" para poder sacar adelante algo tan importante como era un paro que vendría a darle respeto a las organizaciones sociales y campesinas.

Hacer tanto "alboroto" para que el presidente Berger dijera en el Palacio de la cultura "que lo que sentía era que los manifestantes les pudiera dar catarro o gripe" válgame usted, qué está pasando con los líderes de estos movimientos. Esperamos que sólo por esta vez se haya dado esta clase de manifestaciones tibias porque aquí sí se tenía que actuar con firmeza y convicción para que de verdad fueran escuchados, por supuesto que no como el "jueves negro" porque eso fue diferente.

Tenemos que ser realistas que hay exigencias materiales, que tenemos que encontrar el camino para que se resuelvan, cada día los productos básicos suben de precio, el agua y la luz eléctrica y no se hace nada por resolver la problemática económica del guatemalteco. No es por defender al ex presidente Portillo, pero él si favorecía a los pobres y lo decimos sin temor a equivocarnos, no dejó por ejemplo, que el azúcar subiera de precio, más bien cuando los azucareros le subieron de precio, trajo azúcar del extranjero más barata y nunca dejo que la canasta básica se fuera para arriba.

Tenemos que pensar que la fe no puede quedarse en la buena voluntad sino que tiene que traducirse en un compromiso histórico de transformación de la sociedad y de seguir así como vamos estamos de mal en peor.

Siempre hemos apoyado a las organizaciones campesinas y el pueblo maya y es por eso que ellos los que me conocen saben de nuestro interés porque no se "duerman", que sigan luchando por sus derechos y en este caso también a las organizaciones de la sociedad civil para que mediten que en un paro convocado se debe de tener convicción y firmeza para que todo sea un éxito que es lo que se espera de una manifestación como tal.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.