Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Punteado Inicial sobre los Resultados electorales del 25 de Octubre 2015*
Por Héctor Nuila Ericastilla - Guatemala, 26 de octubre de 2016

I. Introducción.

El presente documento se elabora con el objetivo de aportar algunos elementos de análisis de la situación nacional dentro del debate político partidista y político social que debe desarrollarse principalmente en los espacios correspondientes a las diferentes expresiones de la izquierdaa partir de los resultados electorales del 25 de Octubre de 2015.

A lo largo de este trabajo el tema electoral se abordará estrictamente como lo que es, o sea un hecho político que según el esquema institucional de la llamada “democracia guatemalteca” se da cada cuatro años para el recambio de las autoridades presidenciales, las representaciones legislativas y los gobiernos municipales del país, o sea no se incluyen datos cuantitativos de los resultados, pues éstos ya fueron publicados por las autoridades correspondientes, así como el hecho de que los mismos en buena medida no dejan de ser distractores que compiten e introducen confusiones innecesarias y hasta pueden introducir falsas expectativas a los análisis en desmedro del debate de los elementos cualitativos, los cuales en última instancia son los que, teniendo el valor que de por sí tienen en función de las perspectivas futuras, casi siempre pasan a ocupar lugares más que secundarios en los análisis políticos en general especialmente los que se desarrollan en círculos académicos.

Es por eso que se hace el esfuerzo por abordar los antecedentes históricos que inciden directamente en la creación, montaje e imposición (aunque aparentemente las elecciones hayan sido “limpias”) del nuevo partido político oficial, el Partido Frente de Convergencia Nacional FCN-Nación, por su plena correspondencia con los intereses de las estructuras nacionales e internacionales que clásicamente detentan el poder real en Guatemala, así como en los últimos años la incorporación del crimen organizado y la narcoactividad a las mismas.

De igual manera se hacen aproximaciones sobre el análisis situacional de las fuerzas políticas y sociales que históricamente se han inspirado en lo que se conoce como la “izquierda” o bien las hoy llamadas “las izquierdas” que se desenvuelven en la vida política nacional en los ámbitos políticos partidistas y político sociales.

Sobre la base de lo señalado se espera aportar lo posible dentro de las limitaciones propias que obligadamente se tienen, resaltando el hecho de que la motivación principal se centra en la contribución para la profundización en los análisis de la realidad actual a partir de la discusión de ideas para la generación de consensos que nos lleven a grandes acuerdos esencialmente políticos, para así poder enfrentar y vencer la diversidad de situaciones que la realidad nos imponga.

II. Antecedentes.

El proyecto político del Partido Frente de Convergencia Nacional FCN-Nación que formalmente lleva a los ciudadanos Jimmy Morales y Jafet Cabrera a la presidencia y vice presidencia de Guatemala para el período 2016 – 2020 tiene sus raíces al igual que el Frente Republicano Guatemalteco y el Partido Patriota en la Contrainsurgencia, la cual gobernó Guatemala de manera directa de 1963 a 1996, profundizando con las características y dinámicas conocidas el control del poder de los tres organismos del Estado durante el período 2012-2016. Lo descrito no quiere decir que el modelo contrainsurgente perdió el poder de 1996 al 2012, al contrario en ese período mantuvieron las unidades de poder necesarias para implementar e imponer la remilitarización del Estado y la sociedad a partir del control militarizado del territorio nacional y la participación en altos cargos en el seno del Estado de militares en situación de retiro que estuvieron de alta, o sea en servicio activo en distintos momentos durante el período de la contrainsurgencia como tal.

Sobre la base del acceso a la corrupción para la acumulación ilícita de capitales provenientes del Estado con plena impunidad, el modelo contrainsurgente fue diseñado y establecido para garantizar la preeminencia de los intereses y privilegios de los poderes económicos nacionales, los cuales hoy están expresados principalmente en las empresas transnacionales en materia de: la exploración y explotación minera, exploración y explotación petrolera, generación, distribución y comercialización de la energía eléctrica, ampliación de la frontera agrícola con fines agroindustriales focalizados en la producción para la exportación principalmente de materias primas para la producción de combustibles en los países industrializados donde producen los llamados “bio-combustibles”.

A ésta situación se suman las ambiciones expansionistas de las corporaciones comerciales nacionales y transnacionales, en plena articulación financiera y comercial con las empresas petroleras y otras dentro de lo que se denomina el “Turismo Cultural”, en donde a partir de la apropiación privada del patrimonio nacional que ha sobrevivido a la destrucción ejecutada por los colonizadores españoles en contra de la Cultura Maya, hoy inspirados en la voracidad capitalista y sustentados en el racismo, de manera descarada y arbitraria, pretenden apropiarse de los pilares fundamentales de la identidad nacional.

Sobre esa base hay que resaltar los saltos cualitativos que de manera permanente dan las clases dominantes para mantenerse en el poder, hecho que le da sustento a los resultados electorales obtenidos, pues a través de una estrategia mediática planificada y dirigida por las grandes corporaciones que monopolizan el usufructo y el control de la comunicación social con incidencia política, manipularon sutilmente a la ciudadanía en la elección pasada.

Dentro de la estrategia se incorporan como un factor importante e incondicional las formalmente disueltas Patrullas de Auto Defensa Civil, además cierran filas en este proyecto las iglesias fundamentalistas “modernas” creadas con fines eminentemente ideológicos y políticos por los Estados Unidos de América en la década de los años sesenta del siglo pasado, para contrarrestar a partir de la fanatización religiosa y la satanización política los alcances de la Doctrina Social de la Iglesia, impulsada principalmente por la iglesia católica a partir del Concilio Vaticano II, así como algunas iglesias del protestantismo original. Para formarse una idea sobre los alcances y dinámicas del fanatismo religioso y políticobasta con traer a la memoria el estudio que sobre los linchamientos publicó la Misión de Naciones Unidas para Guatemala (MINUGUA) en Octubre de 1999.

No es aventurado mencionar que alrededor de los dos tercios de los votos obtenidos por el binomio presidencial electo son los que aportaron las ex PAC y las iglesias fundamentalistas a partir de sus integrantes, sus familiares, los grados de control social y político que sobre amenazas y represalias aún mantienen, así como los mensajes mesiánicos y el temor a Dios. El aporte del resto de los votos le corresponden a la estrategia mediática electoral desinformadora y manipuladora montada y dirigida a las capas medias urbanas principalmente.

En el medio político electoral, ante el fenómeno de la intromisión religiosa en los asuntos de Estado como lo es en este caso la elección presidencial, hay que resaltar el silencio por un lado y la pasividad contemplativa y tolerante por el otro del resto de nominaciones religiosas cristianas, que no están ubicadas dentro de las diversas redes que practican el fundamentalismo religioso de origen norteamericano en donde se incluye a la jerarquía católica.

La coyuntura política que se genera a partir de los escándalos ocasionados por el desborde y descaro en la práctica de la corrupción cotidiana, profunda y con alcances hasta ahora inmedibles durante el gobierno del Partido Patriota, en donde los principales actores fueron el Presidente y la Vice Presidenta del país, ésta jugó un papel determinante para el éxito del proyecto electoral que se impone el 25 de Octubre recién pasado.

Los operadores políticos dirigidos por la Embajada de USA, así como los correspondientes a una serie de instituciones afines al CACIF autodenominados “Sociedad Civil” fueron la cara visible de la conducción y manipulación política de la ciudadanía que de manera espontánea, haciendo uso de sus derechos históricos, con un alto espíritu patriótico y con la mejor buena fe, manifestaron de Abril a Septiembre con las banderas y demandas sociales con incidencia política en contra de la corrupción, la renuncia del binomio presidencial, la aplicación de la justicia y algunas reformas al sistema electoral entre otras.

La manipulación se sustenta entre otras, en presentar como exigencia social que ningún partido político se hiciera presente en las diferentes protestas, que no se permitía ninguna estructura que condujera las mismas, y sobre todo que no hubiera propaganda con fines partidistas. Sin embargo la conducción política montada por la Embajada USA y el CACIF se ejecutó públicamente bajo una sola línea política a través mediático, además se organizaron y contrataron intervenciones de agitación política, de manera milagrosa aparentemente de la “nada” surgieron grandes plataformas de agitación y de intervenciones de personalidades con fines políticos coincidiendo con el mensaje político-electoral diseñado para la estrategia del FCN-Nación.

La situación descrita incluyó la marginación de las expresiones organizadas del movimiento social y popular en general quienes incluían dentro de las demandas en contra de la corrupción la suspensión de los privilegios otorgados casi de manera vitalicia, por medios corruptos a las empresas mineras y petroleras, las de la energía eléctrica, la privatización a favor de empresas transnacionales de las capacidad instalada de los principales puertos del país, lo que incluye el usufructo pleno de tierra, territorio, litorales, mar territorial incluyendo sus profundidades, lo que les permite entre otros apropiarse de los recursos y bienes naturales, la flora y la fauna marítima y como propina el acceso al control aduanero entre otras prebendas.

De manera simultánea a través de los centros de operaciones que controlan centralizadamente el uso masivo de las redes sociales, así como con la participación de las grandes empresas y-o corporaciones monopólicas de la telefonía, las cuales cuentan con la capacidad técnica suficiente para ejercer ese control, implementaron lo que les correspondió para ejecutar la estrategia electoral mencionada.

III. Sobre el nuevo presidente.

Para las clases dominantes y sus operadores en los planos estratégicos, tácticos y coyunturales, el presidente electo es el “cuadro ideal” para el logro de sus objetivos, pues a todas luces al igual que Jorge Serrano en su momento resulta ser el operador incondicional de los poderes ya identificados.

Se menciona a Serrano pues el también en su momento de “la nada” llega milagrosamente a la presidencia de la república, en esa época sin las redes sociales pues éstas no existían, pero con la participación y el voto decisivo de las PAC es electo presidente como“el cuadro ideal”para la ejecución de la Guerra Total. También se le menciona por la similitud entre ambos en cuanto a la obsecuencia religiosa fundamentalista.

La formación académica del nuevo presidente según lo publicado en los medios de prensa se da fundamentalmente a partir de sus especializaciones de post-grado, las cuales se circunscriben a la “defensa y seguridad”.Independientemente de la casa de estudios en donde se haya formado, hay que señalar que al menos en Guatemala en las instituciones académicas que desarrollan la temática, en unas más, y en otras menos, con los matices curriculares de cada centro académico, estos temas se siguen estudiando bajo el marco teórico de la DOCRINA DE SEGUIRAD NACIONAL, la cual fue creada por los Estados Unidos de América para el control político y social de las diferentes naciones en el contexto de la guerra fría. Este hecho lo coloca en una situación de plena identificación doctrinal con los aparatos represivos del Estado hoy denominados “fuerza pública”.

El presidente electo mostró en la campaña electoral algunas de sus capacidades, potencialidades y cualidades, destacándose dentro de éstas la capacidad de manipulación social y política, el dominio de la demagogia, también mostró tener “cualidades” para salir de situaciones difíciles y embarazosas sobre la base de la negación y tergiversación descarada de diferentes hechos como las expresiones y conductas clasistas, racistas y machistas, las cuales son producto de las deformaciones ideológicas que en el comportamiento humano al menos en Guatemala, los aparatos ideológicos del sistema han introducido para moldear la actitud ante la vida, la conducta y el desempeñocotidianode buena parte de la sociedad guatemalteca.

A una semana de haber sido electo, el nuevo presidente a pesar del encubrimiento mediático, en cuestiones de Estado muestra inseguridades y ambivalencias, implícitamente y casi como reflejo condicionado no es capaz de esconder su obsecuencia y plena correspondencia con la agenda económica del CACIF y su alejamiento consiente y voluntario de las principales demandas, exigencias y reivindicaciones sociales y populares. Con estas señales la ciudadanía guatemalteca está obligada a no perder la actitud vigilante y beligerante que desarrolló durante las luchas sociales que Guatemala vivió entre los meses de Marzo a Septiembre de este año.

IV. Las exigencias del poder económico.

El poder económico presiona de manera permanente a los organismos legislativo y ejecutivo para que concreten las iniciativas políticas y económicasque impulsan las cúpulas empresariales las cuales siempre giran a su favor, a partir de los resultados electorales las presiones han dado saltos cualitativos significativos. A grandes rasgos éstas se centran en lo siguiente:

1. Aprobación del paquete de leyes económicas como la de Inversión y Empleo, la ley de Maquilas y otras específicas en materia de exenciones fiscales, el control aduanero, el proteccionismo estatal a las transnacionales en materia minera, petrolera, de energía eléctrica entre otras. En la primera semana de Noviembre según notas de prensa, el ministro de economía tiene previsto presentar ante el Congreso de la República la iniciativa de ley denominada “Ley Emergente de Mantenimiento de Empleo”, esa iniciativa tiene como objeto de la ley la exoneración del pago del ISR durante diez años al empresariado del sector vestuario y textiles, a los empresarios de los centros de llamadas (Call Centers) y a los exportadores de servicios concentrados en los llamados “Bussines Procces Outsourcing” (venta de diversidad de servicios principalmente al Estado).

La legislación que pretenden imponer se centra en la práctica, en la negación de los derechos de la clase trabajadora en materia salarial, prestaciones y derechos laborales garantizados en el Código del Trabajo vigente, así como en el debilitamiento económico y financiero del Estado. El único argumento que plantean es el discurso repetitivo y desgastado alrededor de que “todo lo que se corresponda a la disminución de los derechos de la clase trabajadora y la disminución de impuestos automáticamente generan incentivos para la inversión a partir de la incorporación de nuevos inversionistas al proceso productivo nacional, hecho que se traduce de inmediato en la generación de empleo como la mejor forma del combate a la pobreza”.

Las posiciones en contra de las clases trabajadoras se expresan también en el hecho de retirar de la legislación laboral la figura del “Pacto Colectivo”, el cual permite que las y los trabajadores a partir de su aplicación consigan mejoras en las relaciones “obrero patronales”. Aprovechándose de algunas situaciones especiales que sobre este tema se han dado, el empresariado a nivel formal y principalmente en los medios de prensa, sobre la base de la descalificación y la desinformación impulsa una iniciativa con el objetivo de que la Procuraduría General de la Nación en nombre del Estado declare la lesividad de los mismos, para así garantizarse como clase patronal que en las relaciones entre patronos y trabajadores del medio privado,el movimiento sindical ya no pueda hacer uso en sus demandas de la figura expresada en los pactos colectivos.

2. Haciendo uso de todos los mecanismos a su alcance (el mediático siempre está presente) presionan principalmente al Congreso de la República para que dé por cancelado el tema del Desarrollo Rural Integral, sin embargo de manera simultánea también aplican mecanismos de presión para la implementación dentro del contexto de las Alianzas Público Privadas la ejecución de las obras de infraestructura económica bajo el control monopólico del CACIF y la Cámara de la Construcción. Es de señalar que para el poder económico el Desarrollo Rural se circunscribe a la actividad en materia de construcción de infraestructura, las concesiones mineras, petroleras, de energía eléctrica, así como lo referente a la expansión de monocultivos para la generación de otras variedades de combustibles.

3. Sin importarlesque“todos los negocios”de Estado en materia portuaria concretados por el gobierno de OPM se dieron sobre la base y dinámicas de la corrupción, así como las licencias en materia de minería, hidrocarburos y energía eléctrica (generación, transporte, distribución y comercialización), el gasoducto mexicano-guatemalteco entre otros, hoy se oponen y bloquean los procesos de declaración de todos estos actos de gobierno por parte del Estado del carácter de “lesivos a los intereses de la nación”. Esta posición política la mantienen pues esos sucios negocios concretados entre empresarios nacionales y transnacionales con el gobierno anterior,además de las enormes ganancias que les representan, también benefician directamente a las redes económicas y comerciales entre Guatemala y los Estados Unidos de América, y dentro ellas a las gremiales empresariales que se dedican a la intermediación en la actividad exportadora de productos no tradicionales.

4. Recientemente se ha publicado un estudio titulado“Actores, Intereses y Argumentos en juego ante la iniciativa Museo Maya de América”. Revista Enfoque año 7 No. 38, Guatemala 30 de Septiembre de 2015, en donde se explica y se desenmascara la voracidad privatizadora de las grandes corporaciones comerciales e industriales nacionales y transnacionales, la cual se traduce concretamente en la apropiación privada de la cultura maya con fines comerciales dentro del “turismo cultural”.

5. En materia de reformas a la Constitución Política de la República la Liga Propatria revive la iniciativa de reformas constitucionales presentada al Congreso de la República por el grupo Pro Reforma entre los años 2008 y 2009, la cual en lo fundamental pretendía entre otros abolir y excluir de la constitución los “derechos sociales” y en su lugar privilegiar de manera exclusiva los “derechos individuales”. Esta iniciativa no logró el dictamen favorable que sus promotores esperaban les diera la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales del Congreso de la República.Es de señalar que según las características, dinámicas y resultados de la coyuntura electoral de este año, las posibilidades de éxito de esta iniciativa no están muy lejos de ser realidad.

V. La izquierda político partidista.

Para el proceso electoral recién concluido la izquierda política partidista se presentó fragmentada y con altos grados de aislamiento social superior a lo que ha mantenido a lo largo de la historia reciente, hecho que determinó en gran medida los resultados obtenidos. Sin embargo hay que señalar que a pesar de esa situación algunos resultados superaron los pronósticos que se desprendían a partir de la realidad descrita.

Sobre esa base los partidos de la izquierda no estuvieron en capacidad de enfrentar y vencer las fuertes adversidades que el sistema históricamente les impone, o sea no superaron los efectos de la invisibilización, la manipulación mediática y religiosa, tampoco superaron las deficiencias y vacíos financieros que determinaron que la promoción y defensa del voto no se diera según las exigencias de la realidad.

A la situación descrita hay que sumarle el hecho de que la fragmentación determinó que en la arena electoral la izquierda se disputara entre ella misma al mismo electorado, cuestión que facilitó que los proyectos políticos de la derecha tuvieran mejores condiciones para la desinformación y manipulación de la conciencia ciudadana a partir del clientelismo electoral, la compra de la conciencia y voluntad política de la ciudadanía, sin descartar que las estructuras represivas del Estado que aun funcionan y actúan como las ex PAC aplicaran la táctica de obligar a la población a no votar por la izquierda a partir de los efectos paralizantes del terror, sumándose a lo descrito la manipulación religiosa fundamentalista.

Sobre esa base la izquierda partidista está obligada ante la historia a hacer un alto en el camino que le permita analizar a fondo la situación, y de manera crítica y autocrítica diseñar y aplicar las estrategias para superar la situación que se tiene en estos momentos. Dentro de las estrategias deben establecerse y desarrollarse con la priorización correspondiente, aquellas que le permitan superar los grados de aislamiento que se tienen con el movimiento social y popular en general.

VI. El movimiento social.

Lo que en Guatemala se conoce como movimiento social es un espacio de incidencia política en situaciones especiales, su conformación por decirlo así, de manera general es diversa y compleja, pues de acuerdo a la realidad sus dinámicas y acciones responden a las reivindicaciones concretas que se corresponden a demandas y exigencias de grupos, asociaciones, redes de acción, organizaciones apartidistas con razones y motivaciones puntuales en los ámbitos económicos, sociales, políticos, históricos, culturales, territoriales, religiosos, así como otras expresiones organizativas con objetivos puntuales .

Históricamente, a lo que anteriormente se le denominó movimiento de masas, hoy se le incluye dentro del movimiento social, estas expresiones de manera organizada plantean y exigen sus demandas alrededor de la superación de la realidad adversa que durante los últimos cinco siglos vive la inmensa mayoría de la población guatemalteca, así como la plena vigencia de sus derechos históricos, sociales, culturales y políticos.

Las reivindicaciones son diversas, las cuales han sido el contenido de las luchas libradas por las diferentes expresiones sociales y populares que a lo largo de la historia del país. A estas luchas, el sistema las reduce a lo que se llama “conflictividad social”, sin embargo dentro de la práctica histórica y social concreta, estas luchas se corresponden y por lo tanto son componentes de los procesos de la“lucha de clases en Guatemala” pues la inmensa mayoría se centran en luchar en contra de la sobre explotación del pueblo, la discriminación racista, la opresión cultural, así como la oposición histórica a las apropiaciones privadas por las clases dominantes de tierra, territorio, suelo, subsuelo y aguas territoriales entre otras.

Las clases dominantes y algunos “países amigos” a partir de sus representaciones diplomáticas han creado una serie de espacios organizados con objetivos concretos y los han incorporado al espacio denominado movimiento social, o bien a algo parecido pero más exclusivo (hecho que implícitamente les imprime al carácter de clase) denominado “sociedad civil” en donde está incluido hasta el CACIF a quien se le debería ubicar como “sociedad económica” y otras estructuras orgánicas de las clases dominantes, las cuales deberían ser identificadas dentro de la “sociedad política”.

Sobre lo señalado, se aclara que esto es solamente una aproximación inicial, o sea que en ningún momento pretende ser una caracterización del “movimiento social”, sin embargo, de lo anotado se desprende que el movimiento social es diverso en sí mismo y que su unidad es un objetivo casi imposible de pensar y sobre todo de concretar, hecho que en algunos momentos pareciera que tiene sus matices, pues ante problemas nacionales concretos (Abril-Septiembre 2015) se dieron los puntos de encuentros necesarios con las dinámicas y los resultados obtenidos.

A Guatemala en su historiamanos extrañas le han cortado de un tajo su desarrollo histórico propio, uno en 1524 y el otro en 1954. Sobre esa base como producto de los procesos políticos, sociales y militares vividos en el tercio final del siglo pasado, el 29 de Diciembre de 1996 el Gobierno y el Ejército de Guatemala por una parte y la Comandancia General de la URNG firmaron el Acuerdo de Paz Firme y Duradera, el cual contiene todos los acuerdos sustantivos y operativos conseguidos durante casi siete años de negociación. Este hecho histórico pone al servicio de Guatemala la Agenda Política de la Paz. En ese sentido hay que señalar que los acuerdos de paz a partir de la Ley Marco de los Acuerdos de Paz aprobada por el Congreso de la República, están reconocidos como “compromisos de Estado”, lamentablemente a diez y nueve años de la firma de la paz el incumplimiento de los acuerdos ha sido una constante en las posiciones políticas de los gobiernos que han pasado desde 1996 hasta la fecha.

Hay un hecho histórico implícito en la paz guatemalteca, y este se centra en que en la etapa de la negociación la diversidad de grupos sociales que así lo quisieron, a través de la Asamblea de la Sociedad Civil ASC participaron de manera activa y beligerante a partir de las propuestas de contenidos a los diferentes temas de la agenda de negociación que se concretó en la firma posterior de los acuerdos de paz conocidos. En mayo de 1994 a partir del acuerdo correspondiente, se le asigna a la ASC la responsabilidad de ser el ente de verificación nacional del cumplimiento de los acuerdos de paz, ya que a MINUGUA en ese mismo acuerdo se le asignaba el papel de ser el verificador internacional. Lamentablemente la ASC dentro de un proceso confuso y hasta el momento no aclarado se auto disolvió.

Sobre esa base es necesario señalar el hecho de que con las adecuaciones del caso, es indispensable retomar, viabilizar y concretar la agenda de la paz, para que en el mediano y largo plazo la viabilidad de Guatemala como país sea una realidad como producto del esfuerzo político y social que su pueblo logre montar y ejecutar. En lo inmediato se le debe exigir al nuevo gobierno la plena incorporación de esta agenda a todas las iniciativas que implemente durante su desempeño, sobre esa base es de señalar que en campaña electoral recién pasada la agenda de la paz estuvo ausente en todos los proyectos de los partidos derechistas incluyendo por su puesto a las exiguas propuestas programáticas que presentó el binomio recién electo.

* (Héctor Nuila Ericastilla, Guatemala 01 de Noviembre 2015)

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.