Revista electrónica de discusión y propuesta social 
Revista · Documentos · Archivo · Blog   Año 13 - 2016

::::albedrío::::

Revista
Editorial
Artículos
Entrevistas
Noticias

linea

Redacción

linea

Enlaces

linea

SiteMap
Contacto


Otros documentos de consulta

De orden internacional
De carácter oficial
Comunicados

 

 

 

Alerta con la visita del Presidente Jimmy Morales a Israel
Por Héctor Nuila Ericastilla - Guatemala, 7 de diciembre de 2016

I. Introducción.

Recientemente el Presidente Jimmy Morales realizó una visita de Estado a Israel haciéndose acompañar de varios ministros y otros funcionarios, así como por algunos miembros de su familia. El objetivo principal según la prensa nacional se centró en el fortalecimiento de los vínculos contenidos en las relaciones políticas y diplomáticas con ese país, con el cual desde hace varias décadas Guatemala mantiene relaciones muy "particulares". Según el gobierno guatemalteco se trata de conseguir apoyos directos a Guatemala a expensas de la "cooperación inocua que generosamente nos brinden en esta oportunidad", la cooperación solicitada se centra principalmente en materia de seguridad pública (inteligencia policíaca) y desarrollo económico, así como todo lo correspondiente a la atracción de inversionistas privados israelitas focalizados especialmente en el financiamiento de los canales secos.

Esta visita ni es casual, ni es inocua, ni mucho menos es un simple tour gubernamental. La visita significa la profundización de la "Injerencia Israelita sobre Guatemala" sobre temas estratégicos como la seguridad pública y las inversiones privadas en un supuesto desarrollo para el país.

La elaboración de este documento surge de la necesidad de refrescar la memoria colectiva en cuanto a la participación plena con carácter injerencista en la conducción de la contrainsurgencia que Israel ejecutó principalmente en materia represiva, la cual se centró principalmente en el impulso y perfeccionamiento de la guerra contra el pueblo guatemalteco en materia de inteligencia y contrainteligencia militar, la guerra psicológica y la guerra política aplicada sobre la población y ciudadanía guatemalteca durante más de treinta y seis años de nuestra historia, además fue el soporte estratégico para garantizar la logística de armas y municiones de todo tipo, la fábrica de armamento ubicada en la zona militar de Cobán Alta Verapaz, la dotación de medios de transporte terrestre, aéreo y marítimo al ejército guatemalteco. También se presentan algunas dudas y reservas sobre el carácter, magnitud y alcances de los compromisos adquiridos en materia de inversión económica máxime ante la presencia del "CASO TCQ" que le dejan al país las negociaciones entreguistas que Otto Pérez Molina ejecutó dentro de la política corrupta que impulsó su gobierno durante todo su período.

Sobre esa base al final se presenta una voz de alerta sobre los riesgos de ser víctimas de acciones represivas encubiertas por la limpieza social que potencialmente existe dentro de la asesoría israelita dentro del capítulo de la inteligencia policíaca que solicitó el presidente de Guatemala. Las expresiones organizadas del país a quienes se les hace la exhortativa son a todas aquellas que: luchan en ámbito de la preeminencia de los derechos humanos de las y los guatemaltecos, las que reivindican la soberanía nacional sobre la tierra y el territorio las cuales han sido entregadas por los gobiernos neoliberales principalmente al capital transnacional, las quemantienen de manera permanente las luchas por la recuperación de la madre tierra como medio de vida, desarrollo y bienestar, las que reivindican la independencia energética del país, las que se esfuerzan en hacer valer los derechos a la vida y el buen vivir principalmente los que sostienen la economía del país como la población que trabaja por cuenta propia (denominada por la oligarquía como economía informal) y la población migrante, las organizaciones de los pueblos indígenas que luchan incesantemente por la preeminencia de su identidad y derechos, las mujeres, la juventud y ante todo al movimiento sindical que lucha por los intereses y derechos de la clase trabajadora tanto en lo público como en lo privado y otros tantos más

II. La injerencia de Israel en Guatemala.

En todo el período histórico del modelo contrainsurgente el Estado guatemalteco contó con la asesoría, apoyos y algunas ejecutorias directas de guerra especialmente en materia represiva abierta (masacres-tierra arrasada) y cerrada (desapariciones forzadas, tortura y ejecuciones extra judiciales),las cuales se reforzaron permanentemente como las operaciones militares de guerra psicológica y política entre otras, los países que más le aportaron "ayuda militar a Guatemala" fueron los Estados Unidos de Norteamérica, El Estado Sionista de Israel, y las dictaduras militares de Argentina y Chile. Ante las características de la coyuntura internacional durante el período el país que asumió la responsabilidad principal de manera constante y ascendente en el cumplimiento de los compromisos con la contrainsurgencia fue Israel.

Al observar el desempeño expansionista e injerencista de Israel sobre otros pueblos del mundo, se puede ver con claridad la saña israelita en contra de los pueblos árabes para citar algunos, la ambición desmedida para la consecución del control político y militar de carácter estratégico que la expansión sionista aplica de manera permanente en la agresión criminal principalmente con los pueblos vecinos a su territorio, la cual ha crecido sobre la basedel expansionismo neo colonialista y la usurpación territorial.

Los servicios militares y los de la seguridad pública israelita desarrollan sobre la práctica cotidiana las políticas de "limpieza social" para el control de la delincuencia común. Sin embargo lo que en estos días les aportan más experiencias son las acciones de limpieza social en contra de los grupos y organizaciones de resistencia que los pueblos ocupados y subordinados por el sionismo ejecutan para ejercer su sagrado derechos a la recuperación soberana de su libertad, independencia y soberanía sobre su tierra y su territorio, su convivencia pacífica y estable, así como su pleno desarrollo que como pueblos tienen todo el derecho de alcanzar.

Como ya se señaló, los aparatos represivos de Israel hoy en día han perfeccionado su estrategia de limpieza social y la limpieza política, para el efecto no sería raro que bajo el manto de la "inteligencia civil", la asesoría y la capacitación a la PNC se centre en la persecución de las y los dirigentes sociales y populares que de manera permanente luchan por la defensa de la tierra y el territorio nacional, la recuperación de su soberanía, así como las lucha sociales y populares que responden a las exigencias de sus derechos e intereses.

Israel a partir de sus experiencias injerencistas, cada día perfecciona sus estrategiasy tácticas, hecho que los hace más expertos en la limpieza social, la criminalización y desarticulación represiva de las luchas de los pueblos del mundo. En ese sentido los alcances de lo pactado por el presidente guatemalteco, coloca al país en situación de alto riesgo de que a partir de lo pactado, Israel actúe además de manera directa en el complemento y profundización del potencial y accionar represivo de la fuerza militar multinacional del triángulo norte de CA, la cual al menos para Guatemala estaría en conexión directa con la PNC involucrando desde luego a las empresas privadas de seguridad tal y como ha sucedido desde el año 2006. Cabe mencionar que estas empresas en nuestro país en su mayoría son propiedad de inversionistas israelitas.

Sobre esa base el Presidente Jimmy Morales está obligado a aclararle a la población y a la ciudadanía de manera clara y profunda las características y alcances que contienen los acuerdos firmados en materia de seguridad.

A la situación de riesgo señalada se suma también la "militarización de la policía municipal de tránsito de la ciudad de Guatemala" para que ésta reprima directamente a la población conocida como "la de la economía informal" y a su vez se sume a las acciones de limpieza social que amenazan a Guatemala hasta que no se demuestre lo contrario. En ese sentido al menos el Ministerio de Gobernación y el de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de la Nación y la Institucionalidad del Procurador de los Derechos Humanos deberían responderle al pueblo de Guatemala de ¿Cómo se explican que de la noche a la mañana un cuerpo policíaco legalmente constituido para resolver problemas inherentes al tránsito vehicular, resulte convirtiéndose en un aparato represivo más que actúe en contra del pueblo?

III. Los convenios empresariales. ¿Cuáles son?

Los medios de prensa han divulgado que dentro de los negocios convenidos y pactados con empresarios israelitas se encuentran los correspondientes a las inversiones en infraestructura económica, en donde el proyecto de construcción y habilitación del canal seco entre los puertos situados en las costas del atlántico y el pacífico encabezan la lista de proyectos prioritarios.

Sobre esto último también hay que hacer un poco de memoria histórica y refrescar el sucio negocio que hoy se conoce como TCQ que Otto Pérez Molina pactó desde los albores de su gobierno con empresarios europeos y que a partir de las investigaciones del MP y la CICIG, como las de la Contraloría General de Cuentas, las iniciativas que se desarrollan en el Congreso de la República principalmente a partir de las intervenciones de fiscalización y denuncia que realizan las bancadas de URNG y WINAQ, y sobre todo las denuncias y diligencias que el Sindicato de Trabajadores de Puerto Quetzal STOPQ de manera consecuente, transparente y permanente ha presentado a las autoridades competentes han demostrado la lesividad total de dicho negocio. A pesar de las acciones descritas el gobierno actual se aferra a legalizar lo ilícito a través del usufructo sospechoso e inconstitucional de la PGN y el Congreso de la República.

Este hecho se trae a colación pues resulta que en el gobierno del Presidente Jimmy Morales existen funcionarios de alto nivel (los comisionados) que sobre el negocio del canal seco tienen conflicto de intereses por ser los impulsores principales del proyecto en donde es seguro que tienen algún capital invertido. Es por eso que se señala el hecho de que estamos a las puertas de otro ilícito similar al caso de TCQ.

Sobre este hacho el gobierno está más que obligado a aclarar la situación descrita.

IV. Un llamado a la vigilancia social y política

El llamado a la vigilancia social se hace a todas las expresiones de luchas sociales y reivindicativas identificadas en la introducción de este documento, así como aquellas que desarrollan luchas cotidianas desde el nivel comunitario con incidencia nacional para que fiscalicen al gobierno de Jimmy Morales en materia de los alcances no publicados sobre el papel que su visita le brinda a los aparatos de seguridad israelita para que reediten su intervencionismo e injerencismo en Guatemala, así como que aclare y demuestre la existencia o no de los riesgos implícitos en la reedición de la limpieza social a partir de lo que pactó en su vista a Israel.

La vigilancia social y política significa también estar en situación de alerta para no permitir que ningún dirigente social y político que lucha por los intereses y derechos del pueblo de Guatemala y de la Nación en su conjunto sea sujeto y objeto de persecución política y sufra acciones represivas, pues por solo el hecho de luchar por la justicia social son señalados y calumniados por las clases dominantes quienes a través delaccionar represivo de parte de los aparatos del Estado y el sicariato inmerso en las agencias y empresas de seguridad privadas mantienen y reproducen las políticas represivas públicas y privadas en contra de la población que lucha por sus intereses y derechos.

La vigilancia social y política debe extenderse a la fiscalización de los negocios pactados en Israel por el presidente de la república con las empresas privadas de ese país, así como no permitir que se legalice lo ilícito ante la lesividad que el sucio negocio como lo es el caso TCQ se haga realidad

www.albedrio.org


Copyright © El credito de las contribuciones es única y exclusivamente de los autores. El contenido de las contribuciones no representan necesariamente la opinión de la revista; los autores son responsables directos del mismo.