Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 1 - 2004

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

La Revolución del 20 de Octubre 1944
Por Hugo Madrigal - Guatemala, 16 de octubre de 2004

"Para los guatemaltecos de las nuevas generaciones, la Revolución del 20 de Octubre de 1944 es un ejemplo de la lucha de hombres patriotas que hicieron realidad sueños de libertad, que se vivieron en los años de la Primavera hasta el año de 1954".

Para quienes no habíamos nacido en la época y que los sueños se volvieron realidad con la Revolución del 20 de Octubre que finaliza en el año de 1954 -los años de primavera- con el presidente Jacobo Arbenz; la historia, nos trae la valerosa lucha de esos hombres que cansados de tanta tiranía y represión pusieron todo su patriotismo para que en Guatemala se viviera en libertad, sin represión y con armonía.

Han pasado los años para los estudiosos y para quienes vivieron los años de primavera, constatan que si se hubiera continuado con los años de la Revolución el país actualmente ocuparía un puesto muy importante entre los países desarrollados.

La visión que ya se había empezado a realizar con los gobiernos de Arévalo y Arbenz hubieran seguido manteniendo una estabilidad económica envidiable y los guatemaltecos no estaríamos sumergidos en tanta represión, pobreza y pobreza extrema como se ha vivido durante muchos años después de que los gringos y un grupo de malos guatemaltecos obstaculizaron ese camino que vislumbraba paz en el corazón de la población.

Con la caída de Jorge Ubico, la población tuvo que enfrentar a Ponce Vaides, otro militar ubiquista que se quiso adueñar del poder por lo que la lucha continuó y a los cien días se vino abajo. Llega al poder el Dr. Juan José Arévalo y empieza el país a caminar con proyectos que aún al paso de los años son conquistas que se mantienen en beneficio de la población, tal es el caso del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social -IGSS- carreteras, puertos y muchos más que continúan con Jacobo Arbenz.

La Reforma Agraria que beneficiaría a miles de campesinos fue el punto culminante que esperaba el gobierno gringo para poner un freno a algo tan bello que venía desarrollándose desde el primer gobierno de la Revolución, lo cual envidiaban los gringos al ver una democracia en un país pequeño como era Guatemala.

Mercenarios y malos guatemaltecos se vendieron a los gringos y pusieron todo de su parte para que la Revolución guatemalteca no continuara a cambio de ello, muchos de estos malos guatemaltecos se enriquecieron. El costo, miles de guatemaltecos asesinados al usar los mercenarios la etiqueta de "comunista". Influyó también el sacerdote Rosell Arellano que en el peor de los casos de herejía sacó al Señor de Esquipulas como abanderado de estos grupos que andaban asesinando en todo el país a quienes ellos "tachaban" como comunistas.

La historia deja huella y toda persona que es consciente sabe que estos hechos que enlutaron a Guatemala después de haber obstaculizado el camino de la Revolución, dio paso a la guerra que se desató en el país por 36 años donde gobiernos represivos continuaron matando guatemaltecos entre estudiantes, obreros, líderes campesinos, sindicalistas, catedráticos universitarios entre los que se encontraban poetas, pintores e intelectuales que se oponían a tanta represión.

La historia no miente y los hechos sucedidos están latentes en todos los corazones de quienes amamos la paz y la libertad.
Pero como no se puede regresar al pasado, entonces, la historia nos ayuda a continuar y esto es positivo, porque se han ganado espacios a favor de los derechos humanos en este país donde el ejemplo de la Revolución del 20 de Octubre, enaltece el espíritu de lucha de todo hombre que busca la paz y la libertad.

Tomado del diario La Hora - www.lahora.com.gt


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.