Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La Reforma Agraria
Por Hugo Madrigal - Guatemala, 18 de septiembre de 2004

"La propuesta de una Reforma Agraria del gobierno de Arbenz hubiera beneficiado al país y no se hubiera desatado una persecución contra el campesinado como ha ocurrido en los años posteriores".

Da tristeza ver las imágenes de todos los que fallecieron en el reciente altercado entre las fuerzas de seguridad y los campesinos que se encontraban en la finca Nueva Linda de Retalhuleu.

La Procuraduría de los Derechos Humanos -PDH- puso una denuncia para que se investigue las posibles ejecuciones extrajudiciales de campesinos, las cuales fueron ejecutadas al parecer por agentes de las Fuerzas Especiales Policiales -FEP- en una forma salvaje. Se encontraron varios campesinos asesinados con tiro de gracia en la cabeza. Al momento de que estamos haciendo este "Fiat" aún no se tenían los informes finales de los forenses.

El problema -y si que ha sido por muchos años un problema- de la Reforma Agraria, ha hecho sucumbir a miles de campesinos que en busca de tierras -que los terratenientes tienen como ociosas- han encontrado la muerte.

Nunca se va a encontrar una armonía entre finqueros y campesinos con respecto a ello, ya que si existiera un diálogo verdadero entre las relaciones de producción y el carácter de las fuerzas productivas se tendría una economía que beneficiara al país, ya que ambos harían que la tierra que se entregara produjera y no se mantuviera ociosa, tal como pretendía el presidente Jacobo Arbenz con la implantación de la Reforma Agraria, lo cual hizo caer a su gobierno por manos de los gringos que veían afectados sus intereses en la United Fruit Company que se llevaba el banano regalado a los Estados Unidos, porque el impuesto que pagaba era risible.

Arbenz sabía que se tenía que hacer una reforma agraria porque los dueños de finca, jamás se iban a sentar a conversar con los líderes campesinos y esto es una realidad. Lo que hacen es contar con ayuda de las fuerzas de seguridad como ha sido siempre y atacar a los campesinos.

" Un ejemplo de desarmonía entre las relaciones de producción y el carácter de las fuerzas productivas", un ejemplo de conflicto entre ambos factores, lo tenemos en las crisis económicas de los países neoliberales, donde la propiedad privada sobre los medios de producción está en violenta discordancia con el carácter social del proceso de producción, con el carácter de las fuerzas productivas y esto siempre ha ocurrido en Guatemala, está a la vista, retrocedamos unos pocos años atrás y veremos como instituciones como el Comité de Unidad Campesina -CUC- por más de 25 años ha tenido que enfrentar a los terratenientes que mueven a su antojo todo.

No es justo que se continúe masacrando a las clases populares por el hecho de pedir un pedazo de tierra, que a la larga tienen todo el derecho de poseerla y con ello hacerla producir, porque "según sean las fuerzas productivas, así tienen que ser también las relaciones de producción".

Por muchos años se ha tenido la costumbre de desaparecer a líderes campesinos, que protestan por una justa Reforma Agraria, esto no es nuevo, pero ya no debe continuar y se logre llevar a un acuerdo sobre las tierras ociosas que piden los campesinos y se logre sentar un precedente que vendría a beneficiar a miles de las clases populares, -algo utópico se podría decir, pero se puede tal como lo deseaba el gobierno revolucionario de Arbenz, que de haber continuado, todos los guatemaltecos viviríamos en paz y un mejor desarrollo en todos los sentidos.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.